Ir al contenido principal

Vivir con un adolescente (3)

Mi adolescente preferido está en su momento álgido de tontería este curso. No sabe si va o viene y solo le interesan sus amigos, y salir.



Lo normal, supongo.

Pero hay un refrán que nunca me había aplicado a mí misma y me ha tocado hacerlo: "consejos vendo, que para mí no tengo". Efectivamente. Llevo años aconsejando a madres y padres de adolescentes desde mi posición de profesora de sus hijos, pero cuando me ha tocado a mí, no he sabido muy bien cómo hacerlo.

Gran parte de mis preocupaciones desde principios de año derivan de él, de mi chico de catorce años que se cree mayor, que está rebelde, que de pronto no tiene interés por estudiar, que anda con líos de amigos, de chicas...



Ha estado castigado más de lo que ha salido en estos meses. Y, aparte de los castigos, hemos seguido la táctica de salir fuera los fines de semana que podemos para pasar más tiempo en familia y tenerlo un poco más con nosotros.

Porque me parece muy pronto todo, creo que como a todas las madres, pero no quiero que con su edad me pida ir a todas las fiestas, a todas las discotecas, y se apunte a todos los saraos del mundo.



Bueno, pues la estrategia de llevárnoslo fuera no ha funcionado demasiado bien.

Por ejemplo, esta Semana Santa pasamos unos días en Palencia en casa de mi madre. Y resulta que el primer día ya se encontró con una conocida y ya quedó con ella y salió esos días por allí.

Los dos últimos fines de semana hemos estado en el pueblo, porque eran las fiestas.

Mi pueblo tiene aproximadamente cien habitantes, o menos. No hay chicos de su edad, o eso pensaba yo. Así que la idea de pasar dos fines de semana en él, juntos, me parecía muy buena.

Pues el viernes pasado se encontró con dos primos segundos o terceros que, como él, venían de fin de semana, formaron una pandilla de unos seis u ocho, organizaron una peña en un local... y no le volvimos a ver el pelo. Y la excusa de mi padre de que está en el pueblo y que dónde va a ir no me vale demasiado.

Vamos, que con las verbenas y demás, ha salido más horas en estos dos fines de semana que en lo que va de año.



Y otro tema es el de las chicas. Pero ese merece una entrada aparte.

Comentarios

  1. Jajaja, Ro... Déjale que disfrute, que sólo se es adolescente una vez ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veas lo que está disfrutando de la vida, pero aquí estamos nosotros para imponer un poco de orden en ese caos que es ahora mismo su cerebro...

      Besos.

      Eliminar
  2. Si no hace nada malo, lo natural es que le apetezca estar con amigos y pandilla.
    Te entiendo, pero también veo normal lo suyo. Ya sufriré cuando le toque a los míos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mientras no haga nada malo, yo no tengo problema. Todo es normal, pero tiene que cumplir unas normas, unos horarios...

      bEsos.

      Eliminar
  3. Miedito me da!!! De todas formas, aunque no te haya salido como pensabas, creo que la estrategia de iros los findes es muy buena idea, de hecho, me la apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena, pero no al pueblo. Los pueblos los carga el diablo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ufffff, es que es muy complicado.
    Mi hijo fue muy tranquilo, en cambio la chica era más como el tuyo. Mi suerte fue que en esa época iban a un coro(porque quería) que muchos sábados tenían salidas y a la vuelta aprovechábamos para hacer algo en familia, así que hacía cosas a su gusto porque después de actuar merendaban todos juntos, y a nuestro gusto porque quedaba tiempo para estar en familia. Y los domingos siempre han sido días de familia y como sus amigos no salían los domingos pues lo fuimos capeando. Eso sí, lo del pueblo me pasó. Mi familia es de un pueblo de los Picos de Europa con poca gente joven pero en vacaciones aparecen primos segundos o terceros de todas partes.
    No te agobies, poco a poco a poco que todo se arregla aunque no nos queda más remedio que dejarles ir a cosas, pero con 14 no pueden ir a todo y además tienen que notar que les vigilamos para que no desmadren en exceso, pero sin pasarnos.
    Las chicas, ayyyyy, pero en eso a mí me dio más quebraderos de cabeza ella, era más dolida y dramática.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo chicas, así que eso que llevo por delante, pero el chico mayor, el más tranquilo y formal, está dando guerra lo suyo.

      Besos.

      Eliminar
  5. ¡Ay, cómo te entiendoooooooooo!
    La mía también ha estado castigada, demasiado. Por supuesto mucho más de lo que me gustaría, pero es que cada vez que lo pienso, ¡zasca!, mete la pata otra vez y algo hay que hacer. Hay ratos en los que seriamente me planteo decirle a todo que si, y ver qué pasa. ¿Serían muy malos los resultados? Tengo gente a mi alrededor, adultos evidentemente, que me dicen que se han criado así y que fueron responsables. Pero es que pienso en ella (y en mí con su edad) y como que no lo veo mucho. Ahora tiene amigo "formal", así que si la cosa no está mal, sale viernes, sábado y domingo. Pensando en el refrán que has citado, se me acaba de ocurrir la solución: tú me aconsejas a mí con la mía y yo a tí con el tuyo, a ver que tal...
    Y del peque-que-está-entrando-de-pleno-y-lo-discute-todo, ya ni te cuento. Le dices que se ponga a estudiar, o que recoja su cuarto, o lo que sea, y cuando vas a comprobarlo te lo encuentras tumbado en la cama enganchado al móvil (no hablo de entre semana). Atención al razonamiento: "jo Mamá, no te lleves el móvil; es que tengo que aprender a ser responsable teniéndolo aquí delante sin cogerlo, y si te lo llevas no voy a aprender nunca". ¿Permiso para matarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, lo del móvil es un caso aparte...

      En fin. Es lo que nos va tocando.

      besos.

      Eliminar
  6. Dios, no quiero ni pensar cuando le toque a los míos, especialmente a la princesa. No nos queda nada...

    ResponderEliminar
  7. Vértigo me da, desde ya te lo digo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ay, que se te revoluciona! No sé, Ro. Yo fui una niña ejemplar, muy estudiosa, que, además, no salía con amigas a jugar ni nada (por el acoso y todo eso, solía ir sola casi siempre y las amigas no me duraban mucho, también porque yo tenía un carácter bastante fuerte), pero al llegar la adolescencia... A partir de los 15 empecé a salir un montón, a no parar por casa casi,... Y mis padres tuvieron lo suyo. Pero mira, aquí estoy, casi normal xDDD Lo que quiero decir no es que no te preocupes ni que no pongas orden, sino que confíes en la educación que le has dado y le estás dando :)

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  9. Hola, el mio mayor tiene trece y todavia no le ha subido la hormona, pero esta en ello, todavia estamos resistiendo con el tema movil, le dijimos q cuando cumpliera 14, veremos q pasa por q es un obseso de las maquinas y la lucha para q siga unos limites es diaria,luego esta q nosotros somos de pueblo, yo me crie en pueblo y se lo q es,en fiestas se hacen peñas donde la diversion es beber y algo mas, te subes en coches a escondidas con dios sabe quien , pq el pueblo se te hace chico y quieres explorar...y encima yo trabajo en urgencias y los fines de semana hay overbooking de criaturas etilicas, asi q ya me ves estoy llena de miedos q no se si voy a saber atajar en un futuro ya cercano

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…