Ir al contenido principal

Leyendo en clase

Ya os he contado alguna vez que leo en clase con mis alumnos. Pero no leemos fragmentos, como suele ser habitual, ni leemos un día de vez en cuando. Leemos un día a la semana durante todo el curso. Y leemos en clase libros completos.

imagen

Y os contaré, después de más de diez años haciéndolo, algunas de mis impresiones generales de la lectura en clase.

En positivo.

Si el libro les gusta, son los momentos en los que más conectamos todos. No sé cómo explicarlo, el libro está interesante, un alumno que entona bien lee en alto, los demás siguen la lectura en sus libros, y se produce un momento de esos tan escasos en que todos estamos imaginando la escena, metidos de lleno en ella, como cuando estás en el cine, tan metido en la película que te sorprendes mirando alrededor y no sabiendo muy bien dónde estás.

Esos momentos ya hacen que todo merezca la pena.

imagen
Por otro lado, hay alumnos que leen mal, y a lo largo del curso se nota bastante mejoría en ellos, en velocidad lectora, entonación, pero en lo que más es en comprensión de lo que leen.

imagen

Mis alumnos acaban leyendo seis libros durante todo el curso, muchos de ellos reconocen que a lo mejor no han leído tantos en toda su vida. Leemos un libro en clase, al completo, y otro mucho más corto en casa, del cual tienen que hablar en clase a sus compañeros. Si les hiciera un examen de ello, sé que la mitad, o más, no lo leerían, pero al tener que exponer sobre ese libro, no les queda otra que traerlo leído (vale, algunos no lo leen ni por ésas), y muchas veces al final, después de decir y repetir que no les gusta leer, tienen que reconocer que les ha gustado.

imagen

En negativo.

Se nota una enorme diferencia entre los alumnos que son lectores, aunque sea ocasionales, y los que no leen nunca. Esa diferencia se manifiesta después de los primeros veinte o veinticinco minutos. Los alumnos que no leen, después de ese tiempo, pierden la concentración, empiezan a dar vueltas al libro, a perderse, a no atender a lo que estamos leyendo, su mente divaga, porque no son capaces de estar tanto tiempo concentrados en la lectura.

imagen
Los alumnos que leen mal son los que más dificultades crean en esta actividad, porque cuando les toca leer vamos muy despacio, perdemos el hilo del argumento, nos cuesta a todos no corregirlos... Pero también son, como he dicho arriba, los que más mejoran su ritmo de lectura, entonación, y comprensión a lo largo del curso.

imagen
Otra dificultad la presentan los alumnos hipercorrectores. Me ponen mala. Los hay de dos tipos: los que van corrigiendo al que lee cuando se confunde en alguna cosa (algo que los días de lectura yo no hago nunca); y los que cada dos líneas preguntan qué significa una palabra. Suelo acabar con ellos el primer mes de lectura, aunque algunos perseveran. Ven una palabra que no entienden y levantan la mano, yo hago como que no los veo y dejo pasar un rato. A veces se dan cuenta de que han entendido más o menos lo que quería decir esa palabra y bajan la mano. Otros siguen en sus trece y después de un rato les dejo preguntar, les aclaro la duda sacando el diccionario del cajón de la mesa y dejándoselo encima de la mesa.

Los que han aprendido en el colegio a leer con el diccionario al lado me ponen nerviosa, nunca lo he hecho y no creo que por eso mi nivel de vocabulario sea menor. ¡El contexto, el contexto! Lo he dicho tantas veces que mis alumnos de otros años lo dicen al primer despistado que me pregunta por una palabra.

imagen
Como todas las actividades de clase, tiene una parte buena y otra no tanto, y estoy segura de que se podría mejorar. Siempre se puede mejorar. Pero lo positivo gana por goleada, así que seguiremos leyendo en clase mientras nos dejen.

Comentarios

  1. Bien por ti,me parece una buenísima experiencia!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Cómo no les va a gustar leer!!!??? Me pongo mala de pensar que a mis hijos pueda no gustarles leer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te sorprenderías... leer en casa no lo es todo.

      Besos.

      Eliminar
  3. Eres una gran profe, ¡sí señora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Aun no llego a tu altura, no les he hecho libros personalizados a mis hijos. Pero me encantaría ser como tú...

      besos.

      Eliminar
  4. ¡Me parece genial! Una manera estupenda de intentar que los niños se vayan habituando a leer... Claro que habrá de todo, pero como tú dices, lo positivo gana a lo negativo. Yo echo en falta que en mi niñez no tuve ningún profesor que nos animase a la lectura, y es una pena...
    Un aplauso para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es una pena. Yo sí los tuve. Tuve profes de lengua muy buenos, y eso se nota en mis orientaciones...

      besos.

      Eliminar
  5. Me parece una gran idea, sobre todo para que les pique el gusanillo de la lectura a los que no son lectores. No se cuál es la clave para conseguir que los niños y los adolescentes lean... No se si tiene que ver con que sus educadores les inculquen la lectura, o simplemente con que les gusten las historias. ¿Sabes si hay algún truco a parte de leerles desde pequeños y de que te vean leer?
    Un beso,
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que son lectores me reconocen que se aburren un poco, porque si el libro que les pido les gusta, se lo leen en la primera semana y luego en clase es una relectura. Pero muchos de mis alumnos actuales apenas leen nada en todo el año, así que les viene bien, y a veces se enganchan a una saga, de Laura Gallego, o de lo que sea, y siguen adelante con más libros.

      bEsos.

      Eliminar
  6. Pero qué lenta que soy a veces. Mi hija también lee en clase, tienen el libro de turno, y a ratos lo leen. ¿Te puedes creer que nunca le he preguntado qué le parece? Claro que ésta es de las que devora, con lo cual supongo que se aburrirá.
    Como norma general a mí desde luego me gusta mucho. Hay niños que no leen absolutamente nada, y estoy harta de "si te ven leer, leerán". Pues en mi casa es así, pero tengo sobrinos que ni por casualidad, y sus padres son mucho más lectores que yo. El que tenga de verdad el truco, que lo diga (y conste que mis hijos leen, que yo no lo necesito; POR AHORA).
    Se me está ocurriendo otra cosa. ¿Has organizado alguna vez un cinefórum? Es que mis hijos no son muy dados a hablar, pero me gustaría "sacarles" cosas, darle más vida a una película. Cuenta si has hecho algo porfa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he hecho cinefórum nunca en clase. Sí les he puesto películas de libros que hemos leído. Este curso también lo haré, y debatimos sobre qué nos gusta más. Algunos chicos dicen que la peli, pero suele ganar el libro por goleada, como es normal.

      Besos.

      Eliminar
    2. Yo me refería no simplemente a qué te ha gustado más, sino a tratar los temas de la película (o libro, lo mismo da). La mayoría de los libros tienen temas muy interesantes que tratar con ellos, la amistad, cómo se porta uno con otro, qué tal actúa la madre, yo que sé. Y es algo que no me sale, el hablar con ellos de eso. ¿Alguna idea? Venga, que tú eres mucha Ro, seguro que se te ocurre algo :)

      Eliminar
  7. Eres una profe bien molona, porque alguna de las lecturas que tienes con tus clases son estupendas, ... así quien no va a querer leer?... Vamos igualito que en mis tiempos... Que yo porque siempre he sido un ratón de biblioteca pero recuerdo auténticos dramas, ...

    Me ha recordado tu post a un estupendo profesor que tuve en tercero de BUP, durante una semana nos leyó todos los días en clase Del amor y otros demonios. De siempre me ha gustado leer, pero esa vez me encantó que alguien nos leyera y que fuera una novela para mí tan especial. Fue de las únicas veces que no me costó madrugar para ir al instituto.. A pesar de los años transcurridos aún lo recuerdo.

    Un beso Ro, me encanta leerte ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Cada vez que me comentas me subes el ego un par de puntos. No creo que todos mis alumnos piensen lo mismo. Y no creas que todos los profes se ponen en la situación de sus alumnos y eligen textos que les puedan gustar, o cuando menos no disgustar.

      Algunos de mis alumnos dicen que les gusta cuando yo leo, porque se enteran más de la historia, y es que soy un poco teatrera.

      besos.

      Eliminar
  8. Creo que leer JUNTOS es una de las cosas más bonitas que podemos hacer las personas. Sobre todo cuando empezamos. Leer en familia, y por qué no, leer en clase. A veces estamos tan obsesionados con los dichosos contenidos que nos privamos de actividades como esta. Y a mí me parece fenomenal :)

    A mí me enseñaron a leer -en inglés y en castellano- con el diccionario al lado. Y se te queda una manía que cuesta quitarse ¿eh? Yo todavía tengo la deformación de apuntarlas en un papelito para buscarlas en un rato libre. Pero por lo menos ya no me distraen de la lectura :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muchas veces los profesores estamos obsesionados con corregirlos, con que no cometan fallos, con que entonen correctamente, y quizá cuando son pequeños y aprenden sea muy importante, pero yo quiero que disfruten. Ahora les he dado una lista de cien libros juveniles y les he dicho que elijan uno, cada uno el que quiera, y después de leerlo nos van a contar qué les ha parecido. Nada de exámenes, pero sé que todos o casi todos lo van a leer.

      besos.

      Eliminar
  9. Qué bonita experiencia, pese a sus peros :-) Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es. Para mí y para muchos de mis alumnos son las mejores clases de la semana.

      Besos.

      Eliminar
  10. Es estupendo. Pero me parece que hay demasiado encasillamiento con leer - libros. ¡La lectura está en todas partes, no sólo en los libros! Yo podría decir que no leo, porque no leo apenas libros. 2 al año quizás. Pero no es cierto, leo muchísimo, busco muchísimo, me encantan las revistas interesantes, artículos, todo lo que pueda haber por Internet (bien seleccionado)... y creo que debemos transmitírselo a los niños para que no se lleven esa mala impresión desde el principio. A la mayoría no les gusta, y, para colmo, en muchos colegios se utiliza como castigo (¡te quedas a la hora del recreo a leer! - horrible). Creo que utilizar más métodos de lectura, además de los libros, puede ser muy beneficioso.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Hola!! Llevo muchos días sin comentar pero este post no lo podía dejar pasar. Siempre he sido una gran lectora, con 3 años ya leía y desde entonces no he parado. De hecho nunca he entendido cómo puede alguien decir que no le gusta leer!! En 1° y 2° de ESO tuve un profesor apasionado de la lectura y de su trabajo. Se llevaba la guitarra para las clases en que estudiamos los romances y dedicaba los jueves, que teníamos clase a última hora a leer un libro. Recuerdo especialmente Platero y yo en 1° (qué bonito es entender poesía, que la expliquen y puedas emocionarte) y El Camino en 2°. Con este último tuvimos clases de llorar de alegría y clases de llorar de pena. Seguía el mismo método que tú, cada uno escogía lo que quería leer en casa y luego exponía en clase. Otra actividad que hicimos fue crear una biblioteca de clase. Cada uno llevamos uno o dos libros que nos encantasen y estaban a disposición del resto durante todo el curso. Enhorabuena por esta actividad. Besos!!

    ResponderEliminar
  12. Además de que lo bueno gana por goleada creo que lo malo no es tan malo, o al menos también se le puede sacar su lado bueno. Que se note la diferencia no creo que sea tan malo, porque seguro que al verla, algunos de los que no son lectores al final se animan. Respecto a los que son malos lectores, entiendo que sea un reto para tí, pero también tiene que ser muy enriquecedor ver cómo mejoran conforme pasa el curso. De los hipercorrectores mejor no te digo nada, nunca me han gustado, pero tiene que haber gente de todo tipo ¡qué le vamos a hacer!
    A mí tampoco me ha gustado nunca leer con un diccionario al lado, ni siquiera cuando leo en inglés.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…