Ir al contenido principal

La familia

A veces, en cuestiones de familia, me siento como dirigiendo un circo de tres pistas en el que nunca sabes qué va a salir mal pero temes todo el tiempo el desastre inminente. Y es este fin de semana venía mi hermano, y nos juntábamos todos, pero en nuestro caso tenemos que juntarnos dos veces, con mi madre y con mi padre, y pensar en los ratos que pasamos con cada uno, y compensar de alguna manera... en fin.

El viernes por la tarde nos fuimos al pueblo, como os conté, porque teníamos una reunión familiar. Teníamos mucho que preparar porque nos juntábamos un montón de gente en casa de mi padre. Además, mi hermano venía con su (nueva) novia a presentárnosla y a pasar con nosotros el fin de semana. Y hacía casi un año que no nos veíamos.



El sábado fue un día genial, que pasamos todos juntos con los primos, y con sus hijos; un día de muchos recuerdos y muchas añoranzas, porque los dos hermanos de mi padre ya no están, y todos hemos estado siempre muy unidos, así que tenemos muchos recuerdos y anécdotas juntos. Hemos reído y nos hemos emocionado recordando nuestra infancia y también viendo a nuestros hijos jugar por allí como lo hicimos nosotros tantas veces.



El sábado la comida dio lugar a la cena, y pasamos todo el día con mi padre, así que el domingo tocaba comer con mi madre, y allí nos fuimos los tres hermanos, todos menos mi peque que no puede perder todo un fin de semana así como así y tuvo ya que venir a casa con su padre y ponerse a estudiar.



Así que ayer lunes, a las ocho y media de la mañana, le sonó la alarma al vecino y estábamos todos en la cama. Yo la puse, a las siete menos cuarto, como siempre, pero no la encendí. Mi hijo no oyó la suya, no pude levantar un poco pronto al peque que quería repasar, y todos llegamos tarde a clase. Yo nada menos que una hora tarde y sin duchar ni lavar el pelo, a pesar de la falta que me hacía.



El día ayer empezó torcido, pero no fue mal, y por la tarde pudimos descansar, empezar a planificar la semana y demás.

Comentarios

  1. Veo que lo has disfrutado, me alegra mucho. Creo que haberos dormido no es más que el reflejo de que debíais descansar tras ese cúmulo de buenos momentos

    ResponderEliminar
  2. Un buen fin de semana por lo que cuentas, me alegro un montón. Y con respecto a ayer lo dejaremos en: bien está lo que bien acaba.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo me muero si me duermo, me muero!! ^^

    ResponderEliminar
  4. Pues te diré que no me había duchado el domingo, estaba sin lavar el pelo desde el sábado, y me dio pereza por la noche así que... y tuve que salir de casa en diez minutos para conseguir llegar a la segunda hora medianamente bien, sin desayunar, con la primera ropa que encontré y a toda prisa. En fin...

    Ro.

    ResponderEliminar
  5. Ay, los "repartos" de familia; pero suena a que habéis disfrutado mucho :)
    Lo de dormirse... pues no es plan, pero creo que tampoco se acaba el mundo. Recuerdo un día con mi hija que para ir al cole, no nos despertamos. Llegamos creo que a las 10 y pico, y se me ocurrió decírselo a la seño tal cual, que nos habíamos dormido. ¡La que me lió! Y la pobre niña tenía 6 años. ¿De verdad es para tomárselo tan a la tremenda?

    ResponderEliminar
  6. Es un rollo cuando se te trastoca toda la manaña por ese despertador que no suena. Pero ¡Qué te quiten lo bailao! Jajaja disfrutar de la familia es un lujo.

    ResponderEliminar
  7. Es un rollo cuando se te trastoca toda la manaña por ese despertador que no suena. Pero ¡Qué te quiten lo bailao! Jajaja disfrutar de la familia es un lujo.

    ResponderEliminar
  8. Como dicen más arriba, que te quiten lo bailado. Lo importante es que lo hayas disfrutado; las cosas hay que vivirlas como vienen y si hay que repartirse, pues doble celebración y por tanto doble satisfacción. Ánimo con la semana, que ya hoy es martes :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…