martes, 13 de marzo de 2018

Circos

Lo siento, por si hay por aquí algún amante del circo, pero para mí tiene una connotación negativa de la que no logro escapar. Y más si decimos "circo mediático", que es lo que estamos viviendo estos días.



El domingo todo el país conoció el peor de los desenlaces para el niño desaparecido en Almería. Todos podíamos sospechar que algo malo le había pasado, pero conocer, saber, lo que le ha pasado ha sido para muchos un duro golpe.

Os digo que todos en casa hemos estado preocupados estos días y después hemos llorado por ese niño, un niño que nada malo había hecho y que ha visto terminar su vida de esta forma. Y hemos acompañado el drama de sus padres, imaginándonos, o no queriendo imaginar cómo se siente uno en su lugar.

Hasta ahí. Después de ello, la que se ha montado en las redes sociales, pero también en las televisiones, me parece de una bajeza moral absoluta. Panegíricos y elegías al niño, describiendo cómo era y qué le gustaba; un vídeo que ha recorrido las redes con un montaje de la infancia del niño que yo no he visto ni veré, pero que me ha llegado, como lo habrá hecho a muchos de vosotros; entrevistas a los padres con el niño de cuerpo presente; retransmisión en directo de un funeral... Y no voy a hablar de comentarios racistas, xenófobos, machistas, feministas, y no sé de cuántos tipos más pero todos poco respetuosos que te puedes encontrar nada más abrir twitter.

No entiendo que nos guste tanto el morbo, que no nos conformemos con saber el final, el triste final, y queramos más datos, linchamientos públicos, meter la herida en la llaga, preguntar, saber, investigar... Y muchas veces bajo el supuesto manto del periodismo serio. En plan: "nosotros no vamos a contar rumores pero... (y allá va)".



Vi ayer por la noche las noticias mientras cenaba y se me atragantó la cena. Tuve que apagar la televisión mientras mi hijo lloraba con la imagen de un osito de peluche fija en la pantalla y los padres hablando de su hijo (atendiendo amablemente a una prensa no tan comprensiva con ellos ni tan amable en esos duros momentos).

Más que indignación, lo que siento es tristeza, porque me parece que muy triste todo lo que está pasando, aparte del hecho en sí de la pérdida de un niño. En fin. Es solo mi opinión y quería contarla por aquí. Me encantaría conocer la vuestra.

17 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo: ha sido una tragedia, pero lo que se ha montado alrededor es de lo peor. Ante todo esto, la actitud de los padres está siendo lo más cuerdo y sensato de toda esta historia; precisamente ellos, los que peor lo están pasando porque ninguno de nosotros estamos en su piel. Tristeza infinita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sale a relucir lo peor del ser humano. Y todos nos vemos medio implicados, aunque no queramos. Eso es lo que me da más rabia.

      Besos.

      Eliminar
  2. A la gente le gusta el morbo y las malas noticias atraen al público pero lo que hacen me parece una falta de respeto, es decir, es muy triste que un niño muera y da rabia que sea en esas condiciones pero creo que la familia lo último que quiere es ver recuerdos del niños en todos lados, a veces solo quieres silencio, tener tiempo para asimilar (porque es imposible olvidar), asimilar que ya no le darás los buenos días ni las buenas noches. A veces eso solo se consigue apartando los recuerdos.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El respeto consistiría en que les dejáramos en paz. Sin más.

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues opinamos exactamente lo mismo, así que no tengo mucho más que añadir. Si acaso que estoy muy contenta de que a mi no me haya llegado ese vídeo por ningún sitio.
    Un abrazo,
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una suerte. Yo no lo he abierto, porque no suelo abrir vídeos salvo que sean muy específicos de algo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Hola.
    A mí me produce angustia este recreamiento en el dolor ajeno, me niego a ver nada, he visto lo que dices, la desaparición y el trágico desenlace, punto.
    Y lo peor es que crea discusiones fuera de lugar. Parece ser que antes de ayer una bloguera de moda puso en su instagram un post deseando feliz domingo(más o menos) y no nombró al niño porque no sabía que había aparecido(o porque no quiso pero ella dijo que no se había enterado de la aparición) y se la comían viva por no mencionarlo ni poner un pececito en sus redes sociales. Estamos locos.
    Cuando estás en un momento de dolor(por desgracia yo no estoy en el mejor momento) y el dolor de esta familia es extremo, lo último que quieres ver son despropósitos por redes sociales, ni vídeos recreando la infancia de tu hijo porque esa infancia se ha truncado, tienen que aprender a vivir con lo que ha pasado, no aguantar este circo mediático.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Me afecta y lo paso mal, por eso lo evito. Y eso no considero que sea respeto.

      Besos.

      Eliminar
  5. Es vergonzoso sí. Hubiera bastado con dar una información seria, precisa, y bastante más escueta. No necesito saber tanta "periferia" morbosa y frívola de un suceso tan sumamente triste. No, no lo necesito para sentirme triste por, y con, esos padres.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos completamente de acuerdo.

      Besos.

      Eliminar
  6. Gracias por poner palabras a los pensamientos de, espero, muchos. No lo has podido expresar mejor

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo. Soy de Almería y si es cierto que ese niño ha sido un poco el niño de todos nosotros, te puedo decir que hasta por la calle se palpa el desgarro en la mirada de la gente, es una ciudad pequeña donde gracias a Dios nunca pasa nada, ahora la empatía no justifica que se comercie con el dolor mas profundo que podamos imaginar y que se mercantilice ese horror y esa pena, ciertos "circos y saraos" habría que haberlos precintado casi por imperativo judicial.
    Los videos las poesías y demás....yo no comparto estas manifestaciones ni tengo cuerpo para aguantarlas, pero quizá hasta los propios padres hayan dado pié a ello, pienso que como mecanismo de defensa,cada ser humano reacciona como puede...el verdadero duelo comenzará ahora.

    ResponderEliminar
  8. Rosana, gracias por escribir esto. Hubo momentos en que sentí verdadero pánico, en que sentí la rabia y la ira como un fuego que se extendía. Y me dio una pena inmensa, por el nene y por su familia por supuesto pero también por la confusión mental y emocional de la gente, que pierde la perspectiva y acaba deseando todo lo que querríamos erradicar. Todos tenemos emociones, de todo tipo, pero tenemos que centrarnos en la serenidad y en la comprensión de todas las realidades, sean lo duras que sean. El odio sin medida creo que no es la respuesta. Un abrazo a todas.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo contigo. Creo que ha sido un caso muy mediático, y eso que yo prácticamente no veo la tele, ni menos el vídeo compartido por redes sociales, soy madre y para mí todo tiene un límite.
    Mientras los padres han dado una lección con su entereza y su respeto, pienso que todo lo que ha girado en torno a este caso no lo ha sido.
    Y por último, que no está más triste quien más lo demuestra.

    ResponderEliminar
  10. Me niego a ver más allá de las noticias y no me gusta el circo(en general).
    Ayer mi hija me hizo un resumen de lo que a ella le parece lo más irreal(por lo que tiene de película) que ha visto nunca.Se quedó en casa de su abuelo y debió ver el programa de la 1 de la tarde.Y dicen las malas lenguas que el gobierno ha propiciado todo éste despliegue mediático(antes nunca visto)para desviar nuestra atención sobre otros asuntos.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo, Ro, lo has explicado perfectamente.
    Besos

    ResponderEliminar

Cuéntame...