Ir al contenido principal

Mis alumnos este año (6)

Tengo un nuevo alumno en mi clase.




Sí, la semana pasada comenzó un nuevo alumno en mi clase. Ahora ya somos diez.

En un primer momento, nada sabía de las circunstancias que hacían a este alumnos trasladarse de centro, y de provincia, en medio del curso. Pero mi jefa, la orientadora del centro, enseguida me dijo que había algo...

En un par de días sus sospechas se confirmaron. El chico venía porque en el centro anterior le acosaban. La palabra bullying no me gusta demasiado pero supongo que es la apropiada para este caso.



Estamos arropándole, aunque creo que se siente bien aquí, porque está en casa de los abuelos, donde suele pasar temporadas en verano, y ya conocía a muchos compañeros. Aunque es tímido, aún no he conseguido hablar con él así a solas y no sé cómo lo puede estar pasando.

Eso sí, en cuanto le di mi teléfono, la madre se puso en contacto conmigo para contármelo y la verdad es que no lo entiendo. Seguimos igual que hace mil años, o mucho peor. Al que es diferente, por el tema que sea, le machacamos, porque nos da miedo, nos incomoda...



Le tengo especial cariño siempre a mis alumnos emo y otakus. Y se lo tengo porque me encanta la cultura japonesa y comparto con ellos lecturas y películas. No entiendo qué daño puede hacer alguien por llevar el pelo rosa, o azul, qué te puede molestar que lleve piercing o que no le guste la música que todo el mundo escucha.



No entiendo nada, la verdad, pero estoy contenta de que este alumno haya caído aquí, donde tengo una alumna (en otro grupo) con sus mismas inquietudes y otro en cuarto que también, y donde nunca se han metido con mi alumna por cómo es, aunque la verdad es que dice que está un poco cansada de dar explicaciones sobre su ropa o su aspecto...


Comentarios

  1. Entiendo muy poco ese miedo a lo distinto. Lo que no se entiende parece que atemoriza, y ¡Zas!rechazo. A mi,como todo lo que se ha salido de la norma, siempre me ha atraido muchísimo, me sorprende. Había una niña albina en mi cole que yo pensaba que era una princesa! Creía que en las ciudades pequeñas estas cosas pasaban menos. Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cosas pasan en todas partes. Y es una verdadera pena.

      Besos.

      Eliminar
  2. Y a mi que me gusta la gente diferente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí. Siempre me ha llamado la atención, pero para bien.

      Besos.

      Eliminar
  3. Y al final, la solución es que se vaya la víctima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente, suele ser así, eso o una lucha que a la larga no sé si merece la pena pero que causa más sufrimiento.

      Besos.

      Eliminar
  4. A ver, no es mi "estilo", pero a veces pienso que ojalá a mi hija le gustara lo "diferente", por lo menos para ver que tiene el valor de llevarlo y hacerlo. Porque para mí, el que alguien lleve el pelo de un color extraño o se vista de un modo muy extravagante, es motivo de elogio por su "no borreguismo". Creo que me he explicado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que te has explicado. En realidad, todos seguimos unos modelos. Y los chicos que llevan una determinada estética siguen un modelo más minoritario, pero tampoco están siendo originales. Ahora, creo que hace falta tener cierta personalidad para ser diferente.

      Besos.

      Eliminar
  5. Se suele criticar al diferente por el mero hecho de serlo.
    Tiene suerte de haber ido a parar a tu centro y a tu clase.

    Besos.
    Y gracias por tus palabras.
    : )

    ResponderEliminar

  6. Que pena que los niños de ahora sepan tanto de tantas cosas y no aprendan lo que significa la palabra respeto.
    Mucho animo con tu labor.


    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  7. A raíz de una lectura en clase, hablamos de las cosas por las que seguían "señalando" en el instituto y ellos mismos se espantaron de lo brutal que sonó todo. Y parece lejos de cambiar.

    ResponderEliminar
  8. yo también estoy contenta de que esté contigo y seguro que él y su familia también lo están.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…