Ir al contenido principal

La no operación bikini

No sé si os he contado que llevo una temporadilla cuidándome un poco más, porque necesito adelgazar (no olvidemos que eso es lo primero en lo que pienso para cuidarme) y porque quiero cambiar algunos hábitos diarios.



Por eso, desde Navidades empecé a hacer algo de ejercicio, y como siempre me da pereza, pensé que iba a abandonar pronto, pero resulta que el zumba me gusta tanto como el yoga. Y ahora estoy combinando mis clases de zumba y pilates con 20 minutos de yoga por las mañanas tres o cuatro días a la semana, así que estoy más activa que en mucho tiempo.



Y, por supuesto, me tocaba cuidar lo que como, y me ha costado más ponerme a ello, pero ya estoy en marcha, mirando mis comidas, lo que gasto y lo que ingiero, regulando un poco las cosas para conseguir, espero, un equilibrio que se sostenga solo y que me permita llevar una vida activa y encontrarme bien.



Y adelgazar esos kilazos que he puesto, que sí, que me parece ahora lo más urgente pero no quiero tener prisa.

Y son mis mañanas las que me traen loca todavía, porque la comida de mediodía la hago en casa, y lo voy teniendo bastante controlado, porque además he puesto a mi marido en plan conmigo. Pero las mañanas me resultan complicadas, porque desayuno muy pronto y vuelvo a casa tarde, y no puedo pasar la mañana sin comer algo.



Intenté tomarme solo un café con leche y luego desayunar en condiciones a media mañana pero no paro hasta las once y se me hace muy largo. Así que desayuno bien y luego tomo un café con algo. Y el problema sigue estando en ese algo, que tengo que llevarlo porque si no me como lo que me ponen mis chicos en el instituto, que no es exactamente lo que me gustaría. Así que esta semana, después de intentar y probar distintas opciones, me llevo el almuerzo de casa y me tomo solo el café en la cafetería.

Ya os contaré cómo me va, porque, como dicen mis asesoras, no se trata de estar sufriendo, sino de comer lo que te apetece pero con un poco de cabeza y cuidarte un poco más.


Comentarios

  1. Respuestas
    1. Sí, he buscado vídeos de quince o veinte minutos y he empezado hace tres semanas o así, tres días a la semana más o menos, por la mañana antes del desayuno. Y me viene genial.

      Besos.

      Eliminar
  2. Muy buenos días!!!!!!

    Ay Ro, este ratito de tu post con el café mañanero, no tiene precio.

    Me ha encantado el título. Estoy de la operación bikini y de la dieta verano hasta el moño. Y yo son dos conceptos que quiero eliminar de mi conversación. Que sí: que también quiero lucir el bikini bien (me da a mi que este año le voy a lucir poco y nada, pero bueno es por otros motivos - emoticono libros), pero también quiero sentirme bien, activa, y no somnolienta y cansada siempre. Y eso es lo que me pasa cuando no me alimento bien.

    Yo llevo cuidando un poco todo (comida y ejercicio) desde primeros de este mes. De momento va muy bien; a mí lo de desayunar más tarde me encaja muy bien en mi rutina laboral, y ahora me traigo tupper más grandes y coloridos (quien lo iba a decir) para la hora de la comida.

    El tema ejercicio me cuesta, hasta que cojo una rutina llevadera. Esta semana estoy muy contenta, pues a jueves ya llevo dos días de carrera y dos días de gym. No me puedo quejar ni pizquita.

    Así que Ro, desde aquí mi aplauso porque ya hemos comentado lo difícil que es cuando alrededor hay filetes empanados y cosillas así, jaajjaaa.... Pero la unión hace la fuerza y eso de apuntar a marido al plan es genial..

    Ah! y el yoga por la mañana merece un súper mini punto..

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parto, las dos hemos pensado en los filetes empanados, jajaja! Es verdad que poner al cortijo a plan es una buena estrategia... :D

      Eliminar
    2. Mi chico se deja bastante poco, pero bueno...

      Besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. El algo si lo llevo yo es fruta o unos frutos secos, claro, pero si lo hacen mis alumnos es tortilla de patata o bizcocho, y ahí está la diferencia.

      Besos.

      Eliminar
  4. Se te ha olvidado decir que esta semana te has marcado tres días de zumba consecutivos y eso es de ser muy crack (aparte de no sucumbir a las dificultades empanadas que tienes alrededor jajaja). En definitiva, véndete un poco mejor que te lo mereces y además solo por decirlo uno se lo va creyendo y así se hace el camino más fácil y disfrutón! Además, que ya estamos tremendas, el resto es un extra. ;)
    Buen día hoy!!! Mua!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso eso Ro.... 3 días zumberos es una pasada!!! jajajaja...

      Y venga nos apuntamos el lema: YA ESTAMOS TREMENDAS!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
    2. Lo estoy haciendo genial, lo estoy haciendo genial, lo estoy haciendo genial, lo estoy...

      Besos.

      Eliminar
  5. Yo tengo también que hacer algo de deporte y alimentarme mejor, aunque ahora por los tratamientos del dentista mi dieta es pure y más pure
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, con eso es mucha verdura, así que...

      Besos.

      Eliminar
  6. Justo eso, no hay que sufrir.

    Lo de la media mañana, que no te torture. Llévate cosas, que ya sabes lo que te va mejor, y sin problemas. Como si te llevas una ensalada con mucho verde, tomate, atún, huevo... Cosas así, que a lo mejor no es lo habitual, pero que si a ti te va bien, pues estupendo.

    Me sumo a las que comentan nuestra "tremendidad" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no me torturo. Mis chicos se han ido de prácticas y la cafetería se cierra. A partir de ahora va a ser siempre lo que yo lleve.

      Besos.

      Eliminar
  7. ¿Comer lo que me apetece? Uff, mal camino entonces.
    Pero es verdad que yo ahora mismo no "me encuentro bien". No estoy haciendo nada de ejercicio, y no me gusta nada. Pero es que lo que me apetece hacer, no lo encuentro por aquí, y lo que me conviene, no me apetece... aunque tendré que forzarme, porque al final es mi salud.
    Me da la impresión de que los desayunos de tus chicos me encantarían :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si comes sano termina apeteciéndote comer sano, en serio, algún día puedes tener un capricho pero termina por apetecerte lo que te sienta bien.

      Besos.

      Eliminar
  8. A mí hablar de estos temas me pone triste...así que al menos hoy, no voy a decir mucho. Sólo que esta es una faceta más tuya de las que admiro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, gracias, y no te pongas triste por eso, porque simplemente intento cuidarme, pero no creas que soy la caña ni mucho menos.

      Besos.

      Eliminar
  9. Queda oficialmente inaugurado el hastag #estamostremendas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…