Ir al contenido principal

Rebecca Dautremer


A estas alturas todo el mundo conoce a Rebecca Dautremer, sus maravillosas ilustraciones.

Hace unos años, cuando veía por ahí el primer volumen de sus Princesas, solo quería tener una buena excusa para comprármelo. Incluso se lo enseñé a uno de mis hijos en la librería, y lo miró desdeñoso.











Ahora tengo en mi poder un precioso librito ilustrado por ella y escrito por Taï-Marc. Babayaga.

No es un libro nuevo, lo publicó ya hace unos cuantos años. Pero no lo había visto hasta hace poco.

Babayaga es un personaje de las mitologías rusa y eslava.




Babayaga sólo tiene un diente y ha decidido hacerse ogresa y dedicarse a comer niños. Su hermana Cacayaga, que ahora se hace llamar Madrastra, pone en sus manos el mejor plato del mundo: su hijastra Miguita. 






Empecé a leer este cuento con mi hijo pequeño y tuvimos que castigarlo (al libro, no al niño)  a dormir fuera del cuarto porque le daba miedo. Mucho miedo. Y es que las imágenes que crea son a la vez tiernas e inquietantes.

Comentarios

  1. Reconozco que me gustan, pero coincido contigo en que son inquietantes, es normal que le dieran miedo, son un poco extrañas!!pobrín!!jeje

    besines ro!!

    ResponderEliminar
  2. Ains, pobrecillo! Es lo que siempre digo: no todos los dibujos son para niñ@s... No conocía esta ilustradora, por cierto. Lo que se aprende por este mundo blogueril!!
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez es más difícil distinguir la frontera entre lo que es infantil y lo que no.

      Besos.

      Eliminar
  3. Me encantannn¡¡¡ Envidia de la chunga que yo también quiero dibujar así...je je je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy especiales, y como si tuvieran una marca de la casa, se distinguen en cualquier lugar que los veas.

      Besos.

      Eliminar
  4. considero su ilustración para adultos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. A mí me encanta, pero por lo visto a mis hijos no.

      Besos.

      Eliminar
  5. Jajajja y dile a tu hijo q la próxima q le de miedo le recogerá la habitación y le hará los deberes.
    Que cruel eres, pobre libro, me ha llamado llorando q se quiere venir conmigo a mi casa. Págale el taxi.
    ;) un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te lo mando la que me llamarás llorando serás tú. Menuda pieza. Pero muy miedoso. Y sí, soy muy mala.

      Besos.

      Eliminar
  6. Es una de mis ilustradoras favoritas, a Vega le van a caer casi todos los cuentos que dibuja.
    Un beso,
    Mlu

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que al final del post leo que tu hijo tiene la misma opinión que yo. Iba viendo las lustraciones, y aunque reonozco que son muy preciosistas, me estaban dando una sensación muy muy rara y nada agradable. Me inquietan y mucho a mi también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…