Ir al contenido principal

Orejas de carnaval

El domingo pasado me levanté con ganas de hacer orejas de carnaval.



Parte de culpa la tuvo mi paseo del sábado por la tarde, mirando escaparates, en los que vi por todas partes estos dulces típicos de estas fechas, y me dieron unas ganas enormes de hacerlos, y de comerlos.

Me levanté y, después de desayunar, hice la masa.



La receta es la que tenemos en la familia desde siempre, y pertenece a la abuela de unas primas mías. Por cierto, esta abuela cumplió 100 años en el 2015, y era de su familia desde siempre.



Dejé reposar un ratito la masa, más que nada porque no tenía azúcar en casa y tuve que esperar a que todos se levantaran para que alguna alma caritativa me fuera a la compra.



Sale mucha masa, así que mi madre me auguró que me iba a durar toda la mañana. Pero se extendía muy bien y ahora tengo una encimera bastante grande, así que en una hora estaban las orejas en la bandeja.



No nos han durado mucho, y eso que a mí me encantan pero me sientan fatal.



Qué complicado es hacer fotos a la comida...

Comentarios

  1. Pues lo has hecho muy bien, tu fotoreceta es genial. Ahora, nada de sentirse mal y andar esta tarde. Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Se ve que me miras con buenos ojos...

      Besos.

      Eliminar
  2. ay que rico!!!

    En la carta esa que me debes (ejem ejem) puedes acompañarla con un par de estas? jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué vergüenza, mi niña. De veras que no suelo ser así con mis envíos, pero estoy desbordada. Bueno, que no tengo excusa, pero de esta semana no pasa...

      Besos.

      Eliminar
  3. Jo, no me extreña que sienten regular...menuda bomba entre el aceite frit y la manteca...a mí este tipo de dulces no me gustan mucho...y menos mal jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sientan fatal pero sí me gustan mucho.

      Besos.

      Eliminar
  4. Serán difíciles de fotografiar peeeeroooo...muy fáciles de comer!!
    :P

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy fáciles. Nos han durado dos días.

      Besos.

      Eliminar
  5. Mmmmmmmm... qué ricas...
    Por cierto, ya que dices que ahora tienes una encimera grande ¿ya tienes por fin, tu nueva cocina? ¡Hurra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo mi cocina, y sí, voy a enseñarla en cuanto tenga un rato y luz para hacerla unas fotos.

      Besos.

      Eliminar
  6. Nada, que la seño tiene cocina nueva y nos lo tiene que "restregar" a todas horas ;)
    Di que si hija, que además vaya pinta tienen, mmmmmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocina nueva, horno nuevo... En fin, que os la tendré que enseñar...

      Besos.

      Eliminar
  7. No sé si es lo mismo, pero eso se parece a una cosa a la que aquí llamamos fritillas. Tienen pintaca, profe... :*

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué ricas! Menos mal que por aquí no son típicas que sí no...

    ResponderEliminar
  9. ¡hahaha! Sí que es complicado hacerle fotos a la comida :D pero igualmente la comida llama mucho :P

    ResponderEliminar
  10. qué pinta! no las he comido nunca, diría!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…