Ir al contenido principal

Papeleos

Algunos de los que pasáis por aquí estáis de alguna forma relacionados con el mundo de la enseñanza: sois profes, tenéis parejas que lo son, tenéis hijos en edad escolar... Y otros no tenéis nada que ver con esta historia, pero os gusta leer mis anécdotas y mis quejas sobre la profesión, desde dentro, y también desde fuera como madre.




En los últimos años, a los profesores se nos han ido multiplicando las tareas que no tienen que ver con lo pedagógico y sí con lo burocrático. Cada vez tenemos que hacer y rellenar más papeles, cada curso dedicamos más tiempo a cuestiones administrativas que no guardan relación con el trabajo del aula, y si la tienen es de forma muy lejana.

Este año tengo pocos alumnos, así que no voy a quejarme, pero de cada uno de ellos tengo que hacer papeles y más papeles, personalizados, de todo lo que se ha trabajado durante el curso, de las competencias alcanzadas, de las posibilidades que el alumno tiene para el curso que viene...




A eso este año se han sumado los estándares de aprendizaje, algo que en teoría me parece positivo, pero que en la práctica ha resultado ser más trabajo y más burocracia añadida a la que ya teníamos.

Por ejemplo, imaginad un estándar de aprendizaje como:

"Pronuncia correctamente, vocalizando y con claridad"




Sí, no me lo invento, existe. Tengo que darle una nota del uno al diez, tengo que hacer media con el resto de estándares. A este lo considero básico, así que los básicos van por un lado, los no básicos van por otro, y luego hay que hacer la media entre unos y otros también. Y tenemos, no voy a decir cientos pero sí decenas de estándares como ese, muchos de ellos difícilmente evaluables, tipo:

"Disfruta de la literatura como fuente de placer estético"

Puntúa eso, si puedes.




El final de curso se presenta así.

Comentarios

  1. Que te sea leve, Ro. ¡Ánimo! El fin de curso ya está ahí... casi casi lo tocas con la punta de los dedos. Un último esfuerzo y ¡a disfrutar!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está ahí mismo. Ya puedo olerlo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Yo soy una de las que no tiene que ver, pero disfruta con tus historias. Sobre todo porque conozco por dentro una profesión que me genera curiosidad.

    Como curiosidad me genera lo que cuentas de los estándares. Así, a bote pronto, me parece una manera de quemar al personal con tareas extras que no aportan nada a los alumnos (ni a los profesores). Pero bueno, seguro que no es así y que se hacen con un objetivo útil (icono con hombros encogidos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un objetivo, pero se pierde entre el papeleo y el cabreo generalizado.

      Besos. Guapa.

      Eliminar
  3. Fuente de placer estético??? En serio??

    ResponderEliminar
  4. Y lo peor de todo, es que muchas veces ese trabajo va a un archivador del que no sale más que al final de la etapa educativa, y la mayoría de las veces es destruído sin más.
    Os lo dice alguien del ramo con 30 años de profesión.
    Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Lo peor es que nadie mira ese trabajo.

      Besos.

      Eliminar
  5. Estoy sufriendo ahora mismito el sopor de rellenar los dichosos informes... Leerte ha sido "un pequeño consuelo"!!!
    Por cierto, enhorabuena por el blog! Te leo siempre (bendito Bloglovin!), pero por pereza no comento nunca!

    ResponderEliminar
  6. Ufff, qué pereza, desde luego. Si eso luego de verdad sirviera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que no está sirviendo para nada.

      Besos.

      Eliminar
  7. Es una locura, qué te voy a contar... Y yo con mis más de 300 alumnos estoy por morirme... Tengo unas ganas de que acabe junio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero reseña de tu último libro, por fa.

      Besos.

      Eliminar
  8. Estoy flipando de "Disfruta de la literatura como fuente de placer estético", creo que no entiendo ni la afirmación.

    ResponderEliminar
  9. margaritas para los cerdos, dice una compañera mía...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…