Ir al contenido principal

100HealthyDays (10)

Setenta días llevo ya de vida sana, es decir, sólo me queda un mes contando desde hoy. Hoy que, precisamente, no va a ser un día muy sano. Son las fiestas de mi pueblo, llevamos desde el viernes de comida en comida, sin apenas quitar el mantel de la mesa más que para sacudir las migas y volverlo a poner. Las fiestas en mi casa son así, unos vienen a comer, otros a cenar... Echamos de menos a un par de familiares que este año nos han dejado, dos tíos míos de más de noventa años, pero que eran el alma de la fiesta y a los que se extraña muchísimo.

Aparte de eso, este fin de semana estoy intentando, dentro de lo que cabe, elegir la opción más sana de las posibles, aunque a veces no resulta muy fácil...

Alimentación. 

Durante esta semana no ha habido cambios con respecto a otras semanas.






En realidad, tengo que confesar que llevo dos días de total descontrol. El jueves estuve toda la tarde comiendo, con ansiedad, ayer tambien, pero hoy vuelvo a la rutina de comidas a pesar de estar en casa de mi padre.

Ejercicio.

En esta semana he empezado con una nueva rutina que creo que me va a ir muy bien.

Llevo tiempo queriendo empezar con abdominales, sentadillas, plancha y demás historias para mejorar sobre todo la parte de arriba del cuerpo.

Pero me daba muchísima pereza, porque son ejercicios que no me gustan nada, y siempre encontraba alguna excusa para no ponerme a ello.

Así que estuve dándolo muchas vueltas, y he llegado a la conclusión de que tengo que hacer algo que me active pero que me guste.

Lo he encontrado. Llevo años sin hacerlo (tantos como diez, uff), pero me encanta, y activa todo el cuerpo, es un ejercicio muy completo y puedo hacerlo en cualquier momento. Sí, es el yoga.

Ya os pondré al día de los vídeos de yoga que estoy realizando.

Empecé el sábado, pero como mis semanas empiezan en domingo, comenzamos a contar por ahí.

Domingo: 30 minutos de yoga. 4 km de caminata. Llovía y me tuve que volver a casa enseguida.

Lunes: los brazos me dolían tanto después de mis dos primeros días, y me dije que nada de yoga, pero luego llovía a mares, así que me hice dos sesiones, una de veinte y otra de treinta minutos de yoga.Y no salí a caminar. Lo dejé para el martes, que me tocaba aunque lloviera.

Martes: Estaba decidida y parecía que la lluvia iba a darme una tregua, pero según salí de casa me cayó encima una tromba que me dejó helada de frío y me volví sin apenas haber caminado ni un kilómetro. Así que volví a darle al yoga. Una sesión de 40 minutos.

Miércoles: Esta vez no llovía, pero las circunstancias no me dejan tiempo a veces para nada. Dentista y peluquería para los niños. Total, que pude arañar cuarenta minutos y sólo fueron 5 kilómetros y medio, pero menos es nada.

Jueves: Sabía que el fin de semana no iba a hacer nada, y mis objetivos de caminar para esta semana iban muy mal, pero aún así tuve que darme la tarde libre.

Viernes: Por la mañana tuve excursión con los chavales, y caminé bastante. Por la tarde también he caminado un montón y he estado toda la tarde de pie, pero de tapas, así que supongo que no cuenta.

Sábado: Hoy por la mañana, ahora mismo, tengo sesión de estética: limpieza y un tratamiento que me están haciendo que me va a dejar veinte años más joven. Total, que voy a estar toda la mañana de lo más relajada.

 Y sigo en el pueblo, así que ya os contaré lo que he comido y lo poco que me he movido la próxima semana.




Comentarios

  1. Disfruta todo lo que puedas de las fiestas, que las tontas como yo tenemos hoy universidad! un besito

    ResponderEliminar
  2. Uf, yo esta semana no sé que tiene el aire que me está costando un montón seguir la dieta. A disfrutar de las fiestas, que son dos días, luego ya tendrás tiempo de recuperar la vida sana.

    ResponderEliminar
  3. Disfruta de las fiestas,que la dieta puede esperar! jajjaja
    Que te diviertas Ro.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Sabes que a veces todos necesitamos esos 2 días sin rutinas? quedate siempre con lo bueno y no te agobies, cuando no se puede, no se puede

    ResponderEliminar
  5. Esta mañana me ha dicho mi hija de ir a andar un rato. Pero no puedo :( Estoy en modo alergia on. ¡Qué rollazo!

    ResponderEliminar
  6. Los días de fiesta no se puede llevar una vida sana... jeje.

    ¡Me encanta el yoga!. Yo hace un par de años empecé a ir a clases, pero hubo una temporada que no pude ir y ya no he podido volver, porque ahora los horarios de las clases no son compatibles con los míos de trabajo. Me da mucha pena, pero no me atrevo a hacerlo sola en casa; no me siento capacitada. ¿Es fácil hacerlo con la explicación de un vídeo? Ya me contarás qué vídeos usas. Así me animo también.

    Disfruta el fin de semana. Un besote

    ResponderEliminar
  7. Mujer, yo creo que has hecho bastante, y me interesa un montón ver esos vídeos, creo que lo necesito porque corro, camino y hago bici y la parte de arriba la tengo olvidada. Un beso guapa y esas fotos son de un apetecible, mmmm.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenas!
    He llegado a tu blog por casualidad y me quedo como seguidora. Te invito a que pases por el mío, un blog con mis opiniones breves sobre series, libros y desde ahora todo tipo de productos y descuentos, en la que además celebraré SORTEOS con diferentes marcas en las próximas semanas. ¡Espero que te guste!
    http://www.opinionfugaz.blogspot.com
    Nos leemos :D

    ResponderEliminar
  9. Quiero aprender a hacer yoga, pero aquí en Mérida no hay muchas opciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…