Ir al contenido principal

Los amores diversos

Cuando nos visitó Fernando J. López, hablamos del próximo estreno de su obra de teatro: Los amores diversos, y de la idea que tenía de llevarla a los centros educativos y organizar coloquios tras la obra. Me encantó todo lo que me dijo, y me apetecía mucho llevarla al centro.

Como la máxima de "si quieres peces, mójate el culo" es cien por cien aplicable en mi trabajo y sabía que nadie me iba a traer el teatro a casa, he luchado como una leona porque la obra llegara a mis alumnos.

Fui a hablar con la concejal de cultura del ayuntamiento para buscar financiación, conseguí poner en contacto el ayuntamiento y la productora y, meses después, y tras muchos, muchos correos, y mucha, mucha organización, finalmente hemos tenido la representación de Los amores diversos en Bembibre.

Pero antes de que la obra llegara, entrevistamos a la actriz principal, Rocío Vidal, en nuestro programa de radio, del que nunca hablo lo suficiente.



Y ayer por la mañana asistimos a la representación.

Tengo que decir que conocí a Fernando por primera vez con su novela La edad de la ira y después he leído Los nombres del fuego. Y he asistido a ver ya dos de sus obras de teatro: De mutuo desacuerdo y ahora Los amores diversos. Y reconozco que tengo debilidad por la prosa de Fernando, pero más aún por sus obras teatrales. Me parece que es un dramaturgo sobresaliente.

La historia de los amores diversos parte de una mujer que regresa en la noche a la casa familiar a buscar entre los libros de su padre un texto, un poema, algo que pueda leer en el entierro de este. Y esa noche esa mujer, Ariadna, va a enfrentarse a sus miedos y a sus recuerdos.





Después de la representación, la actriz, Rocío Vidal, accedió amablemente a realizar un coloquio con nuestros alumnos. Y nos gustó tanto como la obra. Porque Rocío supo llevar a los chavales, supo ir entresacando y comentando todos los temas que aparecen en la representación, y creo que nuestros alumnos lo disfrutaron, además de aprender algo que les cuesta mucho practicar: la reflexión a partir de una obra artística.




Los amores diversos es un monólogo, pero no es una obra de un solo personaje. Tanto Ariadna como los demás personajes son muy creíbles, muy contradictorios, muy cercanos.

La otra es compleja y trata numerosos temas:

- El amor, en un sentido muy amplio.
- Las relaciones, tanto familiares como de pareja.
- La visibilidad y la homofobia.
- La construcción de la propia personalidad.
- La libertad.
- Las convenciones sociales frente a la intimidad...
- Y, por la parte que me toca, la literatura como tema, los libros como constructores de nuestras vidas, como actores que hacen que formemos nuestra personalidad. Aparecen autores como Salinas, Flaubert, Lorca, Gloria Fuertes, Gabriela Mistral, Baudelaire, Lord Byron... y un largo etcétera.

El texto, de verdad, es una maravilla. Fernando escribe fantásticamente bien y en esta obra ha echado el resto. Se trata de un texto muy lírico, muy de emociones, de sentimientos. A mí me ha llegado muy dentro, quizá por circunstancias personales.

Leí la obra un par de días antes y me descubrí llorando a moco tendido. Y ayer en el teatro sentí ese nudo de emoción desde que Ariadna salió al escenario. Y no he podido dejar de llorar durante toda la obra.

Os dejo con un fragmentito:

"Maldita sea, papá. No esperaba que me fueras a doler tanto, ¿sabes? Pensaba que me ibas a doler lo normal, si es que hay una medida de lo normal también en esto. Y sí, claro que sí que la tiene que haber. Hay una jodida medida de lo normal para todo… Una medida que tú tenías que romper también ahora. En el último instante. Porque tú no te podías morir de nada esperable. Tú no podías dejarnos intuir que te acabarías yendo para que tuviéramos tiempo de despedirnos. No. Tú tenías que irte así. De repente. En medio de una ambigüedad que destrozará a mamá durante los años que le queden. O no. Claro que no. Porque puede que ella sea capaz de seguir con su autoengaño habitual. Tal vez solo deba incrementar la dosis… Quiere llevar mañana tus pendientes favoritos. Tiene gracia, ¿no? Todavía piensa que la mirabas como ella cree que la mirabas. Todavía piensa que había algo de ella, aunque solo fueran unos putos pendientes, que te gustaba."

Comentarios

  1. Enhorabuena Ro, pedazo de profesora. Tu labor es impagable.

    ResponderEliminar
  2. UFF, Ro, pues tú con este post has transmitido, a mí al menos, una emoción infinita. Tengo pendiente leer a este autor desde que hablaste de él la primera vez, ahora ya no sé por qué obra empezar. La de teatro desde luego que me encantaría verla. Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Ea, que ya me has picado con otra...

    ResponderEliminar
  4. Quiero, quiero, quiero, quiero. Quiero ver una obra de Fernando. QUIEROOOOOOOOOOOOO xD

    Pero creo que me haré con Los amores diversos para leerla, porque hasta que pueda verla... >_<

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. No se si me equivoco pero ese espacio me recuerda mucho al centro cultural de donde yo soy, muchísimo. Gran entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. En serio, con que mis hijos se encuentren con un maestro la mitad de bueno que tú, me conformo.
    Besazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…