Ir al contenido principal

Nuevo en mi cocina

Me gusta mucho experimentar con la comida, y probar cosas nuevas. Creo que esto siempre ha sido así.



Cuando salgo a comer fuera, me llaman la atención los lugares donde puedo comer algo que nunca he probado. Y siempre pido platos que no me haría en casa. No entiendo mucho a las personas que salen a comer por ahí y van a lo seguro, a los macarrones, o las lentejas, que es lo que comen normalmente en sus casas, por miedo a que no les guste lo que piden.



Pues bien, en los últimos tiempos, he ido probando algunos productos nuevos en mi cocina.

Las batatas, que nunca había probado en ningún sitio ni había comprado. Desde hace un par de meses tengo siempre un par de ellas en casa, para asar con verduras, para acompañar a distintos platos hechas al vapor, y el otro día se las hice fritas a mi hijo mayor, y le encantaron.


La leche de almendras. He probado la leche de coco y la de almendras, y esta última de distintas marcas, y que quedo con esta, que está muy suave y no tiene azúcar. Muchas mañanas me la tomo con una infusión y me gusta mucho. Al principio echaba de menos el café, y se lo eché a esta leche, pero no me gustó, y tampoco con la de coco, así que he dejado el café, que tampoco me sentaba muy bien, y ahora con esta bebida me encantan mis desayunos.


Los dátiles medjoul. De esto tiene toda la culpa Anita. Los compro en el Lidl una vez a la semana, y me llevo un par de ellos para almorzar algunos días al cole. Otras veces si tengo hambre a media tarde me como uno. Están buenísimos.


No tienen mucho que ver con los dátiles normales que nos venden. Estos son muy carnosos y muy dulces. Los tomo con mantequilla de cacahuete.


El aceite de coco. Esto es lo último que me ha llegado tan solo la semana pasada. Y no sé aún qué usos le voy a dar. Me he hecho la tortilla de la mañana con él y le da un sabor muy bueno. Iré probando a ver qué combinaciones me gustan con este aceite, aunque es muy caro, y creo que usaré en contadas ocasiones.


Comentarios

  1. Me encantan esos dátiles ummmm

    No he probado el aceite de coco,pinta bien...

    Bss

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy!!! me encanta todo lo que has puesto!!! Yo los dátiles los compro en un supermercado árabe bastante grande que hay en la ciudad donde trabajo y la verdad no tienen nada que ver con los dátiles que podemos encontrar en cualquier supermercado... eso son dátiles de verdad!!! El aceite de coco tiene muchas funciones en cosmética.. nutrir cabello, desmaquillar, fortalecer e hidratar pestañas y uñas... para cocina a mi me gusta pasar el pescado por harina y freirlo con aceite de coco, está de muerte.

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
  3. Uy, qué poquito nos parecemos tú y yo en la comida, jajajaja.
    Yo tampoco entiendo eso de salir por ahí a comer, y pedir algo que te harías tú en tu casa. No digo ya unas lentejas, pero lo que sea a lo que no estés acostumbrado, ¿no?
    Lo que has mencionado hoy... creo que por ahora ninguna de esos alimentos va a entrar en casa. Pero ya se sabe, Nunca digas nunca ;)

    ResponderEliminar
  4. Uy, qué poquito nos parecemos tú y yo en la comida, jajajaja.
    Yo tampoco entiendo eso de salir por ahí a comer, y pedir algo que te harías tú en tu casa. No digo ya unas lentejas, pero lo que sea a lo que no estés acostumbrado, ¿no?
    Lo que has mencionado hoy... creo que por ahora ninguna de esos alimentos va a entrar en casa. Pero ya se sabe, Nunca digas nunca ;)

    ResponderEliminar
  5. A mi también me encanta probar, pero de aquí, salvo la batata, nein a todo lo demás, probado pero ahí quedó la cosa :-)
    Hay una receta en el blog del comidista de chips de batata al horno que está de muerte!

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Ains la mantequilla de cacahuete!! y luego que viene el michelín. Yo tampoco soy de estas cosas y con el aceite soy más conservadora que ná, de oliva y no salgo de ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo croe que un poquito, a media mañana, con un dátil, no me va a hacer mucho daño, pero sí, me gusta un montón la mantequilla de cacahuete.

      Besos.

      Eliminar
  7. Pues curiosamente,eso Què Tenemos en comûn, pues yo tambièn salgo a probar comidas nuevas pues lentejas y alubias ya tengo en mi casa. Lo Què llamas batata, se llama boniato en Amèrica y se cocina de varias formas. Para Los Chicos les gusta como si fueron chips, muy finitas y Fritos. Dado Què he vivido en muchos sitios distintos no pongo reparo a ninguna comida.

    ResponderEliminar
  8. A mí también me gusta probar cosas nuevas, creo que nunca están de más. Le aportan colores y nutrientes distintos a lo que teníamos por costumbre. La batata ha resultado ser un básico en casa desde que empezaron a comer purés, queda bien con muchas cosas. Los dátiles me encantan y los medjool no tienen nada que ver con los otros más comunes. Y el aceite de coco te puede servir como substituto de la mantequilla en las recetas reposteras, para untarlo sobre unas verduras al horno, para sofreír la cebolla de alguna receta algo exótica... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dado más ideas para el aceite de coco.

      Besos.

      Eliminar
  9. A mí me encantan los Medjul... Aquí se venden al peso en algunas tiendas de frutos secos y en el Alcampo se compran a veces en cajas de kilo.

    Yo también soy de probar todo lo nuevo que puedo. Sobre todo cuando me voy de viaje ¡me encanta probar la gastronomía del lugar! En Tailandia se utiliza muchísimo el coco: agua, leche, nata, aceite...

    De las leches vegetales... Yo aún no he dado con la que me guste :( De momento tomo de cabra, pero igual vuelvo a probar la de almendra. La de arroz no me gusta y las de avena y soja tampoco. La de coco aquí es muy cara de momento...

    Y respecto a la batata, aquí es muuuuuuuuy común. Se usa muchísimo tanto la blanca como la anaranjada. De hecho hay un postre navideño que se llama "truchas" y suele estar relleno de una mezcla o de cabello de ángel o de batata, que es la más tradicional.

    ResponderEliminar
  10. Tampoco entiendo a la gente que sale a comer por ahí y piden lo mismo sieeeempre (es más, se enfadan si en un bar no sirven ensaladilla o solomillo al whisky, que por aquí es muy típico).
    Creo que probé batata alguna vez, pero es difícil encontrarla para comprar (al menos por aquí) y pensé comprar aceite de coco pero al final lo vi caro para el uso que podría darle. No sé, supongo que es cuestión de probarlo.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…