Ir al contenido principal

Mi experiencia con el Whole30 (3)

No, esto no se va a convertir en una sección fija, pero tenía que contar por aquí cómo me ha ido este mes con el Whole30.



Por si alguien no sabe de lo que hablo, mirad estas dos entradas.

Mi experiencia con el Whole30.

Whole30 (2)

Como tengo que ser sincera, os diré que, casi recién empezado el mes, me lo salté con todo el equipo. Eran las fiestas de mi pueblo, todo lo que había preparado mi padre no podía comerlo, ya había ido el fin de semana anterior armada de tupers, este no me dio tiempo y tenía hambre, así que comí de todo, de todo lo que no tenía que comer.



Y luego he seguido como si nada hubiera pasado.

Por lo tanto, en realidad llevo tan solo veinte días seguidos esta vez, porque en todo lo que he leído sobre esta forma de comer insisten en que si te lo saltas, tienes que volver a empezar.



Aún así, en estos veinte días, después de haberlo hecho ya un mes antes, he seguido notando ciertas cosas:

- que las comidas me sientan muy bien. (por si no lo sabéis, tengo ciertos problemas de estómago)

- que estoy mejor cuando ceno, aunque no tenga hambre, que si me salto alguna comida.

- que si abuso de los frutos secos, aunque me sientan estupendamente, me siento más pesada y más llena todo el día (vamos, lo lógico, pero a veces no sé qué comer a media mañana y como frutos secos, y aunque sean poco, luego no tengo hambre a la hora de comer)

- que me resulta muy fácil hacer esta "dieta" siempre que el fin de semana organice un poco las comidas y me dedique a preparar verduras asadas, pisto, champiñones y ese tipo de comidas de acompañamiento.

- que resulta mucho más difícil si sales a comer fuera, pero mucho, mucho.

Después de estos días, puedo deciros que he seguido bajando peso, aunque no tanto como el mes pasado, pero eso ya lo esperaba.



En este mes (o veinte días, depende de cómo lo mires) he bajado 2 kilos, que es poco, pero he seguido bajando, así que solo me quedan  3 o como mucho 4 para mi objetivo final.

A partir de ahora...

Pues os diré que mañana es mi cumpleaños, y que una solo cumple 43 una vez en la vida, así que me voy a olvidar de todo y voy a salir a comer o cenar por ahí.



Y luego quiero que haya algunas cosas permanentes en mi vida:

- la leche no va a volver a mis desayunos, y tampoco el pan, al menos de momento, que quiero seguir bajando peso. Lo del pan es lo que más siento, la verdad.

- tampoco tengo ninguna necesidad de azúcar ni alimentos azucarados. El cuerpo no me lo pide y no se lo voy a dar.

- quiero probar a tomar algo de queso de vez en cuando, e ir viendo cómo me sienta y si afecta a mi peso o no.

- las legumbres, de momento, y además con el buen tiempo, como pocos garbanzos o lentejas, así que no los echo de menos. Pero tampoco es algo que quiera eliminar de mi dieta. Lo iré viendo poco a poco.



Por lo que el mes de junio quiero seguir más o menos como hasta ahora, porque me siento bien, no me siento a dieta, salvo cuando veo pan, que no puedo evitarlo, porque me pierde. Me gusta cómo me sienta y lo fácil que me resulta comer de esta forma. Nada de estar débil o de mala leche, nada de morirme de hambre antes de comer, nada de privarme de cosas que me gustan (excepto el pan, repito, que lo echo mucho de menos).


Comentarios

  1. BUeno me ha encantado esta entrada!!! voy a ver las otras dos. Justo hoy comento un poco de un libro que mañana hablare con más calma y por lo que veo, se basan en cosas parecidas. Animo preciosa, que poquito a poco lo vas a conseguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te leí anoche desde el móvil sin tiempo de comentar. Tiene muy buena pinta ese libro. Ya me dirás si lo tienes y si lo lees, porque ya he comprado algunos de ese tipo que son mucha palabrería pero nada prácticos, que no me han producido un cambio en mi forma de pensar, que es lo que quiero.

      besos.

      Eliminar
  2. ¡Dos kilos menos, qué bien! Yo la verdad es que no podría comer lo que tú. Pero si es verdad que, cuando organizo los menús, comemos todos mucho mejor. Pero últimamente estoy de un perezoso que no veas, tengo que forzarme, que se nos echa el verano encima, y ahí si que pierdo el control: días que vas a la piscina, comes allí, ahora vas a llevar al niño de campamentos, que si vas a la playa... Descontrol total, vaya. Y lo bien que sienta la cervecita claro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Ya son seis. Y voy a seguir en ello. El tema es que sé que me voy a pasar tiempo, bastante, para bajarlos, pero que esta vez quiero mantenerlos con pequeñas cosas que he ido cambiando y que quiero seguir en el tiempo. A ver cómo se me da...

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo quiero hacerla, pero como el mes que viene me voy una semana de vacaciones, cuando vuelva me pongo, se me va a hacer muy duro lo del pan como a ti, ya lo he eliminado de las comidas y cenas, pero desayunar sin pan o sin algo dulce (entiendase: galletas, bizcochos, ...) no sé si seré capaz, es lo mas difícil de llevar que veo, pero lo intentaré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate, aunque el verano y sobre todo el pan, se te va a hacer cuesta arriba.

      Pensé que no me acostumbraría a desayunar salado y me gusta mucho más.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo estoy con una dieta parecida, baja en carbohidratos, vamos, que llevo casi 2 meses sin arroz, pasta, patatas o pan. Te entiendo perfectamente con lo de comer fuera, es una misión imposible. Yo sobreviví 3 barbacoas casi consecutivas sin saltarmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Patatas sí como, pero ni pasta, arroz o pan, o legumbres. Y comer fuera es casi imposible, porque hasta una simple ensalada siempre lleva queso, picatostes o similares...

      Eso sí, las barbacoas son relativamente fáciles. TE aguantas el pan, pero lo demás lo puedes comer bien. Es peor una merienda de cumpleaños o algo así, con tortilla, snack de distinto tipo...

      Besos

      Eliminar
  5. Yo tambien estoy controlando los hidratos de carbono. Solo pan para desayunar (pero pan del bueno, ecologico y de masa madre) y nada de pasta, arroz, patatas y legumbres. Y oye, se va notando. Y lo mejor de todo es que no me canso, que me da la sensación de que podría estar asi mucho tiempo y que no paso nada nada de hambre. Creo que cuando llegue a un peso razonable meteré algun dia legumbre, pero como tu dices iremos viendo como me sienta y si influye en mi peso.
    Ánimo, lo estas haciendo genial

    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…