Ir al contenido principal

Today 06/12/16

Por poco me olvido de que hoy era el día para hacer un repaso a mis propósitos para este año.



No ha sido muy buen año, tengo que reconocerlo, pero sí ha sido mejor que el pasado.

Mis propósitos para el 2016 eran bastante sencillos y sin grandes pretensiones, pero no se me han dado del todo bien. Vamos a repasarlos:




Está casi conseguido. Me falta muy poco para llegar a los sesenta, y en estos días de Navidad estoy segura de que pasaré de esa cifra, pero por muy poco. Ya van dos años seguidos en que sesenta es mi número.




También lo he conseguido. Este año hemos ido bastante al cine. A lo mejor no todos los meses, pero algunos más de una vez, y me ha encantado, porque me gusta mucho el cine en pantalla grande, y toda la experiencia, y más aún si viene conmigo alguno de mis hijos, o amigas.




Esto sí ha sido un fracaso. El año pasado acudí a algunas obras de teatro, y este año solo a las organizadas para el instituto, que no han sido pocas, pero al verdad es que tengo que ir más, porque me encanta, pero hay tan poca oferta aquí...




Este año hemos estado en Madrid en pareja y en familia dos o tres veces, lo cual me parece muy poco, porque es una de mis ciudades favoritas del mundo y no la disfruto todo lo que me gustaría.




Ni un solo cambio le he hecho, ni este año ni en mucho tiempo. Y lo pienso de vez en cuando pero luego nunca me decido a tocar nada porque no se me da nada bien. En fin, a lo mejor estas vacaciones, pero no prometo nada.





Las vacaciones de verano se truncaron, como ya os conté, y este otoño no ha sido nada viajero, así que creo que es otro propósito incumplido.




No hemos vuelto, y eso que me gustó mucho la experiencia, y de vez en cuando miro para ir un fin de semana en familia, pero no se nos ha logrado, y tener a mi marido convaleciente desde hace tiempo tampoco ayuda a planear nada...




Esta sí la he conseguido. El año pasado por estas fechas conocía a dos hermanas a las que estaba deseando conocer, y fue una experiencia muy positiva. Hace tan solo una semana he conocido a un montón de personas muy especiales para mí a las que deseaba conocer desde hace mucho tiempo. Y ha sido tan genial que estoy deseando repetir.




Si miro el conjunto del año, tengo una primera mitad, hasta junio, en la que he salido bastante y voluntariamente, a pasear, a tomar un café simplemente, y otra mitad, la que va desde el verano hasta ahora, en la que estoy muy casera y no me apetece moverme mucho de casa.




También me pasa como en la anterior. El resultado final es negativo, porque ahora mismo he cogido peso, no tengo ninguna gana de moverme ni de cuidar lo que como, pero también la primera mitad del año fue bastante buena.





Pues nada, que no. El año 2015 cociné muy poco, y este año ha sido un año de pocas ganas de meterme en la cocina. El caso es que me encanta y cuando lo hago me produce muchas satisfacciones, además de entretenerme y quitarme el estrés.




Creo que este, que era de los más importantes, sí lo he conseguido. No se deja demasiado. No quiere que esté revoloteando alrededor de él ni que le pregunte por sus cosas, está en una etapa poco comunicativa y, sin embargo, creo que me cuenta bastantes cosas, incluso algunas que no me apetece o que no estoy feliz de saber.




Pero bueno... no he hecho nada de nada. Tengo un álbum que quiero hacer, tengo una labor de punto empezada, y no me apetece demasiado ponerme a hacer ninguna cosa.




Creo que esto también lo estoy cumpliendo. Quizá no me cuide demasiado, pero he pasado de nada a un poco, así que he mejorado muchísimo. Me doy crema en la cara, mascarilla una vez a la semana, si me acuerdo, cuido mucho más mi pelo y los productos que le pongo...




Estoy haciendo lo posible por conseguir este punto. Nunca podré decir que está conseguido, porque las mejoras son lentas y voy aprendiendo cada día, pero creo que el cambio de centro me ha ayudado mucho en este terreno.





Creo que esto siempre lo hago. Aunque a veces protesto de que no viajo, de que no hago... la verdad es que estar como ayer en casa los cuatro viendo una película con unas palomitas me supone un inmenso placer, y no necesito más para estar feliz.



Bueno, eso es todo, creo que podría decir que hay de todo, pero que el año no se me ha dado tan mal como el pasado. 

Comentarios

  1. Pués no te ha ido tan mal, porque al final los importantes si que los has cumplido, la familia, tu hijo y cuidarte y tratar de mejorar. Eso es paz interior :)

    ResponderEliminar
  2. Primer reto conseguido: has hecho una lista. Eso para mí ya es mucho.
    Iría una por una, pero me eternizaría. En general creo que está bastante bien, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Los polropositos a veces sin difíciles, pero por lo menos has conseguido los más importantes que son los relacionados con la familia. A mi me ha ayudado tener la lista de propósitos en la agenda, así al tenerla cerca los tenía más presentes.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Me has animado a hacer la mía. Tras dos años dificilísimos creo que es hora de pasar a la acción. Yo estaría muy contenta con el resultado que has tenido. Es una lista bastante larga y lo importante ya lo haces como si nada. Un abrazo Ro!

    ResponderEliminar
  5. Excepto en las manualidades y cocina, que ni me gustan ni me lo propongo, en el resto coincidimos en todo.
    El diseño del blog no lo he cambiado nunca, para no hacerlo bien prefiero una cosa básica y simple. Hay más probabilidades de estropearlo si me pongo a hacerle cosas, que de mejorar.
    Además, la mayoría luego leemos desde el móvil.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. A mí me pasa igual.Los cuatro juntos viendo una peli comiendo palomitas es el mejor plan.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Las promesas del año son intensas al principio, pero despues surgen porque o de mañana no pasa total si... hay tantas como promesas, no lo entiendas como pensimisma o negativa, que no es, es mejor caminos cortos porque motivan mas
    salud

    ResponderEliminar
  8. me flipa lo de los 60 libros, yo llevo tres años con uno y no lo acabo, yo era de leerme 4 o 5, pero desde los peques, ni uno consigo, vaya desastre, asi que me flipa mucho... Y en lo de engordar, yo como tu, aunque me cuido más, he ganado peso, asi que fracaso contigo... Pero vamos a por el 2017, y a ver si conseguimos estos y mas... saludines

    ResponderEliminar
  9. Pues yo creo que no se te ha dado nada mal, eran muchas cosas!!
    Un besito (y a ver si nos volvemos a ver, que este año no vamos a Lionville...)
    Marialu

    ResponderEliminar
  10. Pues lo veo muy bien! Sobre todo si tu estás contenta, muchas de las mas importantes las has cumplido con creces, así que genial
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. No ha estado mal!! yo también tengo pendiente lo de manualidades y cambios en el blog... para este año. un bsoo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…