viernes, 22 de febrero de 2019

Uñas bonitas

Soy de uñas cortas, siempre. En cuanto crecen un poco, me molestan y se me ensucian como a los niños, así que siempre las llevo muy cortas, y normalmente sin pintar.


Algunas temporadas me doy esmalte transparente, otras sí me las pinto de algún color, pero no es muy a menudo, creo que por pereza más que otra cosa, aunque en realidad no se tarda nada en arreglarse un poco las uñas.




Es en verano cuando más me apetece ponerme esmalte en las uñas, y más me da por los colores, supongo que también en la ropa, que en mi caso es más oscura y sobria en invierno.



El caso es que, no sé por qué, ayer me descubrí mirando uñas en pinterest y con ganas de pintármelas.  Pero no precisamente con esmalte transparente, sino de alguna forma un poco más original. Además, tengo algunos esmaltes de colores que podrían servirme para algunas de estas.


No sé, es de estas cosas que, probablemente, mientras las miro y no, se me acaben pasando las ganas. O tal vez no y este fin de semana me decida por alguno de estos diseños sencillos.



¿Os gustan? ¿Cómo soléis llevar las uñas?

jueves, 21 de febrero de 2019

De libros y lectura

Hace poco os contaba, en relación a un libro que he escuchado en vez de leerlo, que los libros han sido para mí algo diferente dependiendo de la época y el momento.



Siempre me ha encantado leer, desde que aprendí a hacerlo. Entonces tenía acceso a los cuentos que mis padres me regalaban, que eran pocos (Navidades, y cumpleaños)  y que hoy por hoy conservo (al menos algunos) muy usados, con los cantos desgastados de tanto leerlos.

Después, las bibliotecas se convirtieron en mi fuente principal de lecturas. Leer era introducirme en otros mundos, salir de la realidad para llegar a otros lugares. Me encantaba leer en mis ratos libres. Y enseguida la biblioteca del cole, la de la parroquia, el bibliobús... se me quedaron pequeñas.



Ya os he contado que por entonces mi padre viajaba de vez en cuando, y siempre que se iba le metía en el bolsillo del traje o del abrigo un papel con un par de títulos de libros, por si tenía ocasión. Y muchas veces me traía alguno. No siempre, pero sí la mayoría de las veces. Y era para mí una alegría enorme tener un libro nuevo.

Leer era mi mayor afición, junto con la televisión. No entendía de libros buenos o malos, solo de aquellos que me gustaban y de los que no. Muchas veces terminaba un libro y volvía a empezarlo, porque me había gustado y porque no tenía posibilidad de tener otro que me fuera a gustar tan pronto.



Mis primeras lecturas fueron Puck y Los cinco. Después de eso, todo lo que cayó en mis manos. Tuve la suerte de que mi bibliotecaria me fue orientando hacia otros libros, otras lecturas, y lo que todos los lectores sabemos: que unos libros te llevan a otros, así que siempre tuve algo que leer. También mis padres tenían una colección de premios Planeta y de premios Ateneo de Sevilla, y me leí la mayoría con doce o trece años, aunque algunos no los entendía del todo.

Si iba a pasar unos días en casa de alguien (era habitual que pasara días de vacaciones o verano en casa de alguna prima y tengo muchas) siempre echaba un vistazo a las estanterías nada más llegar, por si encontraba nuevos tesoros.



Los dos últimos años de universidad, simultaneando dos carreras y con cientos (literalmente) de lecturas obligatorias, me fue muy difícil disfrutar de verdad leyendo. Y eso no cambio los años siguientes, porque empecé el calvario de las oposiciones.

Con la maternidad, mi fiebre lectora se ralentizó. No tenía tiempo de nada y creo que algún año transcurrió sin que leyera nada que no fuera para el trabajo. Se me juntaron dos cosas: niños y oposiciones. Me pasaba el día estudiando y en mis ratos libres veía la tele, nada de más lectura.



Pero, poco a poco, no hace tanto, volví a mi afición, la mayor de todas, la que perdura desde que aprendí a leer, muy pronto, con poco más de dos años, hasta ahora. A veces esa afición es una fiebre que lo devoraría todo. Siento que no me da tiempo a leer todo lo que me gustaría, y me pongo nerviosa, querría tener muchas horas al días para dedicarlas solo a leer. Otras veces es algo más pausado y se vuelve más reflexivo, más tranquilo. Pero no creo que me abandone así como así. Porque leer es mi mejor compañía, porque no entiendo la vida sin un libro.

¿Cómo empezó vuestra afición a los libros? Cómo es ahora? Contadme, que me interesa mucho.

miércoles, 20 de febrero de 2019

Buenas noticias

A veces, te metes en una espiral negativa, muy negativa, en la que parece que todo lo ves negro, muy negro. Y no ves más allá de mañana, pasado, y todo del mismo color y de la misma manera. Y es difícil salir de eso.



Pero un día, así como quien no quiere la cosa, alguien te da una buena noticia, un notición, algo que en realidad no va contigo, es decir, que no te afecta directamente, a tu día a día, pero te alegra tanto que te das cuenta que la vida son más cosas y que no son todas malas, sino que muchas pueden alegrarte tanto como para llorar de felicidad, para variar.



Y te das cuenta de que hay mucha gente que te importa, y muchas cosas que te importan, y que tu pequeño círculo quizá no es tan pequeño, sino que incluye a muchas personas que te hacen feliz.

Por eso, hoy quería compartir esta reflexión con vosotros. No sé si a alguien le servirá, pero a mí me ha servido de mucho. Ayer no podía dejar de llorar, pero de alegría, y he dormido con una sonrisa, y por primera vez en mucho tiempo pensando en otros y no en mí y en mis cosas. Eso me ha servido de mucho, ya sabéis, no mirarse al ombligo y ver más allá. Uno se sabe la teoría pero la práctica es difícil.

Un beso a todos. De todo corazón, por estar ahí.

martes, 19 de febrero de 2019

Películas en la carrera de los Oscars

En los últimos meses he visto algunas películas de las que están nominadas a los premios Oscar, y os voy a dar brevemente mi opinión.



Título: A star is born
Director: Bradley Cooper

No me ha convencido del todo esta película, aunque ya fui a verla sin ganas. Los dos actores protagonistas están bien, pero no me parece que ninguno de ellos sea merecedor de un Oscar. Y la película, también está bien, sin más.



Título: Green Book
Director: Peter Farrelly

Mi favorita hasta ahora para ganar al mayoría de los premios. Los dos actores protagonistas están brutales, y la historia me ha encantado. Creo que lo tiene todo para ser la mejor de las nominadas (junto con Roma, claro).



Título: La favorita
Director: Yorgos Lanthimos

Pensé que no me iba a gustar porque no me llamaba nada de nada la atención. Pero finalmente fui a verla y me gustó mucho. Muy interesante, muy buen trabajo de las tres actrices protagonistas y una historia que ha estado muy bien.

También he visto, creo que las únicas a mayores de las nominadas, Bohemian Rapsody y Roma. Y ambas me encantaron.

Quiero hablar un poco de otras dos películas que no están entre las nominadas a los Oscars pero que han sido interesantes.



Título: Searching
Director: Aneesh Chaganti

Una película muy interesante por lo que tiene de original, y es que la vemos al completo a través del ordenador, las redes sociales, los vídeos de Youtube... Una propuesta original que no deja indiferente y que a mí sí me ha convencido.



Título: El reino
Director: Rodrigo Sorogoyen

Mi no-afición al cine español va quedando atrás, porque cada vez veo más cosas y cada vez me gustan más. Esta vez me ha convencido esta película que tenía todo para no gustarme, porque el tema política y corrupción me tira para atrás. Y sin embargo me ha gustado mucho. Tendría mucho que comentar por aquí, pero no quiero destriparos nada.

Y eso ha sido todo. Creo que no es poco...