Ir al contenido principal

Cosas de alumnos

El otro día estábamos en clase hablando de poesía, de sentimientos y de amor y tocó el timbre. Un alumno se me acercó y me dijo:

- Yo nunca me he enamorado, ni he estado con nadie, ni nada de nada.

Así, a bocajarro y sin anestesia.

- Bueno, como la mayoría de tus compañeros.

- Pero tengo ya 16 años. ¿Me pasara algo?

- ¡¿Qué te va a pasar, qué te va a pasar?!



- Es que estoy bien así, no tengo ganas de tener novia.

- No todos somos iguales, hijo, a unos les apetece tener novia casi desde la guardería y a otros no, y eso no significa nada.

- Porque digo yo... que no soy gay ni nada, porque a mí los chicos, puaggg, nada de nada, y las chicas, pues sí, pero no me gusta ninguna. Vamos, que sí que me gustan, me gustan todas, pero no para salir con ellas...

-Pues te pasa eso, que no quieres a ninguna. A lo mejor es que eres exigente, que no has encontrado la adecuada...



- A lo mejor es que como sé que ninguna me va a hacer caso, ya ni lo intento.

- ¿Y por qué no te iban a hacer caso?

Me mira perplejo. Como si estuviera muy claro. Es un chico normal, no le pasa nada, no le falta nada, no es feo ni mucho menos, y es un chaval majo, y muy gracioso.




- Piensas que no, pero seguro que alguna te haría caso si lo intentaras...

Me mira como si estuviera loca y se marcha.

Me quedo triste. Pienso en todas las historias personales, los complejos de cada uno, lo personal, lo de dentro, a lo que no llegamos. Y me pongo más triste aún.

Comentarios

  1. Pero qué levante la mano quien no haya tenido complejos, o quien no se haya atrevido, incluso de adulto, a declarar sus sentimientos, o a quien no le hayan traicionado sus amigos, o quien no haya sufrido por amor o desamor... Igual de normal que no tener novia, novio, yo creo, que es tener complejos o inseguridad. Tampoco pasa nada. No sé, a veces creo que intentamos evitar todo tipo de sufrimiento natural y vital. Y la vida es así, tiene aristas y bordes suaves. De todo se aprende. Tu respuesta es más que suficiente para que el alumno cambié si perspectiva, seguro. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Todas esas cosa hay que vivirlas, pero no dejo de pensar que no conocemos prácticamente nada de nuestros alumnos.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pero qué levante la mano quien no haya tenido complejos, o quien no se haya atrevido, incluso de adulto, a declarar sus sentimientos, o a quien no le hayan traicionado sus amigos, o quien no haya sufrido por amor o desamor... Igual de normal que no tener novia, novio, yo creo, que es tener complejos o inseguridad. Tampoco pasa nada. No sé, a veces creo que intentamos evitar todo tipo de sufrimiento natural y vital. Y la vida es así, tiene aristas y bordes suaves. De todo se aprende. Tu respuesta es más que suficiente para que el alumno cambié si perspectiva, seguro. Besos

    ResponderEliminar
  3. La adolescencia es difícil y para algunos incluso muy dura, a veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos trabas, nos creamos complejos, temores, pero por otro lado así es la vida, luces y sombras. De todos modos al verbalizar sus pensamientos y conforme tú le has contestado es fácil que vea la situación desde un nuevo enfoque y se replantee sus inseguridades.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una etapa muy complicada, incluso para los que parece que están bien y centrados.

      Besos.

      Eliminar
  4. Es que con 16 años todo es tan intenso!! El mundo te parece enorme y los problemas insalvables. Me ha dado mucha ternura eso que has contado, yo creo que todos nos hemos sentido así en algún momento de la adolescencia. Pero yo creo que le has convencido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos nos hemos sentido distintos, sobre todo en esa etapa, peores, como si los demás encajaran y nosotros no.

      Besos.

      Eliminar
  5. y cuando menos se lo espere encontrará su historia <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Lo bueno de trabajar con estas edades es que ves que todo, poco a poco, les va encajando.

      Besos.

      Eliminar
  6. Tu post me ha parecido un relato, y no sé, también me ha entristecido a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo cuento (más o menos) tal cual sucedió no hace muchos días. Y sí, es triste.

      Besos.

      Eliminar
  7. Uffff, qué difícil es la adolescencia. Y los complejos...yo lo pasaba mal por lo delgada que era, ahora estoy más normal y además lo enfoco de otra forma pero entonces veía a mis amigas tan formaditas y yo con mis piernas-palillos, cuanto sufría...
    Yo intento estar muy pendiente de mis hijos, mis padres lo estaban de mí y aún así escondía complejos así que yo con ellos lo intento, porque aunque ambos sí que han tenido pareja y no tienen ese miedo al rechazo puede haber otras cosas.
    Creo que lo has enfocado muy bien, simplemente no ha encontrado a la chica adecuada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy complicado, aunque parezca que todo va bien.

      Besos.

      Eliminar
  8. Y para eso, da igual tener dieciséis o cincuenta y seis...
    ¡Cómo somos, Jesús, qué poco confiamos en nosotros mismos!

    Pues nada, ya se le pasará, de repente o poco apoco, o... tal vez nunca!

    Ánimo!
    Besos.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que para las inseguridades ya estamos nosotros solos, a cualquier edad.

      Besos.

      Eliminar
  9. Qué penita. Nos olvidamos, pero así de dura es la vida de un adolescente, o es "guay", o si nadie le ha dicho 100 veces que está buenísimo, se cree feo, aunque no tenga nada que ver con la realidad. Como hubiera dicho Matt: a mi yo de 16 años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me ha encantado lo de Matt. A lo mejor se lo copio.

      Besos.

      Eliminar
  10. Ya te dije una vez q yo por esa etapa no paso otra vez ni aunque me paguen. Dios, q horror, lo mal q lo pasan, están a la defensiva siempre, es como una lucha en la q tienen q ver quien sobrevive y quien no. Lo bueno es q te tengan cerca a ti para poder contarte sus inquietudes. A mi me encanta cuando me hacen lo mismo los mios. El otro dia me dijeron unos q no tengo este curso q me echaban de menos, q nuestra clase era como una familia y oye, una lagrimita casi se me escapa. Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tuve una adolescencia muy buena. Uno luego en perspectiva se acuerda de lo que le da la gana, pero es muy duro pasar por esa etapa.

      Besos.

      Eliminar
  11. Hola. en esas edades están llenos de miedos e inseguridades... seguro que cuando cambie de colegio encontrará a alguien que le llame la atención. Hay veces que los niños coinciden desde los primeros años de escolarización y ven a sus compañeros sólo como compañeros de curso... Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este chaval está terminando su etapa en el instituto, porque no hará bachillerato y no sé si seguirá estudiando. No se trata de que necesite un cambio. Es más bien tema de inseguridades, como dices al principio.

      Besos.

      Eliminar
  12. Pobrecillo. Al menos tiene una profe majísima que le escucha y le da otra visión.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. No sé yo. A veces pienso si no me habré equivocado de profesión. Porque cada vez paso más tiempo escuchándolos y menos con el sintagma nominal. (Y no me preocupa nada).

      Besos.

      Eliminar
  13. Ay madre, qué ternura.

    Me quedo con el: ¿¡Qué te va a pasar!? Jajajaj, porque yo habría reaccionado igual, añadiendo un: alma de cántaro! xDDDDD

    Son cosas de la edad, en parte, pero qué penita que la gente no se vea como otros los vemos. Hoy justo escribía de eso en el blog.

    ¡Besos, profe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas de la edad, pero nos vemos muy diferente desde dentro de lo que nos ven los demás, y a veces eso nos mina por dentro. Ya leí tu entrada.

      Besos.

      Eliminar
  14. Nosotros mismos somos los que nos limitamos...
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Somos nosotros los que siempre pensamos que no somos capaces.

      Besos.

      Eliminar
  15. Seguro que descubre dentro de poco que las cosas no son así.Menos mal que tiene una supermaestra que le da muy buenos consejos.

    ResponderEliminar
  16. Tiene 16 años, le queda taaaanto por vivir!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Hace unos días uno de mis alumnos me dijo que era gay y que se lo quería decir a sus padres. Aún no ha cumplido los 15. Fue una conversación complicada pero esos momentos "de intimidad" y confesiones con los chavales no los cambiaría por nada del mundo. Qué cosas tiene la vida! :)

    ResponderEliminar
  18. Qué pena por él, que quizá no puede sopesarse como realmente es, con sus virtudes. Lo bueno es que pudo expresarlo, empezar por cuestionarse respecto al tema, para darle luz a algunas cuestiones que quizá otro chico de dieciséis años no pensaría haciendo lo mismo que hacen los demás, sólo por "pertenecer".

    Quizá con el tiempo la vida lo vaya acercando a circunstancias donde le sea necesario aprender a aceptarse y pueda hacerlo. Sería bueno, la verdad.

    Siempre te leo y es la primera vez que comento. Me divierten mucho tus anédcotas.

    ¡Un beso desde Argentina!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…