Ir al contenido principal

Green

Son las siete y media de la mañana. Aún no he salido de casa para mi periplo mañanero, porque (afortunada que es una) los lunes entro a trabajar una hora más tarde de lo habitual, a eso de las nueve y veinte. Así que en breve vendrá a buscarme una compañera para pasar el puerto (al otro lado del puerto la vida es distinta, es como cruzar miles de kilómetros y adentrarse en otro país... lo digo en serio...).

Llevo tres semanas, incluída una entera con una gripe espantosa, sentada en el mismo sillón corrigiendo y corrigiendo y corrigiendo y... Solamente me he levantado para ir a trabajar. Estoy destrozada de todas las maneras posibles. Y hoy (y mañana también, pero no quiero pensar en mañana, aún no) no volveré a casa hasta más de las diez de la noche. Evaluaciones. Me pregunto para qué voy a volver esta noche, me pregunto si no debería quedarme a dormir allí un par de noches y evitarme así tanto viaje sin sentido. Pero dormir en mi cama y, sobre todo, poder achuchar a mis peques aunque estén ya dormidos cuando llegue, eso hace que me lo pregunte en vano.

Bueno, ahora ya sabéis por qué estoy un poquito desaparecida, y apenas he podido ver las cositas tan navideñas que estáis publicando. A partir del viernes prometo ponerme al día. ¡Qué digo! A partir del miércoles, que es casi ya como si estuviera de vacaciones, con todas las notas puestas, con todos los chavales evaluados, y dispuesta a trabajar poco en estos últimos días del trimestre. Y eso a pesar de que nuestros flamantes gobernantes han decidido que, como este año no tenemos paga extra, para jo... un poquito más, el día que damos las vacaciones, día en que normalmente a la hora del recreo los chavales se iban a sus casitas con sus notas bajo el brazo, ese día tenemos que dar clase hasta última hora, hasta las dos y media de la tarde. Lo cual se traduce en: los profesores se quedan en el instituto, aguantando a cuatro chavales que también están allí porque sus autobuses no salen hasta última  hora, pero sin poder impartir clase porque apenas hay alumnos, y el resto de los alumnos está por la calle, desatendidos, puede que bebiendo o haciendo no sé qué cosas hasta la hora en que salga el transporte que les lleve a sus pueblos.

Como veis, estoy un poquito quemada. Hoy no es un día especialmente bueno que sigue a unas semanas especialmente malas. Y no solo en cuestión de trabajo y salud...

Pero... No todo va a ser malo.

Hace ya tiempo que no le dedico una entrada a ningún color. Y había que remediarlo...

El color verde.

Otro color con el que tengo una relación de amor-odio. Jeje. Ahora mismo tengo con todo una relación de odio-odio, pero se me pasará.

El verde gusta. Además, es un color muy navideño. Aun así, casi no tengo nada verde que me pueda poner, porque no me sienta bien: un par de jerseys, contando con que el caqui también sea verde...

Pero hay muchas cosas verdes que sí me gustan.






Source: flickr.com via Jimbo on Pinterest



Source: eatliverun.com via Alli on Pinterest








Source:
fabricworm.com via Alli on Pinterest






Source: flickr.com via Alli on Pinterest












Source: bit.ly via Camille on Pinterest







Source: flickr.com via Kristin on Pinterest

Comentarios

  1. Ánimo con lo que viene :)Espero que estés mejor de salud y que estas vacaciones te sirvan para recuperarte al máximo.

    Un abrazote. Y qué bonitas fotos :D

    ResponderEliminar
  2. Ánimo que ya en nada vacaciones. Lo de trabajar el último día hasta última hora no se entiende pero "queda" como algo serio.

    ResponderEliminar
  3. Animo Ro. Piensa que todo pasa y dentro de un mes ni te acordaràs de estos días malos...

    Un besito y muchos abrazos para seguir

    ResponderEliminar
  4. Bueno, ya no te queda nada para las vacaciones, pero cúrate bien esa gripe que puede terminar siendo algo peor...
    El olor verde me encanta, un post precioso!
    Un beso,
    MLu

    ResponderEliminar
  5. Mujer te digo yo que diciembre acaba con nosotras... entraremos en el nuevo año con unos pelos y unas pintassss, pq como digo yo si todo esto nos dejara un tipín de impresión, vale, pero naaaaa, como las moñoños nos va a dejar diciembre.
    Venga tía que sea lo que tenga que ser... puffff a por.... mayo... yo creo que en mayo ya estaremos mejor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, yo voy a entrar en el año nuevo dormida, cansada, ojerosa, con unos cuantos kilos d emás, como las moñoños, como tú dices. Estoy terminado el mes muy mal. Ayer me llamó mi padre para ver qué preparaba para nochebuena y le dije: tranquilo, hombre, que todavía falta. Y no, ya está ahí, y no lo estoy disfrutando...

      Un asco.

      Pero hoy estoy mejor que ayer, y muchiiiiiiísiiiiiiiísimo peor que mañana. Que me quedan dos días...

      Eliminar
  6. Con semejante ajetreo (del malo) no me extraña que estés así, pero ánimo, que sólo son unos días y ya queda poco!.
    Las gominolas verdes son mis preferidas, jejeje.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  7. Sólo de imaginar tu día a día teniendo que pasar ese puerto hace que te admire. Y lo que digo siempre, a pesar de todo, siempre tienes tu ratito para estas entradas tan bonitas. Cuidaté y piensa en que llegan las vacaciones y que por lo menos te libras del puerto por unos días.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. A mí me encanta el verde para vestir, sobre todo los verdes manzana, césped, botella... tengo bastantes cosas y no me canso. Es un color que da muchísima alegría.

    ResponderEliminar
  9. Qué chula esa ventana llena de verde enmedio del verde...
    Es un color muy navideño...ese color verde vivo de las bolas de Navidad...
    Besos,Ro!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. A mí me encanta el color verde, aunque es cierto que no es favorecedor.
    Animo! descansa y que puedas recuperarte pronto.
    Beso

    ResponderEliminar
  11. Mira tú, que a mi el verde sin más... pero claro, chica, me pones estas fotos, y empiezo a pensar diferente, jajaja.
    Puf... mucho ánimo para la salud y el trabajo! Menudo fastidio todo lo de las evaluaciones, y lo de aumentar esas horitas el último día... pero en fin, casi es mejor no darle vueltas, que es para acabar enfurecida...
    Un besín!

    ResponderEliminar
  12. Hay rachas horrorosas, dias que se hacen eternos y no puedes hacer nada para evitarlo...pero todo pasa, ya verás.
    El verde según cual me encanta y hay otros que no los puedo ni ver, el pistacho me chifla, el verde botella también, para la ropa...bueno, que me enrollo! bonito post a pesar de que está escrito en un momento "regular"

    ResponderEliminar
  13. En fin, ro que quieres que te diga, hasta los mismissimos, de corregir, de hacer medias ponderadas, pero como este año es como es, la nota final será lo más parecida posible a las medias de los exámenes, sin más! hasta las narices de evaluar sin que nadie entienda para qué... Y el viernes pues eso, daremos las notas a la 13,00 de la tarde y hasta las 15,00 con los niños en clase, no sé, me llevaré el ganchillo y las lanas y les enseñaré, si quieren, porque clase ni hoy he podido dar, y estamos a LUNESSSSS, (Menuda semanita madre mia!!!) A mejorarse ro, y cuidadin con la carretera.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyy. Lo de las medias ponderadas se merece una entrada completa. Igual cuando se me pase el cabreo monumental que tengo, le explico a la gente el lío que tenemos que hacer los profesores para conseguir aprobar a nuestos alumnos. Porque al final, al menos a los míos, a la mayoría de ellos, los he aprobado yo, porque lo que es por ellos...

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…