Ir al contenido principal

Mi opinión

Supongo que todos os habéis enterado de la enorme polémica que se ha montado en estos días en torno a un libro.

El libro se titula 75 consejos para sobrevivir en el colegio y lo firma María Frisa.


Forma parte, además, de toda una serie de la que ya están publicados otros títulos con el mismo estilo.



Yo no lo he leído, y solo puedo contaros lo que se dice de este libro, así que, si queréis saber un poco más del por qué de la polémica, podéis leer este artículo en El País. O este otro de El diario. O este de El Periódico de Aragón.

Incluso hay una campaña en change.org pidiendo la retirada del libro.



A ver, a ver. Vayamos por partes.

No he leído el libro, y por tanto no puedo opinar sobre él. Y si lo leyera, por lo poco que he visto por ahí, probablemente no me gustaría. Pero creo que hay cosas que a veces se nos van de las manos. Y mucho.

En primer lugar, creo que hay una amplia mayoría de padres que piensan que todo lo que se publica para niños es bueno para ellos. No sé, como si las editoriales solo publicaran cosas estupendas. Además, tenemos la manía de pensar que los libros infantiles o juveniles tienen que ser didácticos a toda costa.

Odio que intentemos enseñar siempre, que todo sea políticamente correcto. Creo que nuestros hijos disfrutan un montón de ese protagonista rebelde que no se amolda a las normas, de ese que dice un taco o hace las cosas mal, de ese al que todo le va fatal, de ese patoso, malhablado, grosero... A mí siempre me han gustado ese tipo de lecturas para mis hijos, pero a lo mejor es que soy rara... No os olvidéis, no sé, que Matilda es un alegato contra el colegio y la familia, el protagonista de Donde viven los monstruos está castigado por contestar mal a su madre, y no se arrepiente en ningún momento.

A propósito de esto, me encantaría que leyerais este artículo de El País recomendando lecturas "rebeldes" para jóvenes. Por si no tenéis tiempo, os comento un par de cosas que me alucinan. Os copio este párrafo con el que empieza.

"Es posible que la pesadilla de unos padres cualquiera venga representada por la visión de su hija adolescente leyendo el controvertido Lolita, de Nabokov. O quizás se parezca más a ese instante, eterno y torturador, que acompaña la petición de tu vástago, aún menor de edad, de hacerse con un ejemplar del transgresor Mujeres, de Bukowski."

Terrible para unos padres que sus hijos adolescentes lean a Nabokov o a Bukowski. Continua aportando una serie de títulos para que a los padres no les dé un infarto cuando vean lo que leen sus hijos.

Creo que esta es la idea que también se transmite al querer retirar el libro de María Frisa, que los padres nos quedemos tranquilos con las lecturas que hacen nuestros hijos.



Ahora bien, en segundo lugar, creo que el problema de este libro es el público al que va dirigido, un público muy joven que a veces no entiende la ironía ni el humor y que puede tomarse al pie de la letra mucho de lo que lee.

Ya os hablé hace tiempo de libros como Maravilloso desastre o After. Me parecían inadecuados para adolescentes, por el tipo de personajes que tenían y lo que nos intentan vender. Pero nunca se me ocurriría pedir su retirada. ¿Estamos locos o qué? Es nuestro deber como padres saber qué leen nuestros hijos, igual que saber qué programas de televisión ven, o (y este es un tema que da para mucho) qué hacen cuando se conectan a internet. Si no lo hacemos, no culpemos a quien escribe un libro que no nos gusta o a quien lo publica.



Creo que estoy de acuerdo, ante todo, con Jorge Gómez Soto, escritor de literatura juvenil, que ayer publicaba en su blog un artículo titulado Disparemos a María Frisa y que me parece muy acertado.


Comentarios

  1. Muy interesante tu reflexión, yo me enteré de la polémica el otro día no entendía como era posible que hubiera tanta gente pidiendo que retirasen un libro que ni siquiera habían leído... No obstante meh a hecho pensar bastante y he llegado a conclusiones este respecto.
    Ah!! Y si mi hija lee a Nabokov de adolescente voy a estar muy orgullosa de ella.
    Beso!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que Nabokov es una lectura complicada para un adolescente, pero lo que cabrea a muchos es no tenerlo todo atado y bien atado con sus hijos.

      Besos.

      Eliminar
  2. pues yo sí lo he leído, Ro (por la curiosidad, a raíz de la polémica), y no es que me parezca una maravilla de la literatura, pero creo que transmite a los niños más mensajes positivos que negativos.
    y, desde luego, creo que la gente debería leer más y protestar menos.
    muy buena tu reflexión.
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que transmite cosas positivas. Si no, no lo habrían publicado, y creo que simplemente los padres podían leerse los libros que tienen sus hijos en las estanterías y a lo mejor se nos iba menos la olla.

      Besos.

      Eliminar
  3. Hola Ro:

    Veo que los padres quieren que la educación de sus hijos la hagan otros (editoriales, Ayuntamientos, Consejerías de lo que sea...) para así ellos no tener que afrontar el 'trago' de tener que hacerlo y marcar pautas a su niño o niña.
    Por otra parte creo que los adultos pensamos que los niños son subnormales que todo creen que es verdad y que no distinguen realidad de ficción. Pienso que no es así: a los chicos les encantan los libros y pelis de terror o de vampiros, pero saben muy bien que una cosa es disfrutar del cosquilleo del suspense y otra muy distinta pensar que los monstruos existen, ¿no te parece?
    En otro orden de cosas cada cierto tiempo surge una de estas polémicas y creo como tú que no por eso hay que prohibir nada. Menuda escandalera que se originó con "Nada" de Janne Teller y creo que en Finlandia y por ahí es utilizado como base de discusión para la formación de los adolescentes. Vamos, quiero decir, que todo depende de cómo usemos las cosas y que éstas por sí solas no son ni buenas ni malas.
    Estoy con Itziar, a leer más y a protestar menos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Ro:

    Veo que los padres quieren que la educación de sus hijos la hagan otros (editoriales, Ayuntamientos, Consejerías de lo que sea...) para así ellos no tener que afrontar el 'trago' de tener que hacerlo y marcar pautas a su niño o niña.
    Por otra parte creo que los adultos pensamos que los niños son subnormales que todo creen que es verdad y que no distinguen realidad de ficción. Pienso que no es así: a los chicos les encantan los libros y pelis de terror o de vampiros, pero saben muy bien que una cosa es disfrutar del cosquilleo del suspense y otra muy distinta pensar que los monstruos existen, ¿no te parece?
    En otro orden de cosas cada cierto tiempo surge una de estas polémicas y creo como tú que no por eso hay que prohibir nada. Menuda escandalera que se originó con "Nada" de Janne Teller y creo que en Finlandia y por ahí es utilizado como base de discusión para la formación de los adolescentes. Vamos, quiero decir, que todo depende de cómo usemos las cosas y que éstas por sí solas no son ni buenas ni malas.
    Estoy con Itziar, a leer más y a protestar menos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada es un libro incómodo, igual que otros muchos que critican el sistema, que se salen de la norma. Eso tampoco lo quieren muchos padres.

      El problema de este libro es que muchos creen que el humor no lo entienden los chavales. Y es cierto que hay cosas que no, pero creo que lo entienden mejor que nosotros.

      Besos.

      Eliminar
  5. ¡Ni idea! Pero leyendo los enlaces parto de que primero, como tú dices, en todo caso seremos los padres los que tengamos que decidir si algo es bueno o no, y segundo, ¡flipo!, se publicó en 2012. ¿A qué viene ahora el follón? Y por supuesto que no soy de prohibir, déjalo y no lo compres... Dicho esto, he de decir que no me gusta NADA lo que he visto del libro. Pero a la vez estoy segura de que muchos de esos 75 consejos ya se les habrán ocurrido a mis hijos solitos, sin ayuda de nadie ¡ay!
    Por otra parte, las "recomendaciones" de El País voy a estudiármelas. ¿Tu hijo mayor ha leído algo de eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El retrato de Dorian Grey, El guardián entre el centeno, Maus, y no sé si alguno más así de memoria son los que ha leído mi hijo. La lista no me gusta mucho, no me parece muy de ahora ni muy adecuada para un adolescente de 2016, pero depende tanto del adolescente...

      Besos.

      Eliminar
  6. Sin haber leído el libro y basándome en los fragmentos descontextualizados, y por lo tanto sin poder decir nada conclusivo, no creo que realmente la autora haga una apología del bullying (he leído su nota pública debido a la polémica), sino más bien que se trata de un libro de humor desenfadado, e irónico, con una protagonista joven y que a veces se equivoca y mete la pata. Dicho esto, teniendo en cuenta la edad a la que va destinado y que se vende como "manual de consejos" (no digo que realmente lo sea, sino que así es como está revestido por mucho que sea en un tono de ficcionalidad)... ahí es dónde chirría, como que no está correctamente adecuado a su público.
    También asusta el linchamiento mediático en las redes sociales, sin esperar a que la autora se pronuncie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo. Otra cosa es que el humor nos parezca adecuado o no, que nos guste como es o como está escrito. Yo no puedo juzgarlo sin leerlo, pero me parece que a la gente se le ha ido la pinza con esto, y la autora no pienso que tenga intención de promover todas esas barbaridades de que la acusan.

      Besos.

      Eliminar
  7. No pido que retiren libros, no es mi estilo. Lo del os libros prohibidos es muy inquisitorial y a veces nos la cogemos con papel de fumar. En fin. Otra cosa es que no le regalaría ese libro a ninguna niña, vamos, que no.

    Lo que pasa es que ¿qué hacen los padres? Creo que deberían saber qué leen sus hijos, no tanto para prohibirles o no leerlo, sino para hablar con ellos de lo que leen y hacerles ver qué cosas pueden ser problemáticas. Si yo tuviese una hija que decidiese leer After, no se lo prohibiría, pero ya buscaría yo el espacio y el tiempo para que me contase qué ha leído y hablar del tema. Creo que es así como se educa, no prohibiendo.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos escandalizamos por unas cosas... Y sacamos de contexto muchas historias. Porque hay muchos libros de este tipo, irónicos, o desde el punto de vista de un niño.

      besos.

      Eliminar
  8. Bueno,no es un buen libro pero de ahí a prohibirlo...no lo he leído tampoco, aun que el libro me suena de haberlo visto hace años en la biblioteca del colegio,tendría yo 11 años y estoy segura de que más de uno se lo leyó y no por eso empezaron a hacer bullying a los demás.
    (Y si alguno lo hizo dudo que fuera por el libro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Nos pensamos que los niños no distinguen y sí lo hacen.

      besos.

      Eliminar
  9. Me mandaron enlaces del libro y el change.org, tengo sentimientos encontrados, lo que he visto del libro me parece horroroso, pero de ahí a firmar un change...
    Y el artículo del Pais...ayyy el Pais, no parece el mismo periódico que me introdujo en la política, la cultura en mi adolescencia/juventud y que compraba todos los días religiosamente.
    El artículo me parece sobre todo viejuno, académico y pedante. Aunque la calidad de los libros que nombra es incuestionable, tiene un tufillo intelectualoide que me carga un montón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El artículo de El País chirría por todas partes: que tus hijos lean libros rebeldes pero sin pasarse. No sé cómo tomármelo...

      Besos.

      Eliminar
  10. Había escuchado la polémica, pero como tu, tampoco he leído el libro. No se por qué a esta sociedad le ha dado por ponerse la túnica de la inquisición....a todo lo que no les gusta...prohibición y tortura popular. Con lo fácil que sería que si no te gusta, obviarlo... tan sencillo. Y ojo que vuelvo a repetir, que no he leído el libro...por tanto no se si es un manual del antisistema adolescente....pero si no es adecuado, no se lo des a leer a tus hijos no? y chimpun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que coincidimos. Probablemente no me gustara el libro, o sí, no sé, y no lo prohibiría ni a mis hijos si les diera porque les gusta, pero hablaría con ellos de lo que leen, como hago siempre.

      Besos.

      Eliminar
  11. El texto "75 consejos para sobrevivir en el colegio" de María Frisa, licenciada en psicología Clínica y Trabajo Social, ha provocado una campaña en internet solicitando su retirada.

    La autora alega que su intención es que """los lectores se rían con los numerosos errores que comete y que vean cómo evoluciona a lo largo del libro y trata de aprender de todo lo que le pasa o hace""" :o :o :o
    Pregunto:

    1. ¿A qué franja de edad va dirigido este libro?
    2. Si esta señora tiene hijos debe estar muy segura del grado de madurez de los NIÑOS/AS de edades comprendidas entre los 12 y 17 años para asegurar las risas a las que hace referencia en su alegato. ¿Errores que comete la protagonista del libro? ¿Tal capacidad les presupone a los pre(adolescentes)?

    NO he leído el libro pero desde luego la respuesta que da para justificarse es de traca. Eso me parece ;))))

    ResponderEliminar
  12. A ver, yo tampoco he leído el libro pero lo que he entendido, igual estoy esquivocada, es lo que tú dices al final. Usa un humor y un doble sentido difícil de entender por adolsecentes de la edad a la que van dirigidos, por lo que éstos lo toman más por un decálogo que por un libro de puro entretenimiento. Y creo que eso es lo que preocupa a los padres.
    Entiendo que mis hijos, cuando vean una película o serie o lean un libro, sentirán simpatía por el rebelde, es normal que les resulte atractivo el malo de la película, pero creo que el problema de este libro es otro.
    En cualquier caso, son los padres quienes tienen que estar pendientes de las lecturas de sus hijos, no las editoriales, y siempre es mejor dialogar e informar que imponer o prohibir.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…