Ir al contenido principal

La fórmula preferida del profesor

Este verano estoy leyendo bastante, así que llevo también bastante retraso a la hora de hablaros de libros, pero eso me vendrá bien ahora cuando empiece las clases, porque los primeros meses, con preparar clases y centrarme, creo que no me va a dar tiempo a leer mucho.

Como me ocurre muchas veces, no sé exactamente cómo he llegado a este libro. Seguramente, como me ocurre a veces, he visto alguna recomendación en IG, o similar, he hecho una captura de pantalla y luego, tiempo después, me he acordado del libro.



Título: La fórmula preferida del profesor.
Autora: Yoko Ogawa.
Editorial: Funambulista.

Los protagonistas de esta historia son: un profesor de matemáticas que tiene una extraña lesión por la que solo tienen memoria para ochenta minutos, la mujer que limpia en su casa y el hijo de ésta. A través de estos protagonistas se nos plantea una historia sencilla, de rutinas diarias, de conocerse, de encariñarse con alguien, pero a la vez también temas fundamentales como la búsqueda de la propia identidad, el sentido del mundo...

La narración de la autora se ciñe bastante a lo que conozco o he leído de literatura asiática: una narradora que se aleja de los hechos, que no habla de sentimientos, que parece un tanto fría. Es un libro delicado y tierno, en el que enseguida te encariñas con los personajes a pesar de la distancia y a veces crudeza que la autora impone. En especial tengo que destacar la figura del profesor, que se relaciona con el mundo a partir de los teoremas matemáticos que conoce y estudia día tras día, ya que su mente solo puede estructurar la vida a través de las matemáticas.

Una historia, como os he dicho, muy tierna y de las que deja poso: la he leído hace aproximadamente un mes y aún tengo en la mente a los personajes.

Comentarios

  1. Me gusta este tipo de historias y más aun si dejan "poso" a la lista que va!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro que a mí me ha gustado mucho.

      Besos.

      Eliminar
    2. Me lo apunto, a mi también me gusta el poso

      Eliminar
  2. Lo he tenido en la mano en un par de ocasiones,pero ahora, ¡voy y me lo compro!
    Merci!
    Besosss!
    ;)

    ResponderEliminar
  3. No me llama mucho la atención y ya tengo otros muchos apuntados (últimamente, al contrario que tú, no estoy leyendo mucho :S).
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anda que no hay libros... Si este no te llama, ni lo pienses.

      Besos.

      Eliminar
  4. No sabía de este libro, pero sí de la autora, tengo una obra suya en casa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. alguien me habló mucho de este libro y ahora no recuerdo quién! ><

    ResponderEliminar
  6. Pues yo también voy a hacer una captura de pantalla ahora, porque tiene muy buena pinta.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…