Ir al contenido principal

Libros de texto

Los libros de texto de nuestros hijos son un desembolso importante para todas las familias.

https://es.pinterest.com/pin/366128644681320352/


Este curso, además, con la puesta en marcha de las reformas educativas (y aunque no sigan adelante, el cambio de libros era casi inevitable) se han cambiado todos los libros, así que no podemos aprovechar los de los hermanos o amigos.

Total, que lo normal es que los libros de texto de un niño no bajen de los doscientos euros y en ocasiones superan los trescientos.

Eso, si tienes varios hijos, es una pasada.

Y luego suma material escolar, la mochila que se le rompió, chándal, ropa porque después del verano ha dado tal estirón que no le vale nada...

La cuesta de septiembre es en mi casa, y sé que en muchas otras también, la más difícil de subir de todo el año.

https://es.pinterest.com/pin/552816922984888305/


El otro día recordaba con mi padre (no sé si os lo he dicho antes, mi padre es maestro) que antes los libros de texto no eran un desembolso tan grande.

En mi cole, además, se devolvían a final de curso y se usaban de un año para otro y los pagó el colegio durante muchos años.

Pero creo recordar, y tal vez me equivoce, que el precio con relación al nivel de vida no era exagerado, que los gastos en septiembre no eran tan pronunciados.


https://es.pinterest.com/pin/257057091200886356/


Pienso que la educación de nuestros hijos es una prioridad y los libros de texto en muchos casos una necesidad, aunque podría no ser así... En fin, es un debate complicado.

Os contaré que este curso pensé en no poner libros de texto a un nivel educativo, 3º de la ESO, nivel que llevo impartiendo desde hace tres años en este centro, de forma que sería yo la única afectada de la falta de libros. Mis compañeros mi disuadieron de mi idea, con argumentos bastante lógicos, por otra parte: que son muy pequeños para no tener la referencia del libro; que no sabemos en junio (cuando se ponen los libros) quién va a impartir cada nivel y podría no ser lo que esperamos; que alguien podría tener que sustituirme y le dejamos un "marrón" importante si se encuentra con que no tiene libros de texto...

En fin, que me convencieron y pusimos libro para todos los niveles, porque es muy difícil salir de ese círculo en el que los chavales prefieren tener libro (para no tener que tomar apuntes), los profesores también prefieren tener libro y los padres muchas veces piensan que si no tienen libro de texto es que no hacen nada. Y luego, cuando tienes libro, no puedes usarlo sólo como guía, sino que si te vas saltando cosas siempre algún alumno dice: pues ha dicho mi madre que si casi no usamos el libro ya nos lo podíamos haber ahorrado.

https://es.pinterest.com/pin/257057091200886356/


Entramos todos en una dinámica que a mí no me gusta, porque tener libro de texto me impide hacer y trabajar algunas cosas como me gustaría, porque tengo que usarlo, me siento responsable del desembolso y quiero que lo aprovechen.

En fin, que no hago gran cosa con quejarme y luego poner libro de texto obligatorio a mis alumnos, lo sé, pero es lo que siento, y tenía que contarlo.

Comentarios

  1. Como habrás imaginado yo soy partidaria de "NO LIBROS, NO DEBERES", llámame revolucionaria... Y no es por el gasto, es porque no creo que hagan falta. Me parece que un niño aprende mucho más si le estimulas y le dejas que investigue.
    Sobre el tema de la pasta que se gasta en material escolar, yo si que recuerdo que mis padres lo pasaban mal todos los septiembres, que en mi colegio mandaban muchos libros y eran muy caros.
    Un abrazo
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy partidaria también de NO DEBERES como madre y como profe. Lo de los libros, creo que en algunas materias, en secundaria al menos, pueden ser una ayuda, pero no del todo necesarios, pero llevo dos o tres años intentando dar clase sin libros y no puedo. No soy la que manda, y a veces yo doy, por ejemplo, primero A y B y otro profesor da el C y el D. TEnemos que ponernos de acuerdo y ahí está el lío.

      BEsos.

      Eliminar
  2. A lo mejor entonces lo que habría que cambiar es la organización. ¿Por qué se eligen libros por personas que quizá no impartan la asignatura??? A mi desde fuera no me parece tan poco práctico que el profesor se guie por apuntes o por material que se vaya dando en clase, existe un temario previo no??? Pues ya está, si se garantiza que el profesor o profesora sabe lo que tiene que dar...
    Y en 3º de ESO ¿pequeños??? Me parece edad suficiente como para ser capaces (o ir aprendiendo) de que el libro no sea la única referencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que cambiar muchas cosas, pero es que cada año la materia en cada curso la imparten profesores diferentes, y se elige curso en septiembre, en nuestro caso el viernes pasado. Pero nos exigen libros en junio. Se arregla fácil, no se pone libro y luego el profesor que da clase decide, pero muchos quieren que al empezar las clases sus alumnos vengan con los libros, porque no saben qué hacer con ellos si no, y ese es el problema.

      Mira, yo recuerdo que cuando yo estudiaba BUP teníamos libros en dos o tres materias. Nunca llevé una mochila a clase, siempre una carpeta para apuntes y un libro o dos en la mano. Ahora van cargados como mulas de carga, así que algo estamos haciendo mal.

      BEsos.

      Eliminar
    2. Yo en BUP no tuve libros, excepto el del inglés que fue heredado de unos amigos mayores...todo lo cogíamos con apuntes, escribiendo...hasta historia!!

      Eliminar
  3. Yo tampoco soy partidaria de los libros y los deberes, pero claro, hay de todo y a muchos padres saber que van con libro les da tranquilidad. En mi caso si se quejaron los padres cuando yo era pequeña, porque nos mandaron un libro carísimo de educación física y no lo tocamos, el profesor ahí no fue precisamente listo. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí si que no paso. No quería libro, pero si lo hemos puesto y los padres lo han comprado, tengo que basar la mayoría de mis clases en él.

      Besos.

      Eliminar
  4. Odio septiembre... es todos los años la misma pesadilla. Aunque yo he de decir que este año he tenido mucha suerte. En el instituto de mi hija le han dejado dos libros en préstamo, que no hemos tenido que comprar y el resto los hemos cogido con el cheque de ayuda para libros que nos dan en nuestra comunidad. En material, por suerte, apenas vamos a gastar, porque tiene de todo. La mochila se le rompió el año pasado a final de curso y tuvimos que comprar otra, así que este año está nueva. Tiene diccionarios, bolígrafos, carpeta...
    Lo peor va a ser la ropa. Como tú dices, en verano siempre pegan un estirón y ya no les sirve nada del año pasado, así que ahí tendremos que hacer el desembolso más grande.

    El tema libros es algo que me tiene un poco desconcertada. Mi sobrina va en el mismo curso que mi hija, pero en distinto colegio y todos los años sus libros son mucho más baratos que los de mi hija, siendo exactamente las mismas materias. No lo entiendo. ¿Quién escoge las editoriales? ¿los profesores? ¿la directiva del colegio?. Creo que ahí deberían tener un poco en cuenta el precio de cada libro porque no es lo mismo gastarse cien euros que doscientos... Y, sobre todo, cuando tienes más de un hijo...

    Buena semana, Ro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los profesores quienes escogen los libros en los centros públicos, cada departamento, en mi caso el de lengua, elige los suyos. Pero en los privados y concertados son los centros quienes los eligen, y muchas veces son editoriales afines de las que el centro se lleva un pellizco.

      Yo en material antes me liaba a comprar todo lo que me mandaban. Llevo tres años reciclando todo lo que puedo. Por ejemplo, pinturas, porque mi hijo pequeño deja el estuche y más materiales en clase, para que luego no se les olvide en casa, y tienen el doble de todo, para hacer los deberes. Así que el año pasado saqué todas las pinturas de palo y de cera y me puse a sacar punta y clasificar. Tenía un montón de juegos completos entre los dos hermanos. Me han servido para todo el curso pasado y éste. Solo tengo que comprarle los rotuladores...


      BEsos.

      Eliminar
  5. Yo he penado con este tema, complicado donde los haya. Mis hijos se llevan un año y mi hijo pequeño jamás, y repito, jamás, pudo usar los libros de su hermana. En el cole me explicaron que las editoriales cambian los libros(al menos de aquella, hace ya unos años) cada 4 años y a mi hija le tocaba el año del cambio.
    Y además en el cole no cambiaban de editorial, pues así a lo mejor me los podría haber presatado alguien o alguna solución habría pero nada, siempre tuve que comprar libros.
    Seguro que tú eliges con mucho criterio, pero es cierto que yo he comprado libros que no se han usado, y al mirarlos me di cuenta del porqué, faltaba mucho contenido.
    Un besín y es complicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos se llevan cuatro años y nunca, ni un solo libro de su hermano, jamás, como tú dices. Es una pena, porque está montado así como un negocio.

      Besos.

      Eliminar
  6. Mira mejor de este tema no hablamos que me pongo de una leche sideral!!! Qué dice la profe de mi hija que el libro de religión edición 2014 no sirve que tiene q ser 2015.....WTF!!!! Si claro, es q este año han encontrado nuevos escritos en el mar muerto y resulta que son 15 apóstoles no te j.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Me parto contigo. En realidad, en Castilla y León y en mi materia, los cambios de la LOMCE son mínimos, por no decir inexistentes. Podría valer cualquier libro de texto de los últimso cuatro años o cinco, pero las editoriales se niegan a suministrarlos y entonces no valen los de otros años...

      Besos.

      Eliminar
  7. A nivel de la ESO, entiendo las razones que como profesores os planteais, pero lo que es vergonzoso es el gasto que se hace en libros en los primeros cursos de Primaria o incluso en Infantil, donde además no son reutilizables ya que se utilizan como cuadernos, en lugar de una simple libreta. Negocio....
    De todas formas, mi hijo mayor empieza mañana y todavía no sabemos los libros que necesitamos, supongo que fruto de todo los cambios y desajustes en leyes, programas y profesores.
    En fin, habrá que subir la cuesta despacito, despacito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es un negocio. Y hay que subir la cuesta despacio. Yo casi he terminado con todo lo del pequeño, pero el jueves empieza el mayor y aún hay libros que no sabemos cuáles son...

      Besos.

      Eliminar
  8. Hola. también soy hija de maestros y creo que recordar que los libros no los pagábamos o eran más baratos que para el resto de los niños... Hoy en día mi cuesta de enero es en septiembre porque con dos hijos ya te imaginas los gastos... También soy partidara de que sean los profesores quienes organicen el programa y contenido de las meterias que imparten y si no hay libro no pasa nada porque utilizarán otros materiales. En el cole d emis hijas algunos profesores intentaron implantar tu idea y los padres se opusieron... También coincido con tu seguidora Marialu que soy una firme defensora de fuera deberes.... los alumnos ya pasan demasiadas horas en el cole como para tener que llegar a casa y hacer más... ese es otro debate... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TAmbién estoy en contra de los deberes, como madre, y como profe. No mando deberes. Mis alumnos son mayores y lo que hacen son trabajos, en clase, y algunas partes fuera de ella, pero con mucho tiempo, organizándose ellos mismos.

      Besos.

      Eliminar
  9. El otro día escuche en la radio un programa en el que se hablaba de esto y entrevistaron a un profesor que contó una iniciativa muy interesante. Se trata de grupo de profesores que han elaborado unos libros de texto que se pueden descargar de internet de manera gratuita y que reducen mucho el desembolso en libros de texto. Si te interesa, puedes escucharlo en radiocable.com., la emisión de 150 euros por los libros...

    De todas formas, existe un colegio en Sagunto, en el que varios profesores no usan libros de texto. Preparan su propio material y lo fotocopian, ya que consideran que en la época en que vivimos, para muchas familias es imposible asumir ese gasto. Desde mi punto de vista es una actitud muy generosa por su parte, porque estoy segura que la carga de trabajo aumenta y mucho.
    En fin, que parece que poco a poco surgen iniciativas que van contra el enorme gasto de la vuelta al cole.

    Un saludo, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco la iniciativa, y me parece genial, y no quiero echar la culpa a otros, pero dependo de mis compañeros de departamento, y me dejo convencer fácilmente porque es difícil el cambio, como todos los cambios.

      Besos.

      Eliminar
  10. Yo creo que el problema, como siempre, es el negocio. Que tú digas que no vas a poner libro de texto, pase. Pero si de repente, 15 profesores de tu instituto deciden no hacerlo, sabes que tenéis al inspector (en tu caso no sé si al director/a del centro) diciendo que de eso nada.
    Y cuando son más mayores, vale. Supongo que tienen que tener una guía, no estoy en contra de los libros tal cual, pero la cantidad de libros que tienen algunos niños entre 3-7 años, es una barbaridad/absurdez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no pasa nada hasta que sean muchos más los que no los ponen, no de un instituto, sino de muchos. Mi directora no diría nada, te lo aseguro, pero muchos profesores no están dispuestos a dar clase sin libro.

      Besos.

      Eliminar
  11. Entiendo que es bueno que actualicen los libros de texto cada año, pero tampoco creo que tengan tantos cambios como para que no se puedan usar de un año para otro, sino que es más bien para que las editoriales vendan más.
    Además, como bien dices, no estamos acostumbrados a llevar una asignatura sin libro de texto, en general a cambiar la forma de dar las clases, y es una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, en lengua no se ha cambiado nada en los últimos, no sé, quince años. Se han pasado cosas de un curso a otro, pero nada que hiciera cambiar los libros desde que se implantó la LOGSE hasta ahora. Y creo que el sistema sin libro es mucho más abierto, mucho mejor para adaptarse al alumno, que es lo que tenemos que hacer, pero es cierto que para los profesores da muchísimo más trabajo.

      BEsos.

      Eliminar
  12. Me he quedado alucinada este finde cuando una amiga me ha dicho que se ha gastado 150€ en libros de texto para su hijo de...3 años!!! O_O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, más o menos entre 100 y 200 por un niño de infantil anda la cosa en muchos sitios.

      BEsos.

      Eliminar
  13. Yo el negocio de los libros de texto nunca lo he entendido, y lo de que cada dos o tres años se encuentre una excusa para cambiarlos, menos aún. Cuando estaba en el cole, de todos mis compañeros, salvo alguno que tuviera un hermano un año mayor, ninguno podía reutilizar libros, incluso algunos cuyos hermanos aún no habían terminado de estudiar. En fin, el negocio editorial en general es un desmadre en este país.

    Y luego a ver qué libro te toca, porque yo tengo todavía alguno por ahí guardado, que lo miro ahora desde la distancia, y da pena y dolor.. Nada, nada; me sumo al grupo de no libros y no deberes por completo. Casi prefiero ponerles a los padres una tasa aceptable para fotocopias (porque también entiendo que un centro no puede andar pagando fotocopias para sustituir a los libros de texto en todas las clases) y tirar con eso. Que al final incluso creo que se aprende más sin tener el libro como excusa, o al menos yo aprendía más con los profesores que nos decían que dejáramos el libro en la mochila y se ponían a dar la clase que les salía de las narices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy en ese grupo, pero lo de los no libros me lo tengo que comer con patatas, porque no puedo ponerlo en práctica...

      Besos.

      Eliminar
  14. Creo que alguna vez lo he contado, pero en secundaria el trabajo se organizaba por unidades, estaban los temas que entraban y tocaba investigar durante una parte de la clase y poner en común al final, guiados y con comentarios del profesor o profesora.

    En lugar de libros se pagaba para el fondo de reciclaje de la biblioteca, nos daban una bibliografía y tenías que revisar al menos 3 editoriales diferentes. Como era un fondo, había varias copias de cada libro y los traían a clase en unos tuppers enormes así que no teníamos ni que movernos x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que cuentas lo hago en mis clases, porque luego están los libros, que no son excesivamente buenos, y en dos páginas, por ejemplo, se ventilan la generación del 27. Entonces mis alumnos investigan en clase, preparan exposiciones y hacen actividades o rellenan cuestionarios después de su investigación.

      LLevo tres años en el centro, pidiendo que compren de algunos libros ocho o diez ejemplares para leer en clase, para llevarlos y trabajar con ellos, pero no hay manera.

      BEsos.

      Eliminar
  15. Creo que no hace falta que te cuente que como profe soy anti libros de texto y anti deberes, y tengo la suerte de trabajar en un cole donde se piensa lo mismo y lo están llevando a cabo. El año pasado fuera libros en primaria, excepto un par de cuadernillos, y este ha sido en secundaria. (Aunque desde hace años contaban con un banco de libros interno de manera que sólo se ponía el dinero de los libros un año) Infantil lleva años mandando sólo un libro de grafo aunque están pensando en quitarlo definitivamente. A la larga, se plantea un colegio donde se organiza la materia por proyectos mediante el trabajo cooperativo en todas las etapas. Aún queda mucho por pulir, pero en ello estamos. Soy consciente de las dificultades que podéis encontrar en la pública, pero si te animas, Ro, que sepas que hay colegios dispuestos a echar a un cable con sus experiencias para ayudar entre todos al cambio del sistema educativo desde dentro ;) Así que ya sabes, si algún día necesitas apoyo, ¡aquí estamos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy cambiando cosas en mis clases, lo que puedo, pero estoy en un lugar bastante poco moderno y con compañeros que son muy majos, pero con pocas ganas de cambiar las cosas en general. Siempre hay algunos, por supuesto, y poco a poco todo va mejorando, pero muy poco a poco.

      Besos.

      Eliminar
  16. 600 años (que no tengo) para dos niños, SOLO en los libros, aparte material.
    Esto es una locura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 600 euros, perdón!

      Eliminar
    2. Me parece una auténtica salvajada. Yo he gastado doscientos y poco en el pequeño, y mucho menos en el mayor porque algunos libros no los han puesto todavía, y en otras materias no tienen libro, no sé, pero al final puede que unos cuatrocientos entre los dos. Y me parece mucho.

      Besos.

      Eliminar
  17. A mí este año me han dejado la pepa de decidir si ponía libro en dos asignaturas nuevas, LOMCE. He decidido que no. Pero también es cierto que no son lengua, ni matemáticas, así que... Y aún así no voy a poder trabajar las cosas como me gustaría, porque la LOMCE te marca TANTO los contenidos de los ... que te tienes que acabar acoplando.

    Pero es un pastón. Y te encorseta, como tú dices. Acaba siendo un círculo vicioso. :( Lo que pasa es que no tenerlo supone mucho curro, y también da una imagen así un poco de "maria", como no se lleva libro...

    Yo qué sé. Es una dinámica tan establecida...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. ¿A que no sabes quién da Valores en mi instituto, al menos a un grupo? Pues eso, que igual te tengo que pedir ayuda, pero ahí sí que no pienso poner libro de texto.

      besos.

      Eliminar
  18. Tema peliagudo donde los haya, 240 he pagado yo por los de Asier para 3º de infantil, un disparate total!! Es realmente necesario gastar tanto????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO, te aseguro que no es necesario, y menos en infantil, creo yo.

      Besos.

      Eliminar
  19. Hola Ro

    Ya sabes mi opinión sobre los libros. No entiendo la reticencia de los compañeros a quitar el libro, aunque en el caso de las instrumentales como la vuestra se necesita algún material de referencia, pero siempre sea mejor el elaborado por el propio profesor. Y 3 me parece un buen curso para empezar a experimentar. Yo lo quite hace tiempo de tercero y ahora de primero. Pero claro antes eran tres horas semanales ahora son dos.

    A mi me gusta mucho más elaborar mi propio material, aunque sea trabajoso. Al final nunca me satisface el libro y tener que someterme a el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo elaborado mucho material, material a mi manera, que me gusta, que va conmigo, y pongo en marcha algunas de esas cosas, pero no puedo hacerlo por causa del lbro.

      bEsos.

      Eliminar
  20. En tercero y cuarto de eso no tuve libro de matemáticas, y te puedo asegurar que son los dos años más productivos de mi vida a nivel académico. Quizás es una asignatura muy concreta, un profesor excepcional y yo una alumna buena... pero da la casualidad de que la experiencia es más que positiva.
    Yo también estoy en favor de ir quitando libros, sobre todo en algunas asignaturas... pero entiendo y comparto todo lo que planteas en este post.
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Casi 200 € en libros para un niño de 3 años, más otros 50 € o más para material, 10 € de fondo y ayer me tocó llevar 2 rollos de papel de cocina porque van a aprender a lavarse las manos. Alucinada estoy.
    Yo siempre he tenido libros, pero se podían reutilizar, porque no los cambiaban tanto como ahora.
    Lo que más me molesta es que ya se ha convertido en un puro negocio. Mi madre es maestra y dice que hay editoriales pésimas pero que, como hacen regalos a los colegios (portátiles, pizarras digitales, etc.), pues éstos las eligen. Y eso repercute por supuesto. Al final ella usaba poco los libros si no le gustaban.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…