viernes, 17 de marzo de 2017

Mis alumnos de este año (7)

Creo que ya os he contado muchas cosas de mis alumnos, pero en realidad no os cuento las cosas ni por orden ni como vosotros podéis creer que es, porque os he hablado de mis alumnos, pero no todos están en la misma clase ni todos se corresponden con  el género que les he asignado ni, por supuesto, con el nombre aleatorio que les he dado.



Ahora puedo hablaros de un alumno que tengo que vuelve locos a todos los profesores, que vuelve loca a su madre y que a mí me hace mucha gracia, aunque tiene que ser un dolor pasar todo el día con él.

Ayer, por ejemplo, me contaba que había fingido caerse por las escaleras y se había manchado la cara y el jersey con un bote de ketchup para que su madre lo encontrara así, y que ella, lejos de alarmarse, le había reñido por mancharse la ropa nueva.



Me río mucho con él pero es el típico chico nervioso, muy activo, que no puede parar y que siempre está inventando.

Tiene dificultades con el lenguaje, sobre todo escrito, no solo con la ortografía sino con expresarse, porque la mente va infinitamente más rápida que lo que escribe o lo que dice, pero es muy creativo.
Esto último se lo dije hace un tiempo y se le quedó clavado. El otro día me contaban que los profesores siempre reñimos, que siempre les mostramos lo que hacen mal (cuánta razón tienen...) y les dije que era normal porque estábamos para corregirlos.

- Pero tú un día me dijiste que yo era creativo. Y no se me ha olvidado.

Y lo es. Puedo estar explicando lo que sea y él está con su plastilina haciendo formas (no, no me importa que lo haga) porque se entera mejor así que si le dejo con las manos vacías y no sabe qué hacer con su vida.



El otro día cuando llegué había colgado una especie de moco de plastilina del techo esperando que yo dijera algo. Lo vi y me senté tranquilamente. Como no decía nada, me lo dijo él, porque había dejado de hacer gracia.

- Lo he visto.

- ¿Y no dices nada? ¿No me echas?

- Luego lo quitas, pero ahora estamos con Historia.



Les sorprende mucho que les escuche sus anécdotas de pueblo, sus cosas con sus padres, las chicas que les gustan, y que me puedan decir que les gusta determinada cosa o no les gusta otra y no les riña por ello, ni les critique.  Todos los días él y otro me dicen que les adopte, y yo les repito que soy muy mala, pero lo disimulo como puedo.


( y sí, he puesto las fotos que me ha dado la gana, sin venir a cuento. Hoy me he levantado rebelde).

16 comentarios:

  1. Entiendo que a tí te divierta y admiro tu capacidad para verle y tratarle de esa forma, pero también entiendo a la pobre madre, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la entiendo, pero al final los chavales se comportan muchas veces como esperamos que lo hagan, y siempre esperan algo malo de ellos.

      Besos.

      Eliminar
  2. Me encantas Ro, como no van a querer que los adoptes!!!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, a días, me dan ganas de llevármelos. Otros días no.

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues yo creo que tienes una paciencia infinita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tengo, no lo dudes, y ellos lo saben y me llevan al límite.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo también te quiero de profe Ro.. si es que como molas!!!!! Normal que te adoren los chavales...

    Y me ha encantado lo de levantarse rebelde, jajajaja....

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo unos días en que me siento rebelde.

      Besos.

      Eliminar
  5. Es que sinceramente, ¡yo también hubiera querido que me adoptases! Cómo se nos olvida que hay que escuchar y no criticar/enseñar. A mí por lo menos es lo que me pasa, que de cada cosa que me cuentan, intento sacar la parte "mala" para que la eviten, así que supongo que si, que soy un coñazo de madre.
    ¡Me encantan los recortables!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como madres se nos olvida un montón dejar ese papel corrector y escucharles, entenderles, no sé.

      Besos.

      Eliminar
  6. Tiene mucha razón este chico, las cosas buenas que se dicen entre tanto catastrofismo son las que más animan. Qué suerte tienen contigo, Ro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo porque mis chicos ya han fracasado de alguna manera, ya han repetido curso, ya les han dicho que su comportamiento y actitud son los peores, en muchos casos han estado castigados, expulsados... y algo amable muchas veces no lo han oído, ni en casa.

      Besos.

      Eliminar
  7. Vente pa Madrid,yo te quiero de profe para mis hijos!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Mi hija dice que a ver si aprendo a educar en positivo...que le sacaría más partido.

    ResponderEliminar
  9. paciencia de santa! las imágenes rebeldes molan, me han trasladado a la infancia x)

    ResponderEliminar

Cuéntame...