Ir al contenido principal

Esta semana 1

Esta semana hemos vuelto a las clases después de las vacaciones. Y el lunes fui abrigada hasta las cejas pensando en el frío que habría en el instituto, y lo había. Pero el martes se nos estropeó la calefacción y, con diez grados en la calle, hacía mejor que dentro del edificio. Afortunadamente, la avería solo duró un día y el resto de la semana ha sido normal. Pero ha costado. Mucho.




Esta semana he empezado el gimnasio.

Hace un montón de años que no puedo ir, no encuentro momento. Sé que a algunos les parecerá más falta de fuerza de voluntad que de tiempo. Y puede que sea así, pero mi hijo pequeño, especialmente él, me reclama mucho tiempo y me cuesta encontrar momentos para mí. Y no olvidéis que el gimnasio no es para mí algo especialmente divertido.




Lo bueno de esta vez es que me he apuntado con tres amigos. Lo malo es que vamos a pilates, lo cual me parece una de las cosas más aburridas del mundo.

Esta semana he ido al oftalmólogo y me ha dicho que mi ojo está igual que hace un año y hace dos, no hay más lesiones y todo va bien. Estaba nerviosa y preocupada, así que ha sido una alegría.




Esta semana he empezado a ver una serie con mi peque, una serie de fantasía un poco loca que ponen en Netflix: Las crónicas de Shannara. La vemos mientras cenamos o antes de cenar y creo que es algo bueno para pasar tiempo con él a diario que no sea siempre haciendo deberes.




Esta semana he leído poco, porque he tenido que preparar clases y ponerme un poco en marcha, pero los dos libros que tengo empezados están resultándome bastante interesantes, así que en breve os hablaré de ellos.




Esta semana no he salido a las rebajas (no ha habido momento) pero sí compré online y con bastante ojo. Creo que no tengo que devolver nada.




Contadme, ¿cómo ha ido vuestra semana?

Comentarios

  1. Hola Ro!
    Pues mi semana ha sido un poco meh. Mucho trabajo, mucho cansancio, nada de rebajas, un par de cómics nuevos y bastante lectura. Y Sherlock, que eso siempre anima =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros el primero de Sherlock el sábado por la noche, y sí, eso siempre anima. En esta semana supongo que veremos los dos que nos faltan...

      Besos.

      Eliminar
  2. Mi semana ha sido durilla. Vuelta a Coruña y a las clases. Una asignatura en la que no entiendo nada de nada (no sé como la aprobé la evaluación anterior). Y bastante ansiedad.
    Lo bueno de la semana: fui al cine a ver ¡Canta! (me encantó), unas deportivas pilladas en las rebajas (las necesitaba) y ayer estuve pintando una maceta con chalk paint. Hoy le daré una capa de cera de acabado y lista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vuelta a las clases después de Navidad es siempre complicada. A mí también me ha costado mucho.

      Besos.

      Eliminar
  3. Mi semana ha ido muy bien, con alguna oferta nueva laboral que me tendrá en febrero muy atareada. Fui a ver rl musical de Mamma mia con mi hermana, es tradición ver juntas un musical en estas fechas, la oferta cultural aquí es algo limitada así que hay que aprovechar. Hemos ido de rebajas con la enana, aunque ya habia pillado cosas online, pero todas muy necesarias y a buen precio. Y lo mejor de todo es que esta semana he cumplido 20 semanas de embarazo, ya está la mitad del camino hecho 😉. Por cierto, vi esa serie, creo que aguanté como cinco capítulos, no me termino de gustar y eso que a mí la ciencia ficción me puede, pero me parece que a tu peque le puede gustar más que a mí. ¡Ánimo con el pilates! A mí también me aburría, pero mi espalda estuvo genial todo un año entero, vale la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vi anoche en IG con tu hermana. Me encantan los musicales, y aquí la oferta no te la puedes ni imaginar, entre cero y nada. Yo la serie tampoco la vería, a mí la fantasía de ese tipo no me va, pero al peque sí y la veo con él.

      Y el pilates me parece un tostón, pero veremos cómo se nos da.

      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Me encanta la foto de las señoras del "gimnasio"! Jajajajajaja
    Me alegra mucho que hayas empezado el gimnasio (yo debería ir al yoga o algo así), y que el ojo esté bien.
    Nosotros hemos tenido semana ajetreada: viaje a Madrid a revisión con el niño (todo bien gracias a Dios) con noche incluída, amigos, pérdida de clases y academias, y fin de semana intenso. Así que mañana, a intentar empezar oooootra vez, pero con más equilibrio.
    ¿De dónde sacas el tiempo para ver una serie con tu peque antes de la cena? ¡Bravo por tí! Para mí es imposible; bueno, para él... :((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tú semana sí ha sido complicada, la verdad. Lo de la serie con el peque, es que son capítulos de poco más de media hora, que es más o menos lo que tarda en cenar, así que aprovechamos a hacerlo delante de la televisión, él y yo (su padre y el mayor cenan más tarde) y así pasamos un rato relajado los dos, aunque es una serie que nos tiene en tensión todo el tiempo, venga a matar gente...

      Besos.

      Eliminar
  5. la foto del gimnasio me ha dado mucha risa x)

    cuánto te cunden los días! :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…