Ir al contenido principal

El torturador (2)

Últimamente el estrés del trimestre y del final del curso me están pasando factura. Duermo mal, no descanso bien, incluso tengo pesadillas, y, como siempre, las contracturas aparecen una detrás de otra.

https://es.pinterest.com/pin/123356477265142640/


Ayer pasé la noche con dolores en la espalda y por la mañana apenas me podía mover.

https://es.pinterest.com/pin/475340935642343310/


No me ha quedado más remedio que ir a visitar a mi torturador particular. Si aún no lo conocéis, visitad el enlace, porque es un tipo digno de ser visitado.

Según entré, le dije:

- NO me hagas mucho daño, por favor.

Mi cara era de súplica, aunque sabía que iba a llorar. Tumbada en la camilla boca abajo, con la cabeza metida en ese agujero que apenas te deja moverte, me echó un vistazo y me dijo que tenía nudos por toda la espalda. Me preparé para una hora de torturas extremas a ritmo de Nino Bravo.



Pues no, se ve que después de cuatro años que lleva el casette de Nino Bravo dando vueltas en el equipo, se ha cansado y ahora tenía una cinta de valses de Strauss. Pensé que eso me relajaría. Uff. Ni os imagináis lo que los odio ya.



Hoy apenas siento los brazos y me duele cada centímetro de la espalda y de las piernas. Lo sé pero también sé que en dos o tres días estaré mejor, y que me durará meses, siempre que no sea tan tonta de pensar que todo el trabajo y todos los problemas del mundo tienen que cargar sobre mi espalda.

Comentarios

  1. Ánimo Ro!!! Intenta relajarte un poco... mi hermana es peluquera y a sus 20 años hay épocas que acaba con la espalda destrozada. Ella también tiene una torturadora especial... y es que en determinadas ocasiones es imprescindible.

    Un besazo reina y a mejorarte!!!!

    ResponderEliminar
  2. Después de la tormenta viene la calma, y nada de cargar la mochila con todo lo que uno se encuentre por el camino, que el viaje es largo ;-)

    ResponderEliminar
  3. Ayyyyyyyyyyy que mal se pasa, pero en nada ya estarás como nueva. UN besín.

    ResponderEliminar
  4. Ánimo que ya verás como la tortura es para bien, y efectivamente no hay que intentar cargar con todo que nuestras espaldas no están para tanta carga, yo intento abrir el paraguas y que todo caiga y resbale como la lluvia para no amontonar peso a cuestas aunque no siempre lo consigo, pero es una técnica que a veces funciona.
    Besos, y cuídate.

    ResponderEliminar
  5. Yo no soporto que me hagan daño. También es cierto que no suelo tener muchos problemas musculares, pero en el embarazo tuve lumbalgia y ciática. Fui a un fisio que mientras estuve embarazada se portó genial, me daba masajes gustosos, de esos que tienen un puntito de dolor pero que es más placer que dolor.
    En cuanto di a luz volví a él para acabar de arreglarme y ¡¡nunca más!!. ¡Qué dolor!, a mi eso no me compensa. Prefiero ir lentamente curándome a pasar una tortura de ese calibre.
    Pero claro, como te digo, mi caso es leve. Fue fastidiado durante el embarazo, pero ahora ya no me me duele prácticamente nada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Vaya...intenta relajarte, ya sabes...con un buen libro jejejej. Por cierto Will Grayson está muy muy bien ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy a animar en cuanto me desatasque de lecturas.

      Besos.

      Eliminar
  7. Pobrecita mía! Relájate, que ya está cerca el fin de curso...

    ResponderEliminar
  8. Si te sirve de consuelo, somos muchos los que estamos igual... :(
    ¿No notas mejoría con el yoga?

    ResponderEliminar
  9. Uff, contracturas. Yo soy propensa. Perdón, ¿he dicho propensa? Quería decir que siempre tengo el cuello mal. Pero voy al médico y me dice, "uy, eso antes o después se te va". Voy al fisio, aka torturador, y me dice que un tratamiento de "unos meses" para dejarme del todo bien, y que claro, que mientras pues que no me cargue, que no haga esfuerzos, que no conduzca... Mucha suerte tienes si en una sola sesión te deja bien y para varios meses!!!

    ResponderEliminar
  10. ay Ro...como te entiendo. Yo sufro de ellas, y encima cuando voy al quiroterapeuta me dice que no puede hacer mucho por mi, pues no tengo masa muscular. Asi que me junta todo

    ResponderEliminar
  11. Ay, madre... Pobre. Espero no tener que ir nunca a un masajista-quiropráctico-loquesea. He leído tu otra entrada, y juntando estas dos, les he cogido miedo xD

    Mejórate :)*

    ResponderEliminar
  12. Yo también tengo insomnio.Cda mañana me pregunto como pasaré el día con esa mala caidad de sueño.A estas alturas de curso tengo mucho cansancio mental y físico.
    Ya queda poco

    Besos,Ro!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Pilates! La solución se llama Pilates ;)

    ResponderEliminar
  14. Yo peor que el dolor del masaje, llevo las agujetas del día después. Me paso tres días sin poder dormir boca arriba de lo que me duela la espalda. Eso sí, en cuanto se pasan las agujetas, parece que floto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…