Ir al contenido principal

La falta de ejercicio

En los últimos tiempos, no hago nada de ejercicio.

Sé que cualquier excusa que ponga es fácilmente rebatible, pero se me han ido acumulando las cosas, una tras otra, hasta llegar a este punto.

Os cuento.

En septiembre empecé con Kayla. Os lo fui contando a lo largo de las semanas pero fue demasiado duro para mí y tuve que dejarlo, aunque aguanté dos meses al pie del cañón.



Después, en diciembre, me diagnosticaron un papiloma en el pie que me dejó coja. He tenido suerte y tres meses después ya estaba curado. Pero mientras tanto, no podía siquiera salir a caminar, porque una vez a la semana me dejaban el pie en carne viva y pasaba tres o cuatro días cojeando y con dolores. Cuando se me iba pasando, me tocaba volver al podólogo.



En fin, que llegamos a marzo. Y empiezo a tener dolores en un hombro, que me molestan mucho, sobre todo en reposo. No puedo dormir sobre uno de los costados y cada vez me resulta más difícil todo. Así que voy a mi torturador particular a ver si me arreglaba. Enseguida vio que lo que tengo es complicado. Una tendinitis del bíceps.



Finalmente fui al médico que me confirmó lo que tengo y me ha mandado rehabilitación.

Pues bien. Llego a casa cerca de las cuatro, como y, con el último bocado, me quedo frita en el sofá o directamente en la cama, hasta las cinco. Después me pongo con los deberes (malditos deberes) de mi peque, con sus estudios, las clases de música,... toooooda la tarde. Aún no hemos conseguido salir al parque ni un solo día.



Además, estamos a un mes de sus exámenes de música y tiene que dedicarle todos los días una hora más o menos a practicar, una hora que ahora estoy con él para decirle los fallos y lo que tiene que mejorar.



Intento que, como madrugan, se acuesten pronto, hacia las nueve, aunque últimamente nos está resultando difícil por exceso de trabajo.

Tengo todos los días un rato en el ordenador, cuando ya están en la casa, con las miles de cosas que tengo atascadas y que no terminan de salir, entre otras razones porque no le dedico el tiempo que debería.

Ya me he quitado de la televisión (hace años), de ver series o películas (hace muchos meses que los días de diario no veo nada), en las últimas semanas también de leer (y esto me da una pena infinita, porque tengo dos o tres libros a medias y no encuentro el momento).

Y os aseguro que en este lío no encuentro un hueco en el que pueda ir a la rehabilitación, así que llevo varias semanas con el volante para hacerla pero sin dar un paso porque no me veo capaz de añadir nada más a mis días.

Os diré que desde Navidad no me compro ropa, pero básicamente porque no tengo tiempo. Es más, tendría que comprarme algo para mí y algo para el mayor para el día grande de la fiesta de mi pueblo que es el domingo, pero no he conseguido salir de casa a mirar tiendas.

Y todo esto os lo cuento hoy, en vez de contar qué ha pasado con mi whole30, para dejaros con la intriga que entendáis que necesitaba una dieta que, de momento, no me pidiera ejercicio diario.

Y mañana os cuento cómo me han resultado las cosas.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Estoy animada, la verdad, pero bastante falta de tiempo...

      Besos.

      Eliminar
  2. ¡Ánimo! La verdad es que hay temporadas tremendas. Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es más o menos la rutina de muchos padres de hijos con la edad de los míos. Ayer fui de compras y bajé al parque por primera vez en mucho tiempo, y estamos todos parecidos. Mal de muchos...

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues mira, lo que se me viene a la cabeza es el planning de final de curso que ayer publicó Laura de Mis trucos para educar, pero para tí. Decía que era importante que los niños vieran los días que quedan de cole, las fechas importantes por tener exámenes o alguna actividad especial extra, y así sobrellevar un poco mejor esta cuesta arriba que les queda hasta las vacaciones. Creo que te sentaría muy bien ver que al final no queda nada, que antes de que te des cuenta hemos terminado y podrás descansar un poco, o un mucho, que este año buena falta te hace.
    Aparte de todo eso, un ole por una madre que (si no me equivoco) no tenía mucha idea de música clásica y ahora es capaz de corregir a su hijo tocando. ¿Para cuando otro trocito de sus virtudes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tengo que terminar de organizar el final de curso. Y lo sé, falta poquísimo, poco más de un mes. Pero también un mes nos falta para el examen del conservatorio y eso me preocupa.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ay madre!!! Tú también con el hombro mal!!. No se sí leíste mi entrada sobre mi pobre y dolorido hombro. Yo llevo mal desde agosto y como soy tan bruta no fui al médico hasta enero. Tres infiltraciones y 39 sesiones de rehabilitación después sigo sin poder moverlo bien, pero me duele mucho menos. Sigo con rehabilitación una hora al día y no se cuándo terminaré...
    Cuantas cosas en común Ro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no la leí. A ver si me pongo al día porque últimamente no tengo tiempo ni de leer ni de comentar.

      Besos.

      Eliminar
  5. Pues no, no me parecen excusas ni son fácilmente rebatibles. Pasa que sólo hay 24 horas. Y hace un tiempo leí un artículo que hablaba sobre cómo se lanza mucho socialmente ese mensaje de que hay que hacer muchas cosas y tener las horas bien ocupadas. Cosas que sí, que son muy saludables y positivas para nosotros pero que, obviamente, no se puede llegar a todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. A mí me gustaría no hacer nada todas las tardes, tener tiempo de salir, de ir al cine con mis hijos. Pero por un lado está la música, que es la pasión del pequeño, y por otra están los deberes, que son una carga muy complicada de llevar.

      Besos.

      Eliminar
  6. Oye, pues si no se puede, no se puede. A mi se me tendría que pegar algo de "no tener tiempo para comprarme ropa" porque yo para eso siempre encuentro un hueco :-)
    Los problemas musculares/tendinosos son un auténtico coñazo, tienen una recuperación lentísima y es lógico desesperarse.
    Por cierto, mi comentario de ayer del whole 30 no era una crítica ni mucho menos. Me pareció cuando lei los comentarios ayer que yo lo había hecho con tono de crítica y en absoluto, cada una que haga lo que mejor se adapta a su estilo de vida. Deseando que nos cuentes los resultados!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer por fin salí a comprarme ropa. Aunque estoy desentrenada, y solo me compré un vestido.

      bEsos.

      Eliminar
    2. Por cierto. Me parece bien que no estéis de acuerdo conmigo, como sea. Tengo lectores en este blog tan educados y amables que siempre me dicen las cosas, estén de acuerdo o no, con mucha educación. Y eso me encanta. Entiendo que una dieta de este tipo es restrictiva y por tanto insostenible a largo plazo. Me lo dijisteis prácticamente todos. Y estoy segura de que tenéis razón.

      Besos.

      Eliminar
  7. Mucho ánimo Rosana!! a mi me pasa que desde que estoy en paro tengo menos tiempo que nunca, me he metido en tantos fregaos que ni respiro. Lo de los deberes es la leche nena....pero venga, que tu puedes!!!!

    ResponderEliminar
  8. Buffff, a mí cuando me dicen "hay tiempo para todo", me pillo un cabreo tremendo. Respecto el deporte, llevo tres semanas de baja, haciendo reposo, por la maldita artritis, y no veo el momento de poder moverme y hacer algo.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…