Ir al contenido principal

No se puede ganar siempre

Hace quizá un par de semanas que os hablé de Roberto. Os conté que habíamos tenido problemas con él, que se había echado a llorar y que aquello me había dejado un poquito tocada, especialmetne porque en su familia no quieren saber de él y han renunciado a su custodia, mandándole a un centro de menores.







Unos días después, intenté hablar con él, estaba escribiendo en clase y me acerqué y en voz baja le dije:

- Pórtate bien, Rober, que todos los profesores se me quejan de ti.

Me mandó a la mierda. No literalmente, porque no se atreve, que tengo muy mal genio y ellos lo saben, pero me dijo que le dejara en paz y que no me metiera en sus cosas.

Le dejé, claro.

Un rato después me estaba buscando para pedirme perdón.

- Lo siento, profe, si te ha sentado mal.

- Claro que me ha sentado mal. ¿Alguna vez te he tratado mal yo a ti?

- No.

- Pues no creo que me merezca que me trates mal ¿no?

Le dije que en ese momento no le podía perdonar, que me dolía mucho (y era cierto) su contestación y su falta de educación, y que no tuviera en cuenta a nadie más que a él mismo.




A lo mejor me pasé. Después siempre que me encuentra viene a darme los buenos días y me mira con cara de perrito abandonado. Y una no es de piedra. Además, los cabreos se me pasan enseguida.




Pero el lunes de esta semana Roberto tuvo un encontronazo con otra profesora, con muy malos modos, y cuando ella salió de clase, se olvidó la botella de agua. Él, muy solícito, fue a llevársela, no sin antes escupir dentro.

Los compañeros de clase avisaron a la profesora de lo que Roberto había hecho.



Source: Uploaded by user via Ro on Pinterest


Y diréis ¡Menudo cabroncete!. No os falta razón, pero, ¿cómo puede entender lo que es el respeto alguien a quien en su familia nunca han respetado? ¿Cómo puede entender el cariño alguien a quién nunca han querido?

Hoy las viñetas no tienen mucho que ver con el tema, pero las encontré por ahí y me han gustado. Ya os pondré alguna más.

Comentarios

  1. ¡Qué razón tienes! La educación es un proceso complejo que comienza en la cuna. Pedimos a veces a los centros educativos que suplan años de falta de amor, autoridad, control, motivación, respeto, impulso ...

    Si es que las escuelas de padres debieran ser obligatorias, al menos un par de semanas al año para todo el que aya a tener/tenga hijos. No está de más poder compartir y analizar con otros padres y con terapeutas profesionales qué hacemos en casa con lo mejor de nuestra vida, nuestr@s hij@s.

    ResponderEliminar
  2. No había leído la historia de Roberto, la acabo de leer junto a este post y me has dejado helada. Yo también trabajo con chavales, intuyo, de edad similar, y la verdad es que se ven y escuchan historia muy duras, una de mis alumnas a estado a punto de tener que irse a un piso de diputación por que sus tíos ya no quería tenerla a su cargo, por suerte el centro medió y consiguieron que siga con ellos hasta el próximo curso. Trabajar con niños "problemáticos" es muy difícil, pero es una suerte que este chico tenga a una profesora como tu que se involucra y quiere ayudarle, aunque el no quiera aceptar esta ayuda.
    Te animo a conocer los libros de Giorgio Nardone, puede que te sirvan de inspiración para hacer algo por Roberto.

    ResponderEliminar
  3. Circe, es cierto que cada vez se descargan mas responsabilidades a los centros educativos como si los padres no tuvieran nad que ver con la educación de sus hijos.

    M. M. Tenemos muchas historias duras que contar. La mas dura de este curso no la puedo contar, ya que esta en manos de los jueces y los servicios sociales, pero lleva meses quitándome el sueño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. madre mia, si es q trabajando con personas.... vemos cosas así a diario. y encima como profesores empatizamos y sentimos lo que ellos sienten...
    en fin, ánimo para lidiar con el chaval!
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Creo que lo principal es que el sepa que primero tiene que aprender a respetarse a el mismo. Creo que de vez en cuando debemos de sentarnos nosotros solos y mirarnos, mirarnos como nos comportamos. Pero ese chico tiene mucho dolor dentro, no ha visto lo bonita que es la vida cuando respetas a la gente que la vive contigo.
    Tiene que saber que no todo es dolor, que el puede construirse un futuro que no se parezca a todo eso que ha vivido... Pufff menudo papelón Ro.

    ResponderEliminar
  6. Madre mía!! yo no tendría tu aguante, y cierto el chaval no sabe lo que es respetar, comenzamos a formarnos como personas desde bien chiquititos, y hay personas que no saben educar a sus hijos(esto me recuerda a uno de tus primeros posts, y luego ocurren estas cosas. Yo he tenido muchos compañeros aí en el colegio (quizás no casos tan exagerados) y resulta que a día de hoy están igual o peor. Esperemos que Roberto madure y se labre su propia personalidad alejado de todo conflicto.un saludo

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que te admiro porque te veo firme y segura pero sensible al mismo tiempo. Esa firmeza en esa respuesta me parece acertadísima, sobre todo porque creo que Roberto ha comprendido esos límites contigo. Está claro que no con el resto de profes, pero es que tienes razón en lo que dices de que alguien que nunca ha sabido lo que el respeto o el cariño dificilmente puede expresarlo de la noche a la mañana. Me gusta tu actitud, estoy aprendiendo mucho de tí. Me apunto el autor que ha dicho M.M.

    ResponderEliminar
  8. A veces nuestro trabajo es de lo más soso y aburrido. Días que no pasa nada (para qué me quiero engañar, eso no suele pasar)...Es duro muchos días. Hoy hemos terminado expulsando a Roberto unos días a casa. No sé si escribiré sobre ello... Los fracasos siempre duelen...

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, yo es que hay cosas con las que no puedo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

En el 2018

Me gustaría que el próximo año cambiaran algunas cosas por aquí. No van a ser demasiadas, porque este blog es parte de cómo soy y no puedo cambiar eso. Pero igual que yo he ido cambiando, el blog debería hacerlo. Llevo tiempo queriendo cambiar el diseño y ha llegado el momento de hacerlo. Todavía está en pruebas, pero ya me diréis, porque yo me encuentro perdida, como cuando cambias la decoración y no reconoces tu casa.

Pero además, me gustaría llenar el año que empieza de muchas cosas.
Libros.




Está claro que la lectura es uno de los temas centrales del blog. Me encanta leer, compartir por aquí mis impresiones y aconsejar libros a los que pasáis por aquí. Pero es que además me encanta tener a mano una lista de los libros que leo, de los que quiero leer, de los que leí el año pasado o el anterior, y el blog me sirve mucho para ser más organizada en ese sentido.
Películas y series.
Está claro que en segundo lugar, por detrás de los libros, soy una apasionada de la ficción, tanto en televi…