Ir al contenido principal

Cómo me siento

En las últimas semanas he trabajado una media de doce horas al día, sábados y domingos incluídos. En esas horas incluyo también las de transporte, dos diarias, porque las necesito para ir a trabajar, y  nos movemos en coche. A veces me cuesta mucho conducir con niebla, lluvia, o nieve, y también me suponen un esfuerzo.


Salgo de casa cada mañana a las siete y cuarto. Sé que hay gente que madruga más, mucho más, y gente cuyas condiciones laborales son peores, o no son, lo cual sí que es infinitamente peor. Pero quiero quejarme de lo mío, que para eso, entre otras muchas cosas, puedo escribir aquí a diario.
Como decía, lo normal es que salga de casa a esa hora y llegue a las cuatro menos cuarto o así, es decir, ocho horas y media. No es demasiado. Después me espera la jornada como a mucha gente: los niños, la ropa, la comida del día siguiente...



Source: fotos.sapo.pt via Umiia on Pinterest
Pero en las últimas tres semanas, los exámenes, los papeleos y las evaluaciones han convertido mi vida en un infierno. He pasado todas las tardes sentada corrigiendo, sin moverme más que al baño y a beber agua, incluyendo los fines de semana. Y, cuando ya estaba terminando, he tenido dos días horrorosos de evaluaciones, que, en mi caso, consisten en salir de casa a la hora de siempre y regresar a las diez y media de la noche, sin haber podido ni siquiera reposar la comida, además intentando hacerlo lo mejor que puedo, y hablar de aquellos alumnos que tienen problemas, sobre qué podemos hacer para ayudarlos, mientras para algunos de mis compañeros es el momento de comentar quien sale con quien, quien tiene un hermano que era mucho mejor o peor que éste, y contar anécdotas de lo que hacen o dejan de hacer en clase.
Como digo, llevo tres semanas con una media de doce horas de trabajo al día. Además de la gripe, para acabar de re-matarme.

Así que, en estos momentos, así es como me siento.


Sí, esta soy yo: el mismo culo, las gafas, los libros en el regazo... solo faltan mis rizos de loca.
Pero si me hago un moño, soy yo.
Ayer, cuando llegué a clase (recordad que había llegado a casa a las diez y media de la noche y tenía cosas que hacer antes de irme a la cama, y luego me levanté a poco más de la seis), despues de haber dormido la friolera de tres horas, mis alumnos me han dicho que qué me pasaba, que tenía mala cara. Jejeje.
- Es que llevo unos días de mucho trabajo.

Y les he explicado lo que a mí me supone corregir sus exámenes, sus cuadernos, sus trabajos...
Me han mirado como quien mira a un animalito enfermo...
- Profe, quédate en casa, si por nosotros no lo hagas.
Y se me ha caído una lagrimilla.
Pero no me lo tengáis en cuenta. Es que me hace mucha falta dormir.

Comentarios

  1. Ay pobre!!piensa q ya no queda nada y si necesitas desahogarte tu quéjate q pa eso el blog es tuyo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ahora si que no me queda nada. Mañana es viernes y... VAcaciones!!!!!

      Besos.

      Eliminar
  2. Animo... que ya lo casi tienes ventilado y luego unas merecidísimas vacaciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a poder con ello. Solo queda un día y ya.

      Besos.

      Eliminar
  3. Quédate en casa, que ya si eso nosotros.... jajaja ¡Ay! ¡Qué bichos!

    Pero sí, en este trabajo de privilegiados que tenéis los profesores (nótese la ironía) hay que dar el callo, contrariamente a lo que muchos piensan. Porque este trabajo no es como otros, que no te los llevas a casa. Éste sí, y en muchos sentidos. No solo en la pila de papeles que se amontonan para corregir, sino también en los problemas -¿qué le pasará a fulanito, que está distraído?, ¿Cómo consigo que menganito se implique en la clase? etc.-

    Y luego lo que dices... Claustros, evaluaciones, ... En los que a veces te preguntas cómo, o más bien, por qué ciertas personas paran por ahí. Yo en mis prácticas asistí a 1 evaluación, y no estuvo del todo mal, desde luego nada comparado con lo que me habían contado que podía esperar... Pero ya lo vi todo en el claustro, para compensar.

    En fin, profe, mucho ánimo. Ya llegan las vacaciones, los turrones, los regalos, los momentos en familia... Aprovecha y guárdate tus ratitos de descanso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy, qué difícil me está resultando este curso. Soy bastante optimista por naturaleza, y pienso que las cosas siempre podrían ir peor, pero es que con la educación nos estamos estropeando el futuro. No sé cómo podemos hacerlo. Pero vamos fatal.

      besos. Y gracias.

      Eliminar
  4. Te comprendo muy bien. Los alumnos no saben quién trabaja o quién no, lo intuyen y con los años echando la vista atrás y analizando las cosas sabrán quién era la buena o mala profesora. En lo referente a los compañeros de trabajo, siempre hay profesores a los que los chavales les dan igual, o que no tienen vocación, pero lo mismo de antes, esos profesores no serán recordados. Sin embargo, nadie olvida a un buen profesor. A día de hoy recuerdo los nombres y apellidos de aquellos profesores que me ayudaron a encaminar mi vida. Serás recordada, estás haciendo mucho bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que los alumnos saben antes que cualquiera de los profesores quien es el que trabaja y quien se escaquea, con quien pueden y con quien no. Saben también, lo notan enseguida, si te preocupan, si te importan o estás ahí simplemente para ganar un sueldo a fin de mes y pasando de todo. Lo notan enseguida. No olvidemos que aún no han dejado de ser niños del todo, y los niños tienen un instinto para estas cosas que no tenemos los mayores.

      Yo también recuerdo a todos mis profesores, los buenos y los malos. Los que hicieron que me dedicara a esto y los que no me gustaría encontrarme ni que dieran clase a ningún conocido mío.

      Besos. Y gracias.

      Eliminar
  5. Yo fui alumna todavía no hace mucho tiempo, y en mi caso, la sensación de profesores que se preocupaban y trabajaban por los alumnos era la mínima...los exámenes se corregían sin prisa, y lo de preparar las clases y darlas era un sueño en la mayoría de los casos. Se agradece ver que hay profes que se molestan por sus alumnos, y te aseguro que alguno de ellos se acordará de ti como su inspiradora, y es uno de los recuerdos más bonitos del instituto. ¡Un beso y ánimo, solo te quedan un par de días!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿en serio esa fue tu sensación? Cuanto lo siento. Yo no la tuve cuando estudiaba. Tuve buenos profesores. Y ahora, desde el otro lado, hay de todo. Tengo compañeros que pasan de todo y trabajan más que lo justo y otros muchos que no, a la mayoría sí les preocupa y les importa que los chicos salgan adelante. A mí desde luego, y a muchos de mis compañeros. A veces me despierto por las noches pensando en fulanita, que tiene que ayudar en casa y cuidar a sus hermanos pequeños, y no puede estudiar ni hacer los deberes aunque quisiera... No sé, no puedo evitarlo, porque son pequeños, y debemos ayudarlos en todo lo que podamos.

      Besos.

      Eliminar
  6. Tienes razón. Ya uno no se puede quejar de nada y no todos los días uno está bien. Cuando alguien me pregunta como estoy en el trabajo, tengo hasta miedo de contestar. A veces digo un bien, bien y otras digo lo que pasa de verdad, pero pidiendo disculpas por todo y diciendo frases tipo como: pero claro, menos mal que tengo trabajo, en todos sitios cuecen habas, bla, bla. Pero conozco mucha gente que tiene la fortuna de estar trabajando y que se están dejando la piel. Eres el que quedas, y tienes que escapar, y aguantas, aguantas...De todas formas Ro, la labor de los profesores, no siempre ha sido bien entendido. Cuando la gente piensa en ellos, sólo piensa en el tiempo que tienen de vacaciones y se los llevan los demonios. No saben de esos esfuerzos de los que tú hablas, ni de la labor que hacen con los chicos, nuestros niños, ni de como muchos se implican y el desgaste que eso supone. Estás ya en lo último, pocos días quedan. Disfruta de estos intensos y matadores días...Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en estos tiempos parece que uno se tiene que disculpar por tener trabajo y no puede quejarse de nada. No soy quejica, de verdad, auqneu hoy pueda parecerlo. Me gusta mi trabajo y soy afortunada. Pero hay momentos malos y creo que puedo desahogarme igual que cualquiera.

      Besos, Belén, tú sí que me entiendes.

      Eliminar
  7. Estas agotada, Ro, intenta descansar durante las fiestas, por lo menos distraért...qué te puedo decir, ya sabes tú muy bien lo que te hace falta, verdad?
    Lo del coche...no sabes cómo te comprendo, yo lo odio, para ir de vacaciones me tuve que drogar, con 1 saldeva forte, eso sí, pero como me da muchísimo sueño, pues no sufro. Conduciendo yo, voy algo mejor, pero en fin...pisando huevos...gracias a dios yo no tengo que conducir a menudo ya.
    Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hacen falta unos días yo sola. Pero va a estar complicado. Las navidades no son la mejor época para eso.

      Perderme unos días, desaparecer y volver renovada. Eso me hace falta. Pero no va a poder ser.

      Besos.

      Eliminar
  8. Que ricos por favooooor y luego vas tú y los suspendes... no tienes corazón. ¿has odio hablar de los spas???? yo creo que un finde con tu tigre te vendría feten... deja a los chicos con el abuelo de las gallinas, que los suelte por el campo y que se las apañen y tú y tu tigre os dáis al relax, al amor, al... lo que queráis... y el domingo volvéis... el calendario está un poquito mal reina... pero para después de reyes... pídete para reyes algo de esto. Tía es que no sé a que coño te haces funcionaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo unos días dándole vueltas al asunto. Pero nada de tigres. Necesito descansar yo solita, de todos, del mundo en general, incluído el tigre. En serio, estoy muy muy cansada, pero en un par de días se me pasa.

      Besos. Sí, viendo hoy el estracto del banco, que casi está a números rojos y ya he cobrado este mes, me dan ganas de retirarme de esto y buscarme otra cosa.

      Eliminar
  9. Ja ja ja, que monos¡¡¡
    Descansa, ahora que tendrás unos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy deseando leer tu viaje a China, pero ya será cuando tenga tiempo. A partir de mañana.

      Besos.

      Eliminar
  10. Venga, que te quedan unos días, y pronto habrá vacaciones y podrás descansar un poquitín...
    Menudo trasiego que tienes, entre madrugar, trabajos, evaluaciones... pero la verdad, es que son un sol tus alumnos eeeh :)

    Un besín, y ánimo!

    ResponderEliminar
  11. Aiiiinsss, pobrecica... Insisto tienes unos alumnos que son puro amor ^^ Pues ahora a descansar mucho en vacaciones, desconectar y a disfrutar guapa!!!! Que te lo mereces con creces ;)

    Un besote grande!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…