Ir al contenido principal

Yo, Simon, Homo Sapiens

Llegué a este libro, como a tantos otros, por recomendación de Dina. Y me lo he leído en un suspiro.



Título: Yo, Simon, Homo sapiens.
Autora: Becky Albertalli.
Editorial: Puck.

Una historia de amor ambientada en un instituto y ya me tienes atrapada.

Pero es que además me parece una historia tan tierna, tan bien llevada...

Simon es un chico de 17 años que un buen día se deja abierta la cuenta de correo en la biblioteca del instituto, y otro compañero, Martin, lee sus correos. A partir de ahí arranca la historia en la que los personajes son muy divertidos, en la que la narración es muy ágil y que me parece una gran historia juvenil.

Y para mí lo de menos es que el romance del que nos habla sea entre dos chicos.

Además, están ya en fase de producción de la película, cuyo protagonista me encanta. Se trata de Nick Robinson, una cara bastante conocida, y que si no habéis visto en Kings of summer, tenéis que hacerlo.



Tiene muchas papeletas para ser leída por mis alumnos el próximo curso.

Comentarios

  1. Yo ahora estiy un poco saturada de juveniles (seguro que por culpa de Youtube), pero nunca se sabe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado mucho, y creo que era lo que necesitaba en este momento, después de algunas lecturas intensas.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues ahora mismo para mí no me apetece, y los niños estoy tratando de que lean algo un poco más "profundo". Es que estoy harta de que solo lean novela actual, y se saltan grandes cosas. Y en eso el cole no ayuda mucho :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé qué decirte, pero creo que los clásicos son algo que suele ser más complicado y que requiere de ciertos conocimientos y ponérselos delante sin ellos puede hacer que los odien. Además, la mayoría de la gente leemos novela actual mayoritariamente.

      Besos.

      Eliminar
    2. Jajajaja, a ver, me he explicado mal. Con clásicos no me refería a Bécquer, o Shakespeare, ni nada de eso. Quería decir libros que tienen tiempo; ahora mismo mi hijo se ha leído por ejemplo Cuando Hitler robó el conejo rosa, y está con la segunda parte. La historia interminable creo que ya la leyó, y en fin, cosas así.

      Eliminar
  3. Me asombra lo rápido que dan el salto algunos libros a la pantalla o.o

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…