Ir al contenido principal

Imagen

Ayer estuve pensando, a raíz de algunas conversaciones de los últimos días, en cómo somos y cómo nos mostramos.



Creo que en todos nosotros hay tres imágenes diferentes: cómo nos ven los demás, la imagen de nosotros mismos que queremos mostrar y lo que somos en realidad.

Si sabemos vendernos bien, probablemente la imagen que queremos dar y la que tienen los demás de nosotros sean bastante parecidas, pero nunca iguales. Ahora, lo que somos, como somos de verdad, eso solo lo saben los más allegados, y a veces ni eso.



Por ejemplo, yo misma. Suelo publicar a diario y puede que algunos de los que pasáis por aquí penséis que soy una persona bastante organizada. A mí me encanta que lo penséis porque eso está muy lejos de mi realidad, y es que soy un desastre con patas. Soy, por ejemplo, muy desordenada, y aunque a veces lo he dicho por aquí, me temo que muchos tenéis formada ya vuestra propia opinión y pensaréis que exagero. Pero no es así.

Ahora mismo escribo esto a toda prisa, porque la idea la tenía pero el tiempo no, mientras se me termina de imprimir una prueba escrita que tenía para hoy, que yo sabía que tenía para hoy desde hace diez días y que me acordé anoche, justo cuando me estaba durmiendo, de que no la había hecho.

Hace un par de días pedí permiso la última hora de clase para reunirme con la tutora de mi hijo y aún no he entregado el justificante de haber faltado.

Los platos de anoche siguen repartidos por la encimera de la cocina y acabo de firmar una autorización a mi hijo mayor para una excursión en el último minuto del último momento.

No me organizo bien, aunque pudiera parecerlo.



Y eso, como os decía, es solo un ejemplo. Pienso en esas personas conocidas en las redes sociales, esas que muestran una cara perfecta, un cuerpo escultural, una ropa fantástica, una casa maravillosa, un escritorio ordenado, una comida perfecta, unos hijos que parecen siempre sacados de una revista, porque eso es lo que quieren enseñar, pero no sabemos nunca qué hay verdaderamente detrás.

Seguro que ya habéis visto este vídeo...


Comentarios

  1. Desde luego en las redes sociales se muestra sólo lo que se quiere que se vea, y tampoco es que a la gente le guste visitarlas para ver penas, el problema es cuando se pierde la percepción y se encuentra la frustración, porque ni todo es tan bonito ni tan feo. La vida es eso vida, con sus momentos buenos y los malos porque los hay y para todos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por poner un pie en el suelo un cachito de la redes sociales. Se necesita.

    ResponderEliminar
  3. Y gracias por preferir escribir la entrada antes que los platos. Somos más felices con eso ya los platos en realidad les da igual.

    ResponderEliminar
  4. Y gracias por preferir escribir la entrada antes que los platos. Somos más felices con eso ya los platos en realidad les da igual.

    ResponderEliminar
  5. Yo no te imaginaba muy organizada ^^

    ResponderEliminar
  6. Mi madre siempre dice que no hay que fiarse, porque "nunca sabes lo que pasa de puertas para adentro". Yo estoy totalmente de acuerdo ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Pues estoy de acuerdo solo en parte con algunas cosas.

    La imagen que damos de nosotros en público (en este caso en internet y redes) creo que sí es real. En todo o parte, pero lo es. Tú eres desordenada, pero constante con tu blog. Ambas cosas son reales, lo que pasa es que los demás dan (damos) por hecho que por ser constante en el blog, tu cocina está siempre recogida nivel madremaniática.

    Quizá el problema es que los que miramos no queremos ver más allá. Está claro que nadie va siempre tan perfecta, tiene tanto éxito ni está siempre en sitios tan paradisíacos como los que vemos en las cuentas de algunas personas en redes sociales (y éstas suelen ser profesionales del medio, de alguna manera u otra).

    En realidad nos pasa igual en la parte offline de nuestra vida. Si has tenido un viernes de kk porque te duelen los ovarios, los niños te han dado la tarde, la suegra te ha soltado una fresca y te encuentras en la calle con alguien del trabajo y te pregunta qué tal, no le dices "uff, vaya mierda de día", seguramente le dirás "feliz porque es viernes!".

    No siempre es momento ni lugar para contar las miserias. Mírame a mí, en mi ig no hay fotos que se me vea, excepto las vestida de novia porque me veo estupenda. Del postoperatorio de la vesícula no pondré ninguna XD Y por eso no creo que esté engañando a nadie ni haciéndome pasar por alguien que no soy.

    Lo que refleja el vídeo es muy extremo. Hay mucha gente así de mentirosa, pero no la mayoría (por suerte).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, has escrito un pequeño tocho.... pero muy interesante querida Mery! supongo que todas éstas reflexiones viene por las conversaciones de anoche sobre cierta blogger, y me encanta verlo hoy aquí!
      Y sobre que Ro es un poco trasto doy fe de ello.... pero me lo guardaré para mi, que a las amigas no se las critica!!!!

      Buen finde chicas!!!!

      Eliminar
    2. Estoy 100% de acuerdo con Mery. Muchas veces cuando la gente habla de las vidas ideales que muestran los demás yo pienso eso, que no las veo tan ideales. Que sea ideal la forma de presentar el desayuno o el modelito del niño no es sinónimo de que la vida entera sea ideal y yo no lo percibo así. :)
      ¿Hacemos una quedada temática para debatir? :PPPP

      Eliminar
    3. Pues yo después de leer todos los comentarios no se que opino!!! Yo no sigo a gente famosa porque no me interesa ese tipo de vida (sean actrices, cantantes o blogueras) a mi me inspira mas alguien que me resulte mas cercano que tenga un sentido de la estética y la belleza, que sea capaz de subir una foto bonita o un selfie sin medir 180 ni tener unos abdominales marcados.
      Después si hablamos de ese tipo de blogueras, pues ni las sigo ni me interesan. Para post patrocinados ya tengo las revistas y google para encontrar productos nuevos, bueno, y a la Filipi, claro :-)
      No se, creo que no estoy de acuerdo con Mery pero tampoco estoy muy segura, jejeje

      Eliminar
    4. Pues yo creo, Bienve, que opinas como nosotras :P
      Tú sigues a gente que te interesa y que sube cosas normales. Y sabes que hay más que eso, ves más allá. Sabes que la Filipi es mucho más que desayunos bonitos o que Ursu no es solo la rubia más guapa del Google de Leganés.
      Y también sabes diferenciar a las que te venden publi y sabes que no es lo único que hacen en la vida.
      Total, que no hay debate. Y punto! :P

      Eliminar
    5. Venga, vale, quedada de debate cancelada. XP

      Eliminar
    6. De acuerdo con Mery y con Bienve....es muy tarde para otro tocho. Ah!!!! De acuerdo con la Filipi en quedada para debatir...

      Ahora en serio...yo soy más de seguir gente normal, pero cuando veo tanto glamour y postureo pienso...cuantas fotos habrá tomado antes de esta tan perfecta? No creo que nadie tenga una vida idílica y querer hacérnoslo creer a desconocidos es un poco de idiotas...en mi humilde opinión...
      Voto por debatirlo en directo. Un besazo muy fuerte y mañana será otro día.

      Eliminar
  8. Como en todo hay que ir al término razonable de las cosas, una cosa es reflejar una situación diferente a la real, como en el vídeo, y como algunos protagonistas de las redes sociales (supongo que sería el tema de la conversación a la que os referís) y otra querer mostrar la mejor versión de nosotros mismos, que es algo que hacemos también en el mundo 1.0, por ello elegimos la ropa que mejor nos sienta, el peinado que nos favorece o nos maquillamos.

    De todas formas, también hay personas que muestran el lado contrario, las que te cuentan lo mal que les va todo, lo horrible que es su trabajo, la mala suerte que tienen, y que no pierden oportunidad de quejarse de todo.

    No sé qué prefiero ;-)

    ResponderEliminar
  9. Pues si, es muy dificil saber la verdadera cara de la gente. Lo que se conoce es parcial, nos da una idea, pero a veces puede coincidir y a veces no..
    buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Esa idea de la triple personalidad la oí hace muchísimos años, y no puedo estar más de acuerdo. Si encima tenemos en cuenta la importancia que se le da ahora a las RRSS, y especialmente lo que a los adolescentes y jóvenes les importa lo que piensen de ellos, ni te cuento.
    El vídeo no lo había visto, pero es genial. Me lo llevo!

    ResponderEliminar
  12. Pues sabes qué? Ayer cuando os leí en el grupo de whatsapp también pensé en esto, porque lo veía totalmente diferente a todas y sobre todo a lo que expresabas tú: no sé si porque soy de las que se expone mucho en internet pero creo que muchas veces lo que pensamos que el bloguero/tuitero/youtuber de turno quiere mostrar depende más de nosotros que de él.
    Por ejemplo, uno puede pensar que B a la moda pretende mostrar que todo le va bien a pesar de estar enferma, que quiere enseñar una vida ideal porque es su trabajo o por lo que sea y yo en cambio no la percibo tan súper ideal, cuando veo sus fotos no me extraña su actitud, sólo la percibo como una persona optimista, como alguien que busca la visión positiva, sin más, no sé si me explico. Tal vez empatizo con su forma de expresarse y no la veo tan diferente de cómo tal vez me expresaría yo en su situación o alqo así. Frente a como lo puede percibir otro, yo no siento que esté "vendiendo" una vida más ideal de la que tiene. ¿Me explico?
    Con esto quiero decir que creo que cómo vemos las cosas ajenas depende casi más del receptor que del emisor, y en internet/redes sociales/blogs aún más.
    Ahora voy a leer todos los comentarios, que no me ha dado tiempo para no perder la inspiración jejeje.
    Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para variar, yo también estoy de acuerdo contigo :P

      Y lo explicas muy bien, las cosas dependen más del receptor que del emisor. Hay veces que nos gusta sacar punta a algunas cosas, ya sea por volar la imaginación o por el gusto de criticar, y dejamos de ver lo que nos están enseñando.

      Eliminar
    2. Sí sí, muy de acuerdo pero me querías cobrar y hemos tenido que cancelar la quedada debate. ¡Caray cómo sois las que tenéis caché! Jajajajaja

      Eliminar
    3. Mi faceta altruista es una fachada, you know :P

      Eliminar
  13. Mira, yo soy, María del orden, el concierto y las listas, soy híper organizada, pero sin embargo en cuanto a "orden de objetos" soy un desastre, tenías que ver mía armario o el despacho...dan miedito ^^

    ResponderEliminar
  14. Pues yo pienso que es muy cierta esa frase de "las apariencias engañan"...
    Y, muchas veces, sin quererlo, proyectamos una imagen de nosotros mismos que no es real.
    Una persona puede parecer muy seria a primera vista, pero resulta que en realidad es de las que te hacen reír sin parar. O al contrario... los hay que se creen muy graciosos y no tienen ni puñetera gracia (por ejemplo).
    Y en cuanto a las redes sociales, estoy de acuerdo con Anita... creo que a veces depende más del receptor que del emisor.

    ResponderEliminar
  15. Esta semana tuve una conversación parecida con mi mitad porque en mi insti nuevo dicen que soy muy vital, segura y optimista... se partió de risa en mi cara... y yo con él, claro. Porque nada más alejado de la realidad, aunque no sea la primera vez que me dicen que proyecto esa imagen. ;)

    ResponderEliminar
  16. Mira que yo lucho eh, con el horario de trabajo partido y llegando a casa tan tarde, lucho por buscar una manera de que mi casa, al menos visualmente, esté en optimo estado de calma....lo de los platos es la leche, porque yo creo que si los dejas cinco minutos en la encimera....se reproducen por esporas :O ánimo y vamos con ello!!!

    ResponderEliminar
  17. tal vez te veo más que organizada, constante... creo que te lo he dicho alguna vez, pero cuando paso días sin mirar blogs dejo los tuyos para el final... así sé cuántos días han pasado xD

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo contigo, pero añadiría lo de las redes sociales como una 4ª imagen nuestra.
    Yo creo que nadie nos mostramos a nadie como somos, nunca al 100%, al menos yo no lo hago.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…