Ir al contenido principal

Tiempo

Me he dado cuenta de que últimamente una de las cosas que más repito es que no tengo tiempo para todo.



Siempre me pasa a final de curso, es cierto, pero este año lo noto más acusado que nunca, mo es que se me olvida de un año para otro, que también puede ser. Pero, sea como sea, he estado pensando en ello.



Debo decir que esto de la HealthyLife me está quitando tiempo. Y el tiempo que me quita es el de dormir.

Me explico. Las horas de mis días están medidas casi milimétricamente  para que llegue hasta el fin de semana: extraescolares de los niños, correcciones, preparación de clases, deberes y estudio de los dos, la compra y las cenas y comidas y la gestión de la ropa.

Normalmente tengo tiempo de tomar un café con amigas los viernes por la tarde, porque es viernes. Y ya.



Pero si intento coger una hora al menos cuatro días a la semana para caminar, y un rato casi todos los días para poner mi esterilla y hacer un poco de yoga, las cuentas empiezan a no salirme. Y me lo estoy quitando de leer y de dormir. Bueno, y de ver una peli o una serie. Porque las horas no dan para más.

Así que voy con la lengua fuera, tengo ejercicios y notas por poner a los chavales desde hace dos semanas, sin corregir, tengo un montón de ropa para planchar que amenaza con caerse y sepultar a alguien debajo, tengo necesidad de hacer cambio en los armarios, porque ahora conviven sandalias y camisetas con jerseys de cuello vuelto y botas.



Pero llego al fin de semana con necesidad de descansar, con pocas ganas de hacer nada.



En fin, que cada día me demuestro a mí misma que no me organizo nada bien. Por ejemplo, este fin de semana no he ido a la compra, ayer bajé al súper a por cuatro cosas y hoy no sabía qué mandar de merienda al peque, ni qué hacer de comer, porque las opciones eran muy pocas.

Vamos, que soy un desastre, y esta tarde tampoco podré ir a la compra, porque toca música, así que será ya el fin de semana... si se puede...

Comentarios

  1. Shhhhhh! tranquilidad y sosiego. No te estreses, sólo es un mes. Tu concéntrate en ti y relax. Y si tienen que llevar un plátano al cole todos los días durante una semana, pues hija, es lo que toca! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mes, sí, pero qué mes me espera, y es que mi paciencia, que es mucha, está llegando a su límite.

      besos.

      Eliminar
  2. Joooeeerrr, que esto podìa haberlo escrito yo, jajajaja salvo que yo no corrijo exámenes y que ni me plantea sacar tiempo para la healthylife. Por cierto, una ayuda es la compra on line y que me la traigan a casa.

    Animo y besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos a tope, y no puede ser. Hoy bajé al parque con el peque y nada más verme todo el mundo me dijo: tranquila, alegra la cara que mañana es viernes. Cómo estará mi cuerpo para que se me note tanto.

      Besos.

      Eliminar
  3. No sabes cómo te entiendo... ánimo, tus vacaciones están a la vuelta de la esquina (las mías hasta septiembre, nada... ay).
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, pues estoy en la reserva, si no me voy de vacaciones pronto, mato a alguien.

      Besos.

      Eliminar
  4. Lo podía haber escrito yo. Me encuentro en la misma situación salvo que tengo la plancha subcontratada.
    Pero en junio me voy de vacaciones, decidido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo subcontratada la limpieza, pero la plancha no y al final voy a tener que hacerlo porque la ropa me lleva muchísimo tiempo.

      Besos.

      Eliminar
  5. Dicen que mal de muchos consuelo de tontos, pero bueno, yo lo aplico muchas veces ;), además, te aseguro que tu caso es muy común, cumples con los tres requisitos para que pase: ser mujer, ser madre y ser trabajadora, condiciones que las tres juntas se llevan muy mal con la gestión del tiempo. Pero no desanimes haz hasta donde puedas, sin agobios y con la vista en tus merecidas vacaciones, que ya te queda poco.
    Ánimo y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo llevo muy mal y mi chico no sé si es que es un vaguete o también influye que está a turnos y muy cambiantes, con lo cual para cualquier cosa tengo que contar conmigo misma y con él sólo cuando pueda.

      bEsos.

      Eliminar
  6. Así ando yo también y eso que la limpieza y la plancha las tengo subcontratadas, ja ja ja; me ha encantado la expresión, con permiso de Alele la incorporo a mi repertorio. No me da la vida y los domingos me los paso en un circuito que va de la cocina al tendedero y vuelta para tener comida para por lo menos llegar al jueves o viernes. Salgo del trabajo y corriendo a casa previo paso por frutería, supermercado o lo que toque. En casa a correr para hacer las cosas antes de que lleguen los niños, porque cuando llegan, casi que tengo que empezar con la rutina de baño-cena-dormir. Se eternizan para hacer cualquier cosa y si no empiezo con ellos temprano nos dan la mil. Después, una vez conseguido que se duerman, toca nuestras duchas, cenas, recoger cocina, preparar cosas del día siguiente y así. Cuando llego a la cama, son las mil y ni tiempo de leer o ver nada en la tele porque estoy derrotada y a las 6.20 suena el despertador. Hay veces que me pregunto qué sentido tiene esta vorágine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo la limpieza, pero sigue sin darme la vida, y lo peor es que los fines de semana los usas para adelantar trabajo y no para descansar, y el sábado y el domingo los dedico a planchar, ropas, y demás cosas de la casa, comidas...

      Besos.

      Eliminar
  7. Creo que todas necesitaríamos que los días tuviesen 30 horas en vez de 24...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero mi cuerpo no aguantaría esas horas de más, salvo si son de dormir, claro.

      bEsos.

      Eliminar
  8. Odio esa sensación -.-

    Cuidado con los hombres grises, profe. :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, alguien me está robando el tiempo, de verdad que no sé qué me pasa.

      Besos.

      Eliminar
    2. Me vino a la mente lo mismito, Bettie... ¡Ánimo Ro!

      Eliminar
  9. Tenemos un problema importante con el tiempo.
    No podemos gestionarlo mejor.
    Los días sólo tienen 24 horas y es poco,muy poco,para todo lo que tenemos que hacer...
    Besos,Ro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí todos los días me resulta insuficiente, no se me hace largo nada, ni la mañana, que pasa en un suspiro, y eso es preocupante, porque veo a otros contar las horas que les quedan de trabajo y yo llego al final de la mañana y me parece que no he hecho todo lo que pensaba...

      bEsos.

      Eliminar
  10. Un pelín agobiada, ¿Eh? Venga, te consuelo: domingo cumple de niña, y niño con fiebre; lunes llevo niño pediatra, ya está mejor, pero solo va al cole a hacer un examen; martes tienen excursión, mejor no va, me acuerdo de mi decisión las 16 horas del día que está despierto; miércoles madrugón y viaje a Madrid para revisión médica (eso en casa incluye visita a Primark e Ikea mínimo), llegamos taaaaaaarde; jueves cole por fin normal, pero tengo que prepararle la maleta porque mañana se van de viaje; bueno, mañana, dentro de tres horas y pico nos levantamos porque el viaje es largo y salen temprano; el sábado tenemos comunión, la niña y yo no sabemos qué nos vamos a poner, y mañana voy a pasar el día ayudando a la madre/amiga a preparar las correspondientes tonterías (que ya llevo haciendo en mi casa durante toda la semana). ¡Ah!, y sin cobrar nada todavía, pero estoy empezando a llevar papeles de unas empresas. Y aunque no entiendo muy bien cómo, he sido capaz de que desayunáramos, comiéramos y cenáramos toda la semana. Si me remonto hasta el viernes pasado, incluso preparé merienda para diez adolescentes en casa...
    Me estoy estresando nada más que de pensarlo. Como les digo a mis hijos: las cosas se hacen haciéndolas, no dándoles vueltas. Paz, amiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…