jueves, 28 de mayo de 2020

Me traslado

No es que traslade el blog, aunque en breve igual también. Me está yendo mal desde hace un tiempo. No puedo comentar desde mi ordenador, ya no puedo comentar otros blogs, no puedo meter fotos y tengo que hacerlo desde el móvil... un montón de cosas que se me van haciendo cuesta arriba y que al final me van a llevar a migrar a otro sitio si no quiero cerrar. Pero esta vez no se trata de eso.

No sé si había contado algo por aquí o no, porque intenté no hacerme ilusiones y mantenerlo un poco en espera. El caso es que me han dado traslado para el curso próximo.



Es algo que no anhelaba fervientemente, porque estoy bien donde estoy. Pero estaba ya un poco saturada de mis alumnos, de este tipo de alumnos, que te exigen un cien por cien de ti y que a veces dan tan poco...

Y también me apetece un cambio, porque cambiar de centro es renovarse, empezar de nuevo, poder probar cosas nuevas, conocer gente nueva, alumnos nuevos, abrir horizontes...

Así que el curso próximo os contaré mis aventuras desde un lugar diferente, con todo nuevo. Bueno, en realidad es algo así como volver al punto de partida, porque cuando yo empecé este blog, a finales del curso 2011-2012, estaba en el mismo destino al que ahora voy. Y siento que, después de ocho años fuera, es para mí un poco como volver a casa. Porque lo pasé muy mal cuando salí de allí, porque estaba contenta con todo, alumnos y compañeros.



Sé lo que dicen de que uno no debe nunca volver a los lugares donde ha sido feliz, pero también soy una mujer mayor y realista, con cierta experiencia que me dan los años, y sé que el instituto no será el mismo, porque no son los mismos compañeros ni los mismos alumnos ni el mismo ambiente que yo dejé.

Y lo principal: estoy a quince minutos en coche de mi casa, y si no quiero mover el coche, tengo transporte público hasta allí. Es dejar atrás la carretera después de veintiún años en ella casi todos los cursos.



Es raro pensar que este pueda ser mi último destino, porque me quedan muchos años de trabajo por delante. Al menos yo así lo veo. Nunca se sabe pero, para un profesor o un maestro, llegar a la ciudad donde vives de manera definitiva es muchas veces resultado de un periplo que ríete tú del de Ulises. Lo mío hasta ahora han sido 21 años y 19 centros distintos. Y eso que he repetido instituto en numerosas ocasiones. Al que no le salgan las cuentas, que recuerde que muchos profesores empezamos haciendo sustituciones, que a veces son solo de quince días, o un mes...

9 comentarios:

  1. Solo por la carretera ya es un destino ideal. Enhorabuena, Rosana :-)

    ResponderEliminar
  2. Vuelves a Itaca, Rosana. Me alegro y deseo que las Penélopes y los Telémacos no te desilusionen. Tienes que ser consciente de que no son los mismos que dejaste cuando marchaste, que no pasa la misma agua dos veces por el mismo río... En fin que te voy a decir yo que tú no sepas. Lo que sí te digo es que deseo que seas feliz en esta nueva etapa que a partir de septiembre iniciarás.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien, me alegro!
    Quitar kilómetros al centro de trabajo, en mi opinión, es mejorar las condiciones laborales ... y creo que los cambios (de una u otra manera elegidos) son fuentes de ilusión y positivismo, aunque exigen un esfuerzo añadido ...
    Te deseo lo mejor.
    Nati

    ResponderEliminar
  4. «21 años y 19 centros distintos»... uff, eso da para contar mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ohhhh, qué bien, Ro, me alegro muchísimo, yo que sé lo que es quitarse la carretera sé que solo por eso ya es un triunfo. Un besazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bien! Seguro que te va genial, y encima tan cerquita. Mi cuñada ha estado los últimos 25 años o así en el mismo sitio, un pueblecito a 10 km de aquí, y decía que no se venía, que estaba muy a gusto allí y no lo quería cambiar.
    Espero que se te arreglen los problemas del blog, porque ya sabes que por aquí muchos te esperamos.

    ResponderEliminar
  7. Tan solo por el ahorre en el tiempo de transporte me parece un triunfo total

    ResponderEliminar
  8. ¡Enhorabuena! Lo de poder ir en transporte público o andando a mí me parece algo fundamental y muy deseable. :)

    ResponderEliminar

Cuéntame...