Ir al contenido principal

Para acabar con Eddy Bellegueule

Este libro lo saqué de instagram, de uno de esos hastag lectores que tanto le gustan a Dina. Gracias a uno de ellos di con la cuenta de @queridajuliet, de la que ya he apuntado un montón de libros para leer.



Título: Para acabar con Eddy Bellegueule. (Enlace de Amazon)
Autor: Edouard Louis.
Editorial: Salamandra.

Se trata de un libro duro, pero escrito como desde la distancia, como si cuentas algo que te duele tanto que prefieres hacerlo como si le hubiera ocurrido a otro, como si tú ni siquiera estuvieras allí.

Está basado en la propia experiencia de niñez y juventud del autor, así que el personaje principal es él mismo. Y, como digo, se muestra distante hacia muchas de las experiencias que ha vivido por ser duras para él de contar.

Eddy es consciente desde pequeño, quizá desde su nacimiento, de que es diferente a los demás. Sus padres y hermanos también, y su entorno, por supuesto. Pero todos, incluido él mismo, reacciona violentamente a su condición de homosexual.

Lo que más me ha sorprendido de este libro, y que llevo dando vueltas un par de días, es que el autor es muy joven, nacido en el 92, y nos describe su pueblo como un lugar absolutamente brutal, digno de una novela de Zola. La incultura, la falta de medios para salir de un círculo vicioso de alcohol, pobreza, prejuicios, los papeles repetidos una y otra vez en padres e hijos... parecen asombrosos en esta época. Y sin embargo están ahí, palpables, y es quizá lo que más me ha impresionado.

Un pequeño fragmento:

“Yo no era capaz de concentrarme y mi madre no podía concebir —quiero decir que de verdad no estaba en condiciones de hacerlo— que fuera posible prescindir de la televisión. La televisión había formado toda la vida parte de su paisaje. Teníamos cuatro en una casa pequeña, una por dormitorio y otra en la única habitación común, y a nadie se le ocurría siquiera pensar si a alguien le gustaba o no. La televisión, como la lengua y los hábitos en el vestir, le había venido impuesta. No comprábamos los televisores, mi padre los cogía de la basura y los arreglaba. Más adelante, cuando iba al liceo y vivía solo en la ciudad, mi madre, al darse cuenta de que no tenía televisión, pensó que estaba loco; había efectivamente en su tono de voz esa angustia y ese aturullamiento que se les nota a quienes se topan de pronto con la locura Pero entonces ¿qué haces en todo el santo día si no tienes televisión?

Comentarios

  1. Si, me gusta más un hashtag lector que a un tonto un lápiz ^^
    Y quiero leer ese libro desde hace más de un año....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajam Dina...
      Me llama la atención, me lo apunto

      Eliminar
  2. Esa colección me encanta y ese párrafo más.Me lo anoto.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuál es el hagstag? Que estoy sobrada de tiempo y falta de libros 😂😂😂
    Ro, yo por desgracia si sé que hay ese "anquilosamiento" en muchos pueblos. Por si te sirve de comparación, un conocido no pudo presentar a su madre como testigo para adoptar en el extranjero, porque la buena señora decía que cómo lo iba a querer igualmqie si fuera biológico 😞😞😞

    ResponderEliminar
  4. En algún momento mi lista de libros pendientes explotará...
    besos

    ResponderEliminar
  5. nosotros cada vez ponemos menos la tele, un tiempo estaba prendida todo el día de fondo, pero prefiero poner música... o nada, como ahora, que puedo escuchar mis pensamientos :)

    ResponderEliminar
  6. Si no fuera por Netflix no vería la tele nunca. El libro pinta bien, pero no para ahora, necesito felicidad y alegría en mi vida.

    ResponderEliminar
  7. Tengo ese libro en pendientes desde hace mucho, en el kindle, tras leer la recomendación en un blog, pero como advertía sobre su dureza ahí esta esperando, quizás a un mejor momento mío para ponerme con él.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…