Ir al contenido principal

De cómo convertir una pequeña reforma en la obra de El Escorial

Todo empezó de la manera más tonta.

- Necesitamos una tele nueva.

Esta ha sido la cantinela de mis hijos durante todo el verano, porque es cuando más juegan a la play o ven alguna cosa en la tele, y la verdad es que la pobre ya no da más de sí.



Decidimos que queríamos comprar una más grande para ponerla en la pared, pero justo detrás del televisor ahora mismo tenemos un mueble colgado en la pared para guardar películas y cedés, un mueble con puertas de cristal que nos gusta, nos resulta muy útil y que no pensamos retirar. Así que decidimos cambiarlo de sitio. Y eso ya implicaba pintar la pared donde estaba el mueble.

Como ya os conté, fui a por la pintura y pensé ya en pintar todo el salón, que falta le hacía. Teníamos el salón en dos tonos de amarillo, de los "colores del mundo" de Bruguer. Era de la gama Sahara.



Un par de días después me arrepentí y decidí que ya que pintaba, mejor le cambiaba el color. Y me decidí por la misma pintura, pero cambié el destino a Japón.

Esta foto y la anterior las he tomado de la página de bruguer.

Ha sido un cambio bastante radical. Nos encanta, pero todavía estamos acostumbrando la retina...

En fin, que ya que cambiábamos el mueble, redistribuí un poco el salón, cambié una alfombra para un lado y la otra para otro.

Y, aprovechando, pinté la entrada y el pasillo, porque los teníamos pintados igual que el salón.

Y de paso, decidimos que ya era el momento de cambiar los interruptores de la luz, que nunca nos han convencido, son de bastante mala calidad y tenemos un par de ellos rotos desde hace tiempo.

Por último, y ahora ya lo más necesario, es cambiar los sofás, más que nada porque están rotos, pero rotos de que ya no dan más de sí.

Total, que aún no hemos comprado la tele, pero tenemos el sitio ya preparado para ella, y estamos mirando sofás.

Además, y ya que estaba poco liada, me he decidido por limpiar, pero de verdad, método konmari en la mano, la librería del salón. Es muy grande, ocupa la pared más grande de toda la casa y voy muy poco a poco, porque tengo libros y papeles para aburrir. Pero espero terminarlo antes de empezar a trabajar el día 1.

Comentarios

  1. Eso es lo que vulgarmente se dice: "Pos ya que..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Pero estamos en nivel profesional de "pos ya que..."

      Besos.

      Eliminar
  2. Me he cansado sólo de leerte...Ánimo con tu limpieza "libril".

    ResponderEliminar
  3. Para motivarse hay que pensar en el resultado final jijiji. Ánimo y ya verás que en nada estás disfrutando de una buena peli en el salón "nuevo". Y seguro que la tele nuevo es la mejor motivación del mundo jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja Yo empecé la no reforma porque la cocina necesitaba una revisión. Curiosamente, es lo único de la casa que todavía no he tocado 😱😱😱😱
    Lo de ordenar, ¡A mí me gusta! Me ordena la mente y me tranquiliza :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta verlo ordenado, pero ordenar no. Nada.

      Besos.

      Eliminar
  5. Y por eso nosotras no cambiamos la tele!! Jajajajajaja. Es broma, estamos ahorrando para una nueva.
    Me encantan los tonos de la imagen de Japón. Va a quedar precioso, ya verás.
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  6. Sabes q es lo peor? Q dp de leerte y tras 9 años de salón en color naranja butano le dije a mi marido q ya era hora d cambiarlo (él quiso hace tres años lo repintamos pero mi hijo estaba a punto de nacer y ya no podia elegir màs, con repintar encima me bastaba)... Total q estoy esperando a q me pongan un aire nuevo q va en un lado distinto del q ya tengo y pintar... Eso si, no sabemos q color elegir.... El escorial ha llegado aquí tb...jejej.
    Pd. Enseñanos untrozo de tu pareeed.
    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando se cambia algún elemento es absolutamente imprescindible lo de la pintura. Y ahora aprovechando unas cosas y otras...

      Besos.

      Eliminar
  7. el peligro del "ya que estamos" xDDD

    ResponderEliminar
  8. Yo debería hacer reforma, pero sigo con la idea de cambiar de piso, así que así estamos, que ni reformamos, ni nos mudamos, ...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…