miércoles, 13 de noviembre de 2019

Divorcio

Esta entrada lleva unas cuantas semanas entre mis borradores. Me sucedió igual con aquella en la que os hablaba de mi separación. Tenía ganas y miedo a partes iguales y por eso fui escribiéndola a ratos. En esta ocasión no hay miedo: solo ganas. Y la verdad es que ha sido un camino que a ratos me ha resultado difícil pero en el que he tenido mucho apoyo.



Mis kiwis sobre todo han estado ahí en todo momento, aguantándome los bajones y las chapas que les doy. Y también mis amigas de aquí, las que viven en mi ciudad y que me aguantan casi a diario, que me han sacado de casa a caminar, a tomar cañas y a hablar o no hablar. Mi Marta, dispuesta en todo momento a escucharme y a ser el hombro en el que llorar... Personas nuevas que han entrado en mi vida y que me han ayudado mucho, y por supuesto, mi familia, ese apoyo que nunca me ha faltado, ni un instante.

Y hoy puedo decir que ya he firmado la separación en el Juzgado y que ya soy una mujer ¿soltera? ¿divorciada? No sé, y me da igual, pero lo necesitaba. Lo necesitaba porque cuando todo ha terminado entre dos personas, lo mejor es que las cosas se aclaren, que se deje todo atado, que no haya equívocos...



No ha cambiado nada, es cierto. Hace tiempo una buena amiga me decía que estar casada es una actitud en la vida. Y es cierto. Yo no lo sabía hasta que, hace ya más de un año, sentí que dejaba de estarlo, que no había nada que me hiciera estar casada con la persona con la que había compartido muchos años de mi vida: veintiocho, nada menos. Que sí, que nos unían y nos unen muchas cosas, que no deseo que le pase nada malo, que he intentando desde entonces que ninguno de los dos saliera perjudicado. Pero algo se rompió, se desgastó con el tiempo, y ya no encontramos la forma de arreglarlo. Así que lo mejor era terminar con ello.



Ha sido duro, ya os lo he dicho. Pero estoy bien, y tranquila, y con ganas de una vida nueva, que ya ha empezado. No hay quien me pare.


21 comentarios:

  1. Me alegra verte optimista, y que tengas ese apoyo social , de amistad y familia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No ha cambiado nada, pero ha cambiado todo. No te imaginas la alegría que me da leer (y saber) que estás bien.

    Un besazo, solterona!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado de casada a solterona en un plis plas

      Besos.

      Eliminar
  3. Ánimo y mirar hacia delante! Desde aquí, en lo que pueda... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ha sido duro pero ya ha pasado.

      Besos.

      Eliminar
  4. Muchas, muchas felicidades. Cerrar etapas es sano y necesario para hacer sitio a la nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cerrar las heridas para volver a ser feliz.

      Besos.

      Eliminar
  5. La última parte es tan cierta... No hay quien te pare, y esta Ro es tan genial (y era difícil superarse eh?)

    Feliz de verte tan bien. <3

    ResponderEliminar
  6. Lista para la nueva etapa. A por todas.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra leerte con ese optimismo y esa fuerza. Bravo, Ro :)

    ResponderEliminar
  8. Qué bien verte contenta y fuerte.
    Ha tenido que ser muy duro, hay que ser muy valiente para no seguir ls inercia después de tantos años y con hijos en común.
    Yo llevo también un porrón de años y se me haría dificilísimo.

    Que sigas así o mejor, imparable como dices.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido durísimo. Lo que más de todo, tomar la decisión y llevarla a cabo. Me dicen que en las separaciones hay que pasar una especie de duelo, de luto. Yo he pasado un año que no se lo deseo a nadie, y ahora estoy renaciendo.

      Besos.

      Eliminar

Cuéntame...