Ir al contenido principal

Dos series juveniles

Al empezar el año, hemos cogido la costumbre de cenar juntos mi peque y yo viendo un capítulo. Quizá penséis que no es lo mejor del mundo, pero las cenas en mi casa son un caos, y cada uno cena por su cuenta, por horarios y demás, así que el niño solía cenar solo en la cocina, y la mayoría de los días yo le acompañaba, sentada a su lado para darle conversación.

Esta nueva costumbre nos viene bien a los dos, especialmente por intentar compartir un rato que no sea dedicado a los deberes.

Hemos visto la primera temporada de una serie y estamos con otra. Os cuento.

La primera que hemos visto es Las crónicas de Shannara.



En la información de Netflix ponía para mayores de doce años, así que imaginé que íbamos un poco justos con la edad, y me parece una clasificación adecuada, porque hay algo de sangre y también un poco de sexo, sin ser demasiado explícito.

A mi hijo le ha gustado mucho, tanto que este fin de semana aprovechó para volver a empezarla.

Es una serie un poco loca, ambientada en un futuro en el que ha habido una guerra, la guerra de las razas, y la civilización tal y como la conocemos se ha extinguido. Ahora hay elfos, gnomos, trolls, y también humanos. Pero todos los adelantos técnicos y las ciudades actuales ya no están. Y el vestuario y ambientación es entre futurista y medieval, una cosa extraña.


También hay un triángulo amoroso entre estos tres chicos guapos.




La serie que estamos viendo ahora es Una serie de catastróficas desdichas.



Ya habíamos visto la película en su momento, protagonizada por Jim Carrey. Y ahora el actor protagonista, el malo malísimo, es Neil Patrick Harris, un actor que a mí, no me digáis por qué, me cae muy bien.



Es una serie muy divertida, y también un poco loca, desde los títulos de crédito del comienzo hasta los argumentos, y el narrador, que aparece en escena cuando menos te lo esperas.

Los niños Baudelaire se han quedado huérfanos en extrañas circunstancias y tienen que irse a vivir con un pariente lejano, el conde Olaf, al que no conocen y que solamente quiere hacerse con su fortuna.

Muy apropiada para niños un poquito mayores y nada miedosos, como el mío.




Y eso es todo. ¿Me recomendáis alguna serie para estos ratos?

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Ni a mí, pero es que lo que hay que decir es que cenamos toda la familia juntos, contándonos qué tal nos ha ido el día, y yo por la noche no estoy para nadie, a veces no me entero bien del capítulo...

      Besos.

      Eliminar
  2. Una Serie de Catástroficas Desdichas me parece que es brutal. La estética, la historia,los actores... Aunque mis favoritos son Neil, la bebé y el narrador, que dan mucho juego.Es más me gusta más la serie que la película, me parece que están mejor adaptados los libros aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me está gustando, aunque hay que decir que osuna serie rara, llamémosla original.

      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Qué graciosa eres, recomendarte yo una serie a tí! Jajajaja
    No sabía que la otra serie era Una serie de catastróficas desdichas. Tengo todos los libros, porque la peli le gustó mucho a mi hija e intenté engancharla, pero por lo visto no están ordenados los capítulos o algo. Ahora puedo intentarlo con el peque, pero la verdad es que su vida lectora/serial entre semana es muy reducida, y cuando llega el fin de semana intentamos que sea para todos (padre (problema) incluído).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros intentamos que se pueda ver ese capítulo aunque no siempre se puede.

      Besos.

      Eliminar
  4. ¡¡Ayy que estoy como loca por ver una serie de catastróficas desdichas!! Y Neil es encantador, me encanta tu imagen pública,¿ha a visto los niños tan encantadores que tiene con su marido (Scooter en "How I met your mother")? Es viejita pero Pushing Daisies parece del estilo de tu niño ¿ya la han visto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho Neil, y le sigo en IG porque me parece muy majo. No conozco Pushing Daisies. Voy a investigar...

      Besos.

      Eliminar
  5. Vimos la peque y yo la primera gracias a tu recomendación y nos gustó mucho, y justo el finde comenzamos a ver la de catástroficas desdichas que también nos está gustando :) A Úrsula cada vez le gustan menos los dibujos animados y ando también a la búsqueda de series juveniles para ver los ratos libres.

    B*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al mío hace ya tiempo que los dibujos no le gustan, y se decanta por la fantasía. También le ha gustado mucho Sherlock, pero entiendo que cada niño tiene un ritmo y es de una manera.

      Besos.

      Eliminar
  6. A mí me parecen momentos necesarios que habéis sabido encontrar, así que perfecto. De series ni idea :( De hecho quería preguntarte... para los que tampoco andamos muy bien de tiempo ¿merece la pena netflix? ¿me saldría rentable? Bueno, en tu opinión, claro :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros llevamos desde septiembre y me parece que merece mucho la pena. Mis hijos están viendo las series en versión original, el mayor todas y el peque algunas, las que vemos en familia, con lo cual también les está educando el oído, y vemos algún capítulo casi todos los días, además de pelis el fin de semana. Depende de aquello a lo que estéis acostumbrados. Desde luego nosotros hace mucho que no ponemos la tele, las cadenas de televisión, y no sé nada de laprogramación actual.

      Besos.

      Eliminar
    2. Mil gracias, Ro. Nosotros tampoco vemos nada de la tele pero nos gusta compartir momentos de pelis y series. Sólo tenemos un hijo pe´ro aún es un bebé... valoraremos ¡besicos!

      Eliminar
  7. Tienes que ver Skam (si necesitas subtítulos o no la encuentras avisa) y tb Eyewitness

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tengo apuntadas las dos gracias a tus recomendaciones.

      Besos.

      Eliminar
  8. Buenos momentos compartidos entre los dos... y con nosotros cuando nos lo cuentas! :D

    ResponderEliminar
  9. Si compartes momentos con tu familia, me parece genial. La primera no la veré ni borracha, pero la segunda me lo pienso, NPH me encanta, pero yo sí soy un poco miedosa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…