Ir al contenido principal

Un domingo de otoño

Hoy es el primer domingo del otoño.



Un otoño que, de momento, se presenta plenamente otoñal, como a mí me gusta.



Hace sol y una temperatura estupenda, pero por las tardes hace falta una cazadora y se te quedan los pies fríos.



La luz es esa maravillosa luz de septiembre, tan especial...

Y... ¿qué voy a hacer en este domingo?

Pues quedarme en casa trabajando.

Tengo muchas cosas pendientes, me he levantado un poco pronto y ya llevo un rato en el ordenador, poniendo claras las ideas y terminando al menos lo de las próximas dos semanas, para ir un poquito más desahogada de aquí en adelante.



Y esta tarde viene mi cuñada a tomar un café, porque cambiamos y renovamos el salón y quiere verlo. Así que en breve meteré un bizcocho en el horno, algo que también me encanta del otoño: hornear, lo que sea y como sea.


Se me ocurren cientos de planes mejores, pero hoy no voy a moverme mucho de estas cuatro paredes. Y no me quejo, porque quedarme en casa suele ser un plan de domingo muy apetecible.

Comentarios

  1. Buenos días Ro! Pues a pesar de todas las cosas mejores que se te ocurren creo que la mejor de todas es la que estás haciendo, porque ese desahogo para las dos próximas semanas va a ser estupendo... O eso me digo yo que estoy poniendo la plancha, jajaja! Por Córdoba seguimos con un verano largo, aunque con unas temperaturas muy buenas para descansar de noche y disfrutar del exterior cuando es de día (impensable con el calor de hace 2-3 semanas). Éste es mi ultimo domingo libre antes de reincorporarme al trabajo, éste miércoles, después de baja, vacaciones, lactancia y hasta un permiso sin sueldo. Así que esta tarde la paso en el parque con mis niñas. Buen inicio de semana, besos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Totalmente de acuerdo contigo. Los domingos son para quedarse en casa, ver una peli, leer, cocinar o hacer cualquier cosa relajante que nos gusta. Muy bonitas las imágenes n.n

    Besos gatunos!

    ResponderEliminar
  3. Que envidia Ro, anoche a las 21 aquí 31 grados pero es que de madrugada en la moto íbamos en manga corta...se me está haciendo eterno el verano :-((((

    ResponderEliminar
  4. Pues yo pretendo retomar mis domingos deportivos. Este es el tercero seguido, y aunque al principio da un poco de pereza, luego me alegro un montón. A ver cuánto me dura!!!
    P.D.: lo de adelantar trabajo es otra de las cosas que debería hacer, pero se me está quedando corto el domingo... Ole tú que lo has hecho

    ResponderEliminar
  5. La tranquilidad, la felicidad, la buena temperatura, los colores..., la otoñada.

    ¡A disfrutar!

    ResponderEliminar
  6. Coincido totalmente contigo. Me encanta pasar los domingos en el sofá, cocinar algo caliente y trabajar o leer. Buen domingo 😝

    ResponderEliminar
  7. Siempre me gustó el otoño porque me gustaba volver a clase. Aquí aún andamos en sandalias pero ya se nota la bajada de temperaturas (menos mal). Espero que la mañana haya dado para mucho y te dé tiempo a descansar también!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. A mí me encanta el otoño, o más bien, la imagen del otoño, porque por aquí, en la tierra de la Eterna Primavera, los colores del otoño poco se ven. Los domingos suelen ser para mí los días de marujear por casa, aunque estoy intentando cambiar eso y que sean un poco más relajados y agradables. A ver cómo se me da.

    ResponderEliminar
  9. Ha sido un fin de semana de "conserva"... hemos recogido las verduras del huerto y hay que aprovechar los fines de semana, pero también ha habido tiempo para dar un paseo por el campo... eso sí, el sofá no lo he visitado hasta la noche... Feliz semana

    ResponderEliminar
  10. qué lindo debe ser el otoño por allá... aquí seguimos en manga corta (pero en plan bien, ya no vamos fritos)

    ResponderEliminar
  11. Qué colores más bonitos los de tus fotos, me encanta el otoño, aunque por aquí aún no se note mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…