Ir al contenido principal

Las horas invertidas

El horario en mi trabajo es muy cómodo. No me quejo,  (casi) nunca me quejo. Solo me habréis leído por aquí quejarme de cuando hacemos mil horas porque hay evaluaciones y ni eso. Pero las horas invertidas en los chavales, las horas de trabajo real cuando salgo del instituto, siempre son muchas, aunque reconozco que hay unos años más cómodos que otros.



Yo pensaba que este curso, como tengo pocos alumnos, iba a ser de los tranquilos, de los de poco trabajo. Y no ha sido así, ni mucho menos. Las horas invertidas en ellos han sido brutales, hasta el punto de que algunos días a las once de la noche, y más allá, estaba hablando con ellos y por la mañana a las seis y pico cuando me levanto tenía ochenta mensajes que me urgían a ayudarles en algo.




Ha sido extenuante, y el día que demos las vacaciones les diré a mis chicos que ha sido un placer, que me tienen para lo que quieran pero que el grupo de wasap y yo nos despedimos definitivamente. Porque tener un grupo con adolescentes es divertido, y en el grupo han pasado cosas geniales, y nos hemos reído algunas tardes hasta doler la tripa, pero cuando un chaval te abre un chat privado para hablar de algo es seguro que es importante, al menos en ese momento para él, y de eso he tenido mucho, y casi a diario.




Y este año he perdido horas y horas de sueño, y de hacer otras cosas, como por ejemplo, descansar, atendiéndoles. Porque cuando un chico de 15 años te escribe por privado para contarte algo no puedes dejarle así, tienes que atenderle, sea la hora que sea.

Cuando alguien a las tres de la mañana se acuerda de su profe y le cuenta lo bien que se lo está pasando sin beber, por ejemplo, es algo estupendo pero que cuando te despiertas por la mañana con veinte audios llenos de música de discoteca no te hace tanta gracia.

Cuando alguno en pleno cabreo se desahoga contigo en vez de partirle la cara a alguien también tienes que atenderle, y aplacar los ánimos.

Cuando a otro le da por llorar media tarde porque está solo y encuentra más lógico contártelo a ti que a sus amigos, no lo puedes cuestionar, aunque tengas mil cosas que hacer.

Como os digo, he trabajado de bombero a tiempo completo, venga a apagar fuegos, día y noche. Y me merezco un descanso.




Ahora pienso que tan solo queda un mes, y que los voy a echar muchísimo de menos, pero que necesito descansar de mi labor de tutora a tiempo completo.


Comentarios

  1. Desde luego Ro,eres un sol,te lo digo yo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ayer y hoy llevo un enfado con ellos que no sé yo si pensarán lo mismo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Me has emocionado, Ro. Increíble lo que haces. ¡Qué bueno que existas!

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, así es imposible desconectar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este año no he conseguido desconectar más que en Navidad, y poco. en semana santa nada.

      Besos.

      Eliminar
  4. Dios Mío, me pongo en tu piel y me quito el sombrero a partes iguales y es que ¡que responsabilidad has asumido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que alguna que no es mía, porque no puede ser que estos niños tengan tantos problemas, y algunos muy graves.


      Besos.

      Eliminar
  5. Mi experiencia de profesor ya no en ejercicio me dice que te has dado en exceso a tus chicos. Entiendo perfectamente todo lo que dices. Los adolescentes son eso, adolescentes, y como tales propensos a bandazos y mudar de opinión sin nadie saber por qué..., bueno qué te voy a decir yo que tú no sepas.
    Me alegro de que el fin de curso esté cada día más cercano y así puedas descansar. Te lo mereces.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, creo que tienes toda la razón, que este año me he entregado demasiado a mis chicos y eso me está pasando factura, pero en una clase tan difícil era eso o no poder hacer nada con ellos. Aún así he conseguido poco...

      Besos.

      Eliminar
  6. Absolutamente necesario ese descanso.
    Ánimo ya queda poco!
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Ma-dre-mí-a, menudo palizón Ro. En nuestro cole los profesores/tutores ni siquiera dan el teléfono a los padres delegados, solo algunos voluntariamente. No me imagino que les dieran el teléfono a los niños. Claro que, visto lo visto, alguien tiene que atenderles, pero supongo que lo mínimo, es que ese alguien también pueda descansar.
    Hija mía, debe de haber unos cuantos profesores por ahí repartidos muyyyyyyy descansaícos, porque toda su parte de trabajo (proporcional) te la llevas tú.
    Venga, que ya no queda ná!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, mis chicos son especiales, y podría tratarles como si no lo fueran, pero entonces no me sentiría a gusto.

      Besos.

      Eliminar
  8. Muchas gracias!!!
    es Divino el blog y cada publicacion!!!
    Soy fans de este blog, siempre lo leo!
    Felicitaciones!!!
    abrazo

    ResponderEliminar
  9. Buf, Ro, qué angustia tener que estar tan pendiente del móvil y no tener más ratos para ti. Aunque así haya sido la única manera de conseguir impactos positivos, tienes que cuidarte tú también, y a tu espacio!

    Pero ya queda menos! ><

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…