Ir al contenido principal

Tocada

Ya sabéis que tengo cierta querencia a los alumnos con problemas (o los problemáticos, no sé). Por eso, quizá, hemos tenido el lío del teatro, porque los chavales que me han decepcionado llevan media vida (académica, al menos) conmigo, y no me esperaba esto, o como mínimo esperaba esa disculpa que no ha llegado.



Bueno, ya sabéis en qué ha quedado el castigo. Un montón de alumnos buenos enfadados conmigo, y los culpables que no han dado señales de arrepentimiento.

Pero no es de eso de lo que voy a hablar hoy. Voy a contaros el caso de uno de estos alumnos. Quizá sea, de este centro, el que más me ha tocado. Este, y otro. Y del otro quiero también hablar, pero será otro día.

F. es un chico muy inteligente, y muy guapo. Estará entre los cuatro o cinco chicos más guapos del instituto. Es encantador (su familia dice que es un encantador de serpientes, y supongo que yo me he dejado embaucar). El año pasado vino nuevo al centro, expulsado del anterior por mal comportamiento. Es uno de esos chicos que está en contra del mundo.  Pero, a sus dieciséis, tenéis que escuchar su historia.



Cuando aún era un bebé, su madre apareció en el pueblo con el coche cargado hasta arriba y sus dos hijos en los asientos de atrás. Nadie sospechaba que algo fuera mal en aquel matrimonio que parecía idílico, lleno de viajes alrededor del mundo, de clubs náuticos y de vacaciones en yate. Pero las cosas no eran lo que parecían y solo se trajo lo poco que le cupo en el coche, y a sus hijos.

La madre empezó a trabajar en el negocio familiar, y a intentar sacar adelante a los niños como pudo, con mucha ayuda de sus padres. Aunque supongo que volver a casa de papá y mamá con dos niños pequeños no sería nada fácil.



Unos pocos años después, un cáncer se la llevó en un par de años, con mucho sufrimiento, y dejando atrás dos hijos de ocho y diez años. Nuestro F. es el pequeño.

Su madre nombró tutores de los niños al padre de las criaturas y a su hermana pequeña, una jovencita soltera que por entonces todavía estaba en la universidad.  Pero en la realidad fueron los abuelos quienes se hicieron cargo de los dos niños. El padre venía a buscarles para las vacaciones, para darles en verano esa vida de lujo y para comprarles lo que les apeteciera tener, siempre la mejor ropa, siempre las mejores cosas.



Fueron saliendo adelante, pero F. está peleado con el mundo. Es un chico hipersensible, que llora a menudo, que siente mucho las cosas, que apenas duerme, que tiene que medicarse e ir al psicólogo casi semanalmente y aún así nunca se siente del todo bien.

A principio de curso, en uno de los exámenes, en lugar de escribir lo que les pedía, me escribió una disertación que daba miedo. Hablaba de la falta de sentido de la vida, de lo harto que estaba de todo. Era un grito de auxilio. Tomé medidas con la familia y con el psicólogo, pero es duro irle con estas historias a unos abuelos de más de ochenta años que no están para criar adolescentes.

Hace un mes, más o menos, diagnosticaron a su padre un cáncer (sí, otro). No es que haya sido un padre modelo, pero es su padre. Y el pronóstico no es nada bueno.



Ayer se acercó a mí y me dijo que este fin de semana iba a ver a su padre. Le pregunté cómo estaba. Me miró raro. No pensaba que yo supiera lo de su padre.

- Bien, muy bien. Está harto porque está allí ingresado, y no puede fumar, pero está bien.

- Vamos, F., sabes que he hablado con tu tía, y con tu abuela.

No me mira.

- Pero se va a poner bien.

No sé qué contestarle y no le digo nada. Tan solo unos minutos antes he hablado con su familia. F. ha pasado varios días con mucha ansiedad. Esa misma noche pidió a su abuela que le llevara al médico, porque se sentía morir. No creo que este tipo de cosas sean fáciles para nadie. Pero es que mi F. lo tiene todo en contra.

Comentarios

  1. Pues sí,Ro...lo tiene todo en contra,o casi todo.
    Es estremecedor.
    A veces la vida es muy injusta.
    Bien por ti que te interesas por él,estoy segura de que ese interés obra beneficio en él.
    Ánimo y besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ro:
    Te veo tocada por el caso de tu alumno F. Si algo tenemos los docentes es que pasa por nosotros toda la sociedad y ahí entra el asunto de F. Pienso que F no espera de ti que le contestes o le des alguna solución, creo que él busca que le escuches y eso lo has hecho; o sea que no te angusties tú, ya sabemos -por edad, no por otra cosa- que la vida es lo que es y tampoco debemos dar falsas esperanzas, pero mucho menos quitarlas a quien las tiene.

    ¡Necesitas como agua de mayo (nunca mejor dicho) este finde que ya está aquí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues claro que F es un encantador de serpientes, con esa vida... ¡no le ha quedado más remedio!

    Yo también creo que la cuestión no es orientarle, sino escucharle. Seguramente que él mismo, al hablar, se va dando cuenta de cómo están las cosas y de lo que tiene que hacer.

    Vaya tela ...

    ResponderEliminar
  4. Uff que duro y que injusta es la vida

    ResponderEliminar
  5. Es tremendamente injusto que nadie tenga que pasar por una situación parecida, pero me lo parece todavía más cuando se da en niños o adolescentes. No sé que más decir.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hay gente con muy mala suerte, no me extraña que te impliques tanto con ellos.

    ResponderEliminar
  8. Estás haciendo bien. Y es inevitable que te sientas tocada, eso se llama humanidad. Solo descansa para recuperar la energía. La gente como tú es necesaria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que es tremendo, una pena que siendo tan jovencillo tenga que pasar por todo ello. Seguro que tú le haces mucho bien aunque no le digas nada :*

    ResponderEliminar
  10. Me has dejado con un nudo en el estómago, así que no quiero imaginar lo que sientes tú...
    No me extraña que F. no te deje indiferente, su historia es tremenda.
    En casos así es cuando una piensa lo injusta que es la vida, a veces, con algunas personas.
    Espero que puedas descansar el fin de semana, Ro
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que ahora lo que necesita es alguien que le escuche y tú eres la mejor.
    Mucho ánimo y descansa lo que puedas.
    Coquelicot

    ResponderEliminar
  12. Se me han aguado los ojos...Pobre chaval, qué culebrón de vida. Imagino tu impotencia. Quizás escucharle ya le hace mucho, porque mucho más no creo que puedas hacer. A ver si sale adelante, porque la verdad es que es descorazonador. Mucho ánimo y trata de descansar.

    ResponderEliminar
  13. ese niño sufre ataques de panico

    ResponderEliminar
  14. Algunas veces, en este trabajo, nos encontramos con situaciones que ponen los pelos de punta... Supongo que es difícil pedirles que atiendan o trabajen cuando están viviendo circunstancias tan duras.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Madre mía, qué difícil :(
    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  16. Creo que el haberte escrito eso en un examen a ti podría ser porque ha establecido un vínculo contigo (bueno no se si lo hizo con algún otro profesor) y cuando se tiene un vínculo no hace falta mucho mas que estar ahí. Y está claro que necesita ayuda profesional, igual con los psicólogos del instituto no ha conectado,no?

    ResponderEliminar
  17. Qué injusto es el dolor, siempre, pero con los niños y los más débiles...no puedo soportarlo.

    ResponderEliminar
  18. Se me hiela la sangre al leerte... pobre muchacho.

    ResponderEliminar
  19. Tremendo, con historias así ¿cómo no te vas a implicar?

    ResponderEliminar
  20. Llorando estoy... Y luego hay profes que no se inmutan con estas cosas. Yo con algunas historias no puedo ni dormir...
    Ánimo, sólo con tus palabras estás haciendo mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…