Ir al contenido principal

Berlín IX. Llueve

Al bajar al desayuno, los chavales me avisan de que llueve. Llueve muchísimo.

Tengo que subir a cambiarme porque ni siquiera había mirado por la ventana al vestirme.




Nuestra primera visita del día es el Museo nuevo.

Al salir del metro, tenemos que andar aún bastante para llegar, pero la niña del esguince me llama.

- Tengo ganas de vomitar.

Como mi cuerpo no estaba para muchas bromas, le dije:

- Pues vomita.

- ¿Dónde?

- Aquí mismo.

Creía que no iba a hacerlo, pero vomitó. Fuimos detrás de los demás, ella coja y yo intentando pensar qué hacer con ella el resto del día, con la maldita lluvia, con todo. Le saqué, poco a poco, que había tomado un ibuprofeno por la noche y otro por la mañana. Dijo que por la noche sí había cenado pero por la mañana no había desayunado nada. Ahí estaba la causa de los vómitos.

Al entrar en el museo, la llevé a la cafetería y le obligué a desayunar. Le dije que se tomara un vaso de leche pero quería un zumo. Un zumo que salió tal como entró a los diez minutos. Y que me costó más de siete euros, todo hay que decirlo...

No os sé decir muy bien cómo es el museo. La cafetería, preciosa. Y, afortunadamente, una de mis compañeras me hizo un relevo y pude ver el busto de Nefertiti, la joya más importante del museo.



A esas alturas la aventura de la noche había llegado ya a oídos de jefe supremo de toda la banda, que me llamó y me dijo que iba a llamar a los padres del chico. Me opuse rotundamente y mentí como una bellaca. Le dije que no hubo tal borrachera, sólo que el chaval no bebe nunca y le sentaron mal un par de cervezas. Y que no hiciera esa llamada. Me imaginaba a los padres, a tantos kilómetros de distancia, recibiendo esa llamada, poniéndose nerviosos, imaginando cosas. Y tampoco había sido para tanto.

Al salir del museo, los chicos estaban empapados. Eran las doce de la mañana y nos metimos en un centro comercial inmenso en el centro de la ciudad. No había otra solución. Allí muchos empezaron a protestar. Querían ir al hotel a cambiarse y a descansar. Yo no era partidaria de ello, pero lo cierto es que no veíamos mucha alternativa. No habíamos preparado un plan b para un día de lluvia.



Les dimos el resto del día libre. Fue una locura. Muchos hicieron visitas por su cuenta, otros aprovecharon para hacer compras, pero la mayoría se fueron al hotel, se acostaron y durmieron hasta las ocho de la tarde.

Nos esperaba otra noche peliaguda. Eso estaba claro.

Yo me habría ido también al hotel a descansar, pero los profes y algunos chavales entramos en una tienda, nos armamos de paraguas y visitamos la ciudad bajo la lluvia. También algún centro comercial, y regresamos al hotel a la hora de la cena. Salimos a cenar en un restaurante cercano y mis compañeros se fueron a la cama sin contemplaciones.

Tendría que haber hecho lo mismo, pero los nervios no me dejaban dormir.

Continuará...

Comentarios

  1. Madre mía...uff..qué odisea!

    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda ya poquito para el final, final apoteósico...

      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí, otra noche... ¿lo dudabas?

      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Qué valiente eres! En mi cole no se hacían viajes de fin de curso ni similar porque el colegio se negaba a hacerse responsable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña nada. Yo me apunto a un bombardeo, pero nunca había ido tan lejos y con tantos chavales. Lo máximo, a Salou y Port Aventura con tres profes y quince chavales, hace muchos, muchos años.

      Besos.

      Eliminar
  4. Tus crónicas berlinesas se merecen un libro en toda regla...de verás...
    Seguro que muchos teachers podrían aprender de tus experiencias, ya sean cómicas, divertidas, hilarantes, alegres, surrealistas...
    ¿No los has penado? Seguro que triunfas...^_^
    ¡Buen verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, lo del libro no estaría mal... No, en serio, no merecen la pena. Pero grancias, Noelia.

      Besos.

      Eliminar
  5. sólo os faltaba la lluvia!!!
    bssss
    cosicasdenuestravida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…