Ir al contenido principal

El tiempo

En dos sentidos: el meteorológico, que parece que empieza a cambiar, y va refrescando más, al menos por estas tierras del norte. Y el otro, el que pasa inexorable y no te deja tiempo de respirar.

https://es.pinterest.com/pin/458311699562629915/


La semana pasada, como estuve de enfermera en casa de mi madre, me llevé mi artillería de libros y apuntes y aproveché a trabajar un poco. Pero ni de casualidad he llegado a mi objetivo de terminar mis unidades para este trimestre y así poder respirar un poco. Me faltan al menos otro par de semanas de trabajo intenso si quiero descansar y relajarme.


https://es.pinterest.com/pin/147141112805420247/

Y tengo que preparar la programación de mi asignatura, un papeleo que no me gusta nada y que tengo empezado pero para el que no encuentro momento, precisamente por la falta de ganas.

Con todo, voy un poco más tranquila, aunque no del todo, y sueño y pienso constantemente en apuntes, ejercicios, proyectos... Me despierto muchas veces por la noche, duermo mal y mi mente no deja de maquinar cosas relacionadas con el trabajo.



No sé de qué me sorprendo porque suele pasarme al iniciar cada curso, y se va pasando poco a poco con la rutina.

El mes de octubre ha empezado y sigo a tope, con dos o tres horas por la tarde de preparación de clases que me dejan exhausta y con ganas de irme a la cama a las nueve.

Lo bueno es que en clase todo va bien: mis alumnos parecen majos, y nos vamos conociendo y acostumbrando unos a los otros. Ahora falta que se acostumbren a un ritmo de trabajo, a la palabra trabajo, a hacer algo, vamos.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias, guapa. Mucho ánimo para ti y tu patita.

      Besos.

      Eliminar
  2. te entiendo perfectamente, yo soy profe de primaria y llevo un mes hasta arriba con papeleo...mañana entregamos por fin las programaciones y espero poder respirar un poco. El lunes me desprté a la 1 de la mañana pensando en una cosa de trabajo, y hasta que no la terminé no me dormi...a las 4 de la mañana
    ¡ánimo! que ya nos queda poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros tenemos aún unos días para preparar programaciones. Menos mal!!! Y en este mes tenemos evaluaciones iniciales y reuniones de padres, así que no es poca cosa.

      Esa sensación de la que hablas la tengo yo todos los días. Me acuerdo de algo y me levantaría, pero si lo hago no soy persona al días siguiente. Me quedo en la cama y no duermo, así que no sé qué es peor.

      Besos.

      Eliminar
  3. Venga campeona que tú puedes! y oye un día de acostarse a las nueve no le viene mal a nadie ;)

    Espero que tu madre vaya mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Inés. Necesito esos ánimos. Ya me contarás cómo vas tú con lo tuyo. Que hay años en que tenían que pagarnos el doble, y no digo más.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo había empezado este año agobiada, y además todavía está todo "sin colocar" (hablando de horarios); pero es que creo que a partir de la semana que viene se me complica más todavía la cosa. ¡No sé cómo lo voy a hacer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy superagobiada. Hoy muchísimo. No sé, pero no tengo más que ganas de llorar por las esquinas, no te digo más.

      Besos.

      Eliminar
    2. Venga Ro... ¡Tú puedes! Dentro de tres semanas se habrá pasado el agobio 😘😘😘

      Eliminar
  5. Cuando te leo me reafirmo en lo que pienso de que la mayoría de la gente tiene una idea muy equivocada del trabajo de los profesores. Cuando oigo a alguien decir eso de "tenía que haber estudiado para profesor... esos sí que viven bien... tienen un montón de vacaciones y trabajan pocas horas al día..."...¡Ja!
    Mucho ánimo, Ro. Como tú bien dices: dentro de poco cogerás de nuevo el ritmo y todo será más llevadero.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todos los trabajos hay de todo. Tengo algún compañero que un día preparó clases y no ha vuelto a hacerlo en veinte años. También hay que decirlo. Pero no son mayoría. La mayoría de los profesores le echamos un rato todas o casi todas las tardes, porque las horas en el centro no dan para preparar y corregir.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…