Ir al contenido principal

Berlín XIII. El viaje de vuelta

Hasta aquí llega la aventura. Hoy termino (al fin) de dar la lata con las aventuras berlinesas de mis alumnos.

Muchas cosas, muchas anécdotas se quedan en el tintero. Pero así debe ser, porque esto se estaba convirtiendo en la historia interminable...

El autobús llegaba a las cinco de la mañana, y todos estábamos preparados.

A un chico llamado G. su tutora lo llevaba del brazo como un niño bueno, y J. iba detrás cargando con una extraña bolsa de papel en la mano, además de un sombrero de paja en la cabeza... Sí, una extraña visión...

El jefe supremo de toda la banda se acercó a mí.

- ¿Le pasa algo a G?

- Ha habido que despertarle a cañonazos, y está medio grogui.

No creo que le engañara ni por un minuto. Miento fatal.

G. tenía cara de muerto, ni más ni menos. Afortunadamente, habíamos sacado de la maleta de G. un jersey con capucha, capucha que no se quitó en todo el día.



Montamos en el autobús al aeropuerto y en pocos segundos se podían los ronquidos de varios chavales. Ni un solo sonido más.

Le había metido a G. una bolsa de plástico en el bolsillo, y esperaba que me llamaran de la parte de atrás del autobús en cualquier momento. Pero eso no sucedió.

Desayunamos en el aeropuerto y J., que se encargaba de cuidar al chaval, se acercó a mí para ver qué hacíamos con la ropa de G.

- G., ¿qué hacemos con tu ropa? ¿la tiramos?

- No, metedla en la maleta.

- Cuando llegues a casa, tu madre te la va a oler antes de abrir la maleta.

- Buenooo, sí, seguro.

- Ya te digo. Conozco bien a tu madre. Y cuando te vea lo que tienes en el culo...

- A ver si te crees que mi madre me va a ver el culo...

Le lancé una mirada escéptica pero no dije nada. Metí la bolsa con la ropa manchada en la maleta. Facturamos y montamos en el avión.

Creo que fui la única que no durmió en todo el viaje. Ni en el avión, ni en el autobús desde Madrid. Nada. Demasiadas cosas en pocos días y muchos, muchos nervios,  y demasiado cansancio que me impedía cerrar los ojos.



Creo que me imaginaba llegar al pueblo y encontrarnos a los padres esperando. Los padres de M., con su labio cosido, los padres de la niña del pie y los vómitos, los padres del chaval de la borrachera del segundo día, los de G., todos...

Pero no fue así, tan solo una madre se acercó a los profes a preguntar qué tal había ido todo. Los demás se llevaron a sus hijos sin más.



Llegamos a casa catorce horas después, a las siete de la tarde. Vi a los míos y me fui a dormir. Me costó trabajo pero por fin pude descansar, aunque no lo suficiente. Al día siguiente, viernes, despedíamos el curso y teníamos que ir a trabajar.

Al llegar al insti, el profe organizador me estaba esperando.

- Creo que tenemos que llamar a los padres de los dos chicos que se emborracharon en el viaje. Porque me han dicho que es un rumor en el pueblo, que hay fotos de ellos en el tuenti...Y es mejor que se enteren por nosotros si finalmente se van a enterar.

- Vale, me parece bien.

Los dos chicos eran de mi tutoría. Les llamamos y hablamos con ellos. Primero los padres del chaval del wáter. Vinieron los dos, y se sentían avergonzados, el padre incluso soltó una lagrimilla. Le quitamos importancia al asunto.

Después vino la madre de G., una mujer encantadora, gracias a la cual G. es lo que es y saca las notas que saca.



Según entró por la puerta se echó a reír.

- Tengo la maleta en el garaje, porque no se aguantaba el olor. La he abierto pero aún no la he deshecho.

-  ¿Y la cara?

Nos reímos las dos.

- No hay forma de quitárselo. Y lo peor es lo que tiene en el culo.

- Yaaaa...

- ¿Se lo has visto?

- Sí.

- Le has vestido tú...

- Sí.

- Ya me parecía a mí que tenía la maleta demasiado bien colocada...

Muchas, muchas risas...


Comentarios

  1. Bueno, menos mal que se lo tomó bien. Yo creo que la que más y el que menos ha estado en un viaje así y saben las cosas que ocurren... por suerte no fue nada excesivamente grave (aunque cuando ocurre parece mucho más, jeje). Me ha encantado leer estas crónicas de un viaje tan intenso y memorable ;)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en padres de adolescentes hay diferenes tipos: los que habrían puesto el grito en el cielo por no haber cuidado bien a sus retoños y haber dejado que se emborrachasen, y los que saben que es una etapa de la vida, que preferirían que sus hijos no bebieran, que no se emborracharan, y que van a darles la charla por haberlo hecho,pero no culpan a nadie de ello.

      Ha sido para mí un viaje muy difícil, especialmente por la enorme libertad que hemos dejado a los chicos, que a mí me resulta muy difícil de asumir como profesora responsable, pero que creo que es un aprendizaje que es bueno para ellos.

      Besos.

      Eliminar
  2. Me alegro...me alegro,de verdad..que la odisea berlinesa haya acabado entre risas!

    Besos,Ro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, afortunadamente ha sido así, entre risas. Pero soy perfectamente consciente de que el final podía haber sido otro menos agradable...

      Besos.

      Eliminar
  3. Menos mal que te tocaron padres comprensivos. Me conozco yo alguna historia de fin de curso que no acabó tan bien. Claro, que los chavales no se emborracharon, no se torcieron un pie, no se cayeron. Fue peor. Ains...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, hay muchas historias de viajes de fin de curso que no terminan bien. Es terrible cuando sucede un accidente, cuando se desparrama más de la cuenta... En fin. No quiero ni pensarlo...

      Besos.

      Eliminar
  4. Vaya historia, no le falta de nada jaja. Espero que ahora tengas tiempo de descansar todo lo que no te dejaron en el viaje.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tenido tiempo de descansar y ahora me voy a poner al día con pelis atrasadas. Así que ya sabes...

      Besos.

      Eliminar
  5. Me ha encantado leer todo el relato del viaje!
    (He llegado hasta aquí desde otro blog, he leído primero este post, y he ido yendo hacia atrás... y luego hacia delante...)
    Me parece que es de lectura obligada/obligatoria para profes y alumnos antes de realizar viajes fin de curso.
    Espero que hayas descansado, lo bueno es que ya te tocan vacaciones, seguro que las disfrutas a tope!
    Por aquí me quedo, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Milena. Me alegro de que te haya gustado lo que has leído. Yo también he dado una vuelta por tu blog, un lugar de una sensibilidad enorme...

      Besos.

      Eliminar
    2. Gracias a ti, me lo pasé estupendo leyendo tu relato del viaje!

      Eliminar
  6. Jajajajaja ains! me río imaginándome la cara de la madre de G y la tuya xDD
    Menudo viajecito. ¿Todavía arrastras el cansancio o ya por fin lograste descansar del todo? Espero que sí, que ya hace muchos días xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó al menos una semana ponerme en marcha, y todavía me duelen las rodillas, que nunca me habían dolido. Pero ya estoy en marcha de nuevo.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

En el 2018

Me gustaría que el próximo año cambiaran algunas cosas por aquí. No van a ser demasiadas, porque este blog es parte de cómo soy y no puedo cambiar eso. Pero igual que yo he ido cambiando, el blog debería hacerlo. Llevo tiempo queriendo cambiar el diseño y ha llegado el momento de hacerlo. Todavía está en pruebas, pero ya me diréis, porque yo me encuentro perdida, como cuando cambias la decoración y no reconoces tu casa.

Pero además, me gustaría llenar el año que empieza de muchas cosas.
Libros.




Está claro que la lectura es uno de los temas centrales del blog. Me encanta leer, compartir por aquí mis impresiones y aconsejar libros a los que pasáis por aquí. Pero es que además me encanta tener a mano una lista de los libros que leo, de los que quiero leer, de los que leí el año pasado o el anterior, y el blog me sirve mucho para ser más organizada en ese sentido.
Películas y series.
Está claro que en segundo lugar, por detrás de los libros, soy una apasionada de la ficción, tanto en televi…