Ir al contenido principal

100HealthyDays (8)

Parece mentira, pero ya hemos pasado de la mitad. Más de 50 días de vida sanota. Y sigo adelante. No me lo creo ni yo.

Alimentación.

He seguido más o menos como siempre, y comiéndome al día un bombón de higo de los que me mandó mi Ursu. Aún me quedan tres, pero no creo que pasen del finde.

rabitos
rabitos
están buenísimos


Mis tostadas y mis tortitas para el desayuno.


tostadas pb

Mis ensaladas y mis carnes a la plancha.

ensalada queso manzana nueces


Además el jueves tuve antojo de guisantes.

guisantes con jamón

Y nada de particular que destacar.

Ejercicio.

Os tengo que comentar alguna cosilla, para que no seáis tan indulgentes conmigo y sepáis con quién os las estáis viendo.

El domingo cuando me disponía a salir a andar, empezaba a llover. Llovió por la mañana a ratos, pero no me apetecía nada ir y que me cayera un chaparrón, así que me metí en el gimnasio.

Sí, tengo el gimnasio a mi disposición todo el año, a la hora que quiera, domingos incluidos, pagado, porque pertenezco a una especie de club que dispone de gimnasio, que es donde mis hijos juegan al tenis, o vamos a la piscina en verano, pero hará unos dos o tres años que no piso dicho gimnasio.

Pues bien, todo el mundo me había recomendado ejercitar en la elíptica, porque va muy bien para todo, que si es un ejercicio muy completo, que si el culete...

Me mareé. Me mareé en el minuto ocho. Aquello es una máquina infernal que te vuelve tarumba. No es para mí ni mi vértigo, creo yo.

Al final opté por la bici estática, y ahí, bien sentadita, se me pasó el mareo.

El resto de la semana he salido a la calle, porque no ha llovido.

Martes: 7 km a tope y con sensación de poder hacer más pero tener que volver a casa por cuestiones maternofiliales.

Jueves: 8 Km y medio y también superbién.

Sábado: ahora me voy al gimnasio que está medio lloviendo, y voy a darle caña a lo que se me ponga por delante. Soy una cateta en el gimnasio, que lo sepáis, pero me da bastante igual.



Comentarios

  1. Los bombones de higo son de mi pueblo, almoharin en extremadura!jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabía. Y no los conocía hasta que me los envió Ursu, y están buenísimos. Son una exquisitez.

      Besos.

      Eliminar
    2. A mi no me gustan pero son mundialmente famosos y vayas donde vayas los verás a la venta, yo los he visto en holanda, alemania, etc. es increíble, me alegro que te gusten, jeje. Mi suegra y cuñada trabajan en la fábrica q los hace. Disfruta d ellos. Muak

      Eliminar
    3. Síiiiiiii son de Almoharín que es un pueblo que está al lado del mío ;)

      Eliminar
  2. A mí me dijo el otorrino por mis vértigos que mucho cuidado con los gimnasios y determinados deportes. Me dijo que andar, bici o natación, lo demás puede hacer que se agraven.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña. Yo este año lo he pasado bastante bien, pero el otro día me daba vueltas el mundo.

      Besos.

      Eliminar
  3. Jajaja... Me encanta cómo lo cuentas, Ro... lo de máquina infernal no se me había ocurrido, pero la verdad es que tampoco me he montado nunca en una de esas.
    Pues ya tenemos más puntos en común: si te sirve de consuelo, yo también soy una cateta en el gimnasio y también padezco de vértigo. Pero soy feliz desde que descubrí el Bodybalance y voy dos días por semana desde hace un año. Ahora voy a estiramientos también y me siento muy bien; mi cuerpo me lo agradece. Nunca he sido nada deportista y al menos ahora hago algo para "engrasarme" un poco. Lo próximo es salir a caminar también un par de días a la semana, aprovechando que los días son más largos y todavía hay luz cuando salgo de trabajar.

    Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fui a bodybalance una temporada, pero los horarios me venían fatal. Ahora no me planteo clases de nada, aunque es lo que más me gusta, porque estoy muy floja de forma y porque mis horarios no me dejan muchos huecos.

      Besos.

      Eliminar
  4. Por partes:
    HALAAAAAAAAAAAA, lo de ayer fue un pasón! Me encanta que respondas a los comentarios, y cuando he ido a ver, he alucinado!!!
    Tus 100 días saludables, para ser sincera, cada vez los llevo peor. Mi (nuestra) alimentación, horrorosa, y lo de salir a andar, se quedó en intento. Y claro, cada vez que te leo pienso en la cantidad de culitos respingones y prietos (jejeje) que hay por ahí, y luego en el mío, que cada vez anda más bajito y enorme :((
    Que he tenido dos semanas complicadas, y esto se tiene que acabar. ¡HAY QUE MOVERSE! (intento de automotivación).
    Enhorabuenísima por lo que te toca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo dejé atrás la alimentación horrorosa. Hoy he hecho filetes empanados y patatas fritas para mis peques, que les encantan y solo comemos juntos en casa los fines de semana, y yo me he comido una ensalada completa con bonito y de tó.

      Y tan pichi, oye. Así que anímate. Lo de hacer ejercicio es lo que peor llevo porque soy muy sedentaria, y me cuesta salir de casa.

      Besos.

      Eliminar
  5. Que pintaza los bombones de higos? Los hay en supermercados normales? Nunca los he visto. Que disfrutes el finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busca en tiendas especializadas, suelen ser considerados una delicatessen. No desistas en tu búsqueda, son absolutamente pecaminosos

      Eliminar
    2. Están buenísimos.

      Besos, Rocío.

      Eliminar
  6. MI culito respingón y prieto ..... Lo entiendo perfectamente, es INOLVIDABLE

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  7. Y los bombones de higos, mmmmmmmmmmmmmmmm qué ricooooosssssssssss

    jajajajajajajajjajajajajajajjajajajajjajajajajajajajajajajjajajajajajj

    ResponderEliminar
  8. Pues cuando yo iba al gimnasio, la máquina infernal era la bici (no sé en otros sitios, pero en ese gimnasio no podían ser más incómodas), y la elíptica mi máquina preferida. Acabé por no hacer otra cosa (yo me mareaba en la cinta de correr!!!!!) xDDD

    ¡Besotes! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, supongo que tendré que volver a probar. Seguramente mañana. Hoy al final me fui a andar porque no hacía malo.

      Besos.

      Eliminar
  9. Pero qué rebién vas, Ro, te veo con la dinámica ya cogida y lo del gimnasio ya me ha dejado muerta... ¡pero si hace dos meses era un logro salir a andar y ahora hasta te metes al gimnasio, jajajaj! Me encanta. Y la elíptica te aseguro que en cuanto subas otra vez no tiene ningún misterio, puedes ir con la fuerza y velocidad que quieras!
    Por cierto, cómo vas de peso? Sé que tienes el objetivo de perder en estos 100 días y aunque no hay que obsesionarse con la báscula, seguro que si has bajado te motivas más!
    Enhorabuena y a seguir así. Mua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He bajado algo, pero no tanto como quisiera, la verdad. Creo que he bajado más de volumen que de peso, y supongo que eso es lo interesante, pero soy una impaciente y quiero perder todos los kilazos que me sobran ya. Y a veces eso es lo que me desanima, porque voy muy despacio. Sin embargo, peso menos que hace 55 días, por tanto no he perdido el tiempo. Y estoy más buenorra, eso seguro.

      Besos.

      Eliminar
  10. Esos bombones son sólo un caprichito para recompensar estos 50 y tantos días a tope!!! :D

    ResponderEliminar
  11. ro!! arriba ese gimnasio,y que fuerza de voluntad!!

    ay, yo quiero higuitos!!

    ResponderEliminar
  12. La elíptica es una máquina infernal, no hay quién la maneje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…