Ir al contenido principal

El primer trimestre

Ya me he quejado por aquí un montón, lo suficiente para que sepáis que este trimestre no ha sido todo lo bueno que me habría gustado. No me han pasado cosas graves, pero se me han ido acumulando una serie de pequeñas historias, nada buenas.

Sin embargo en el trabajo ha sido un trimestre muy productivo. Hemos hecho muchas cosas, hemos trabajado intensamente (al menos yo, mis alumnos creo que menos) y he visto resultados en muchos casos, algo que en este trabajo no ocurre siempre.



Quería dejar constancia por aquí de algunas de las cosas que hemos hecho, para que no se me olvide que también ha habido cuestiones positivas:

1. El trabajo en el aula. He ido cambiando con los años mi forma de trabajar, intentando adaptarme a los tiempos y las circunstancias. No soy de clases magistrales pero antes era más de explicar y explicar y ahora soy más de trabajar con ellos en distintos proyectos. Creo que es más positivo para todos, que aprenden más y que les motiva mucho.



2. Las exposiciones orales. Llevamos ya unos años trabajando este aspecto con los alumnos, cada vez más, hasta el punto que ya son un ejercicio más de clase en todos los trimestres, y cada vez lo hacen mejor y se trabajan más aspectos a los que al principio no dábamos tanta importancia como el tono de voz, el lenguaje corporal, las miradas...



3. La radio. Se ha convertido en una fantástica herramienta didáctica con mis alumnos. El primer año que trabajamos en ella no sabíamos si seríamos capaces de llenar los cuarenta o cuarenta y tantos programas. Ahora me da pena que muchos alumnos se queden sin ir por falta de tiempo. Preparar con ellos los programas es toda una experiencia. Luego unos salen mejor y otros peor, pero lo importante es que se han animado a hablar en público, en un medio de comunicación, y que lo han hecho voluntariamente.



4. Las búsquedas. Quizá os hable de esto más despacio. Creemos que nuestros alumnos manejan las herramientas digitales sin problemas porque les vemos pegados al móvil todo el día, pero nada más lejos de la realidad. Si supierais cómo buscan en internet os quedaríais pasmados. A lo largo de este trimestre les he mandado, de deberes (si se puede llamar así, y como únicos deberes, por supuesto) buscar una canción formada por versos de una determinada medida, buscar información sobre un escritor, un artista, un monumento... y nada de traerlo por escrito, sino contar qué han encontrado.



5. Las fichas bibliográficas. Parece mentira que una simple ficha de lectura haya habido que trabajarla tanto porque mis alumnos no son muy de seguir instrucciones. Ahora tenemos claro cómo hay que hacerlas.


6. La lectura en voz alta. Llevo muchos años trabajando cada semana con mis alumnos, y no solo con los pequeños, la lectura en voz alta, con entonación adecuada. Dedicamos una hora a la semana a esto, y para algunos de mis compañeros eso es "perder" demasiado tiempo, pero para mí es fundamental. Además, a medida que pasa el curso, se nota mejora en muchos chavales que, parece mentira, pero con quince años leen espantosamente mal.



Han quedado muchas cuestiones programadas y sin hacer, como un debate, que tenía intención de realizar esta semana pero no ha podido ser, los kamishibai que vamos a realizar al volver de vacaciones... pero me siento bastante contenta con el trabajo que hemos hecho. Y eso, en este trabajo, de verdad que es mucho.


Y ahora a descansar, que nos lo hemos merecido.

Comentarios

  1. Pues habéis trabajado un montón, así que os merecéis el descanso.
    Beso!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí que nos ha cundido...

      Besos.

      Eliminar
  2. a descansar todo lo que se pueda!

    las fotos que has elegido son brutales x)

    ResponderEliminar
  3. Me parecen geniales tus métodos. Y lo de leer en voz alta y hablar en público, primordial.
    Mi hija empieza este año, por primera vez, el programa de radio. La semana pasada fui a una reunión donde nos explicaban qué iban a hacer, y la profesora de periodismo que impartirá las clases ya nos dijo que la oratoria era una asignatura pendiente en España, que en otros países es una asignatura más. Y me parece estupendo.

    Me alegra que te haya cundido el trimestre.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece muy importante lo de hablar en público, pero apenas se trabaja...

      Besos.

      Eliminar
  4. Sí que te ha cundido el trimestre sí, así que como bien dices a descansar y reponer fuerzas para el siguiente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo mucho que descansar, y no sé si podré lo suficiente...

      Besos.

      Eliminar
  5. Muchas felicidades, estás haciendo un trabajo estupendo. Todo lo que apuntas a mí me parece muy importante. Yo como alumna lo disfruté muchísimo y lo recuerdo con mucho cariño. Además, esas habilidades que adquirí en su momento las conservo. Estás sembrando y luego, ellos recogerán! ;(

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Por cierto, me parece que nuestras metodologías son bastante parecidas ;)

      Eliminar
  7. Me encantan todos tus proyectos y me parecen básicos para el aprendizaje y la vida en general. Veo como por ejemplo compañeros y compañeras mías que son expertos en muchos temas de salud y que aportarían mucho si fueran capaces de hacer una sesión clínica y casi les da el infarto cuando se lo propongo solo de pensar en hablar en público.
    Y lo de las búsquedas, totalmente de acuerdo, no saben discriminar la información y hay muchos adolescentes que no controla nada por ejemplo office. La ventaja que tienen es que en cuanto se ponen a ello aprenden enseguida, por algo son nativos digitales. Merece la pena invertir en estos temas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Alucino mucho. ¡De verdad que ha sido productivo, Ro! Puedes estar muy contenta :) Y me encantas tú y tu manera de entender la educación. De verdad. :)

    ResponderEliminar
  9. Creo que hoy estamos de acuerdo todas. ¡Hay que darte la enhorabuena! De verdad que son muchas cosas, que no temas del libro. Gracias a Dios algunos véis clara la diferencia ;)

    ResponderEliminar
  10. Una de las cosas en que nos insistían l@s profesores/as de la facultad era eso: que no sabíamos hablar en público porque eso aquí no se trabaja en los colegios/institutos y que es primordial para muchas profesiones. Por eso me encanta lo que haces (no sólo eso, lo del programa de radio, trabajar con ellos por proyectos y todo lo demás es también genial).Ya lo había dicho antes pero, de verdad, ¡ojalá hubiesen más profes como tú!
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Ya cambiaría yo a muchos de los profesores de mis hijos por ti!
    Me parece una forma de trabajar muy positiva para el alumno.

    Respecto a la entrada de la lotería...sí,que nos quedemos como estamos...

    Bss.

    ResponderEliminar
  12. Buenos días Ro!
    Pues, ¿qué te diría yo? En ciclos superiores hay gente que de leer en alto o exponer en público nada de nada y menos, así que me parece genial que lo hagas para los tuyos porque el día de mañana les va a servir para enfrentarse a la realidad.
    Besicos :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…