Ir al contenido principal

Roscón de Reyes

Llevo ya unos cuantos años haciendo el roscón de Reyes. Quizá cinco o seis (cómo pasa el tiempo).

Y todos los años dejo documento gráfico de mis roscones, porque son muy bonitos.

Esta vez, como el año pasado, me apunté a la operación #yohagoelrosco con Marta. Sé que a ella no le ha salido, pero no desesperes, en sucesivas ediciones será.




La principal ventaja es el sabor. El sabor y la textura no tienen nada que ver con esos bollos que venden ahora en los supermercados y que se atreven a llamar "roscones".

El inconveniente es lo que dura. Yaaaaaaaa, me diréis, os lo coméis enseguida. Pero es que si no nos lo comemos enseguida, al día siguiente está ya un poco duro. No como una piedra, bueno para comerlo con la leche, pero no tan bueno como el primer día.




Ese inconveniente lo he solucionado rellenando el roscón que no nos comemos en el momento.

Ya, ya lo sé, a mí no me gusta el roscón relleno, me parece que como mejor está es como desayuno o merienda con un tazón de leche o chocolate.

Pero si lo relleno está rico al día siguiente, así que yo me lo como solo y para los demás lo relleno.

La receta que sigo es la de Ibán Yarza. Si alguien no sabe quién es, que sepáis que ya estáis tardando.



Aquí tenéis un vídeo en el que se ve todo el proceso.




La receta la podéis encontrar en la página de Velocidad Cuchara.


El resultado es buenísimo.



¿Os gusta el roscón de Reyes o ni fu ni fa?

Comentarios

  1. Me gusta mucho el roscón, así que me encantaría probar el tuyo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque tal y como está correos te llegaría en un par de semanas, lo justo para que mates a alguien golpeándole con él si quieres, si no, te hacía uno sólo para ti y te lo mandaba.

      Besos.

      Eliminar
  2. A mí me encanta,eso no me puede faltar nunca!

    Alguna vez creo que me voy a animar a hacerlo...

    besos arrosconados!

    Para mí también natural, es el roscón roscón!
    ;)

    ResponderEliminar
  3. estoy literalmente babeando

    Besinosss

    ResponderEliminar
  4. Nunca me he atrevido con el roscón, me parece tan laborioso. El tuyo tiene una pinta de rechupete.

    Por cierto, para aprovechar lo que sobra, se pueden hacer tostadas, están buenísimas para el desayuno.

    Biquiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me han dicho, pero aún no he tenido la opción de hacerlas. Nunca sobra demasiado.

      Besos.

      Eliminar
  5. Yo lo hago, no me queda más remedio, sin gluten despues de bastantes intentos me sale rico,rico
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los sin gluten tenéis un mérito... porque es muy difícil que salgo bueno...

      Gracias por comentar, Pilar.

      Eliminar
  6. Yo todos los años digo: "El año que viene lo hago". Y nunca lo hago xD Creo que no me saldría, pero bueno xDDD

    Una amiga hizo la receta de Ibán y no le gustó mucho, porque dice que la masa era bastante pastosa. No sé. Si el año que viene me animo... Tendré que pensarlo en diciembre para irme haciendo a la idea. Yo reposteo mañana, pero cosa de poco xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La masa de Ibán es un poco pegajosa, como todas las masas de Ibán, que echa la harina más bien escasa, pero luego eso hace que sea más esponjoso.

      Besos.

      Eliminar
  7. A mí no me entusiasma mucho el roscón de reyes, pero es por esa capa de azúcar que lleva por encima. Soy poco golosa, y el azúcar me gusta en cantidades mínimas. Aún así, suelo probar un pedacito en casa de mi madre (aunque ella lo compra, no lo hace...)
    El tuyo tiene una pinta estupenda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso es ocpional. COmo las frutas confitadas, que a algunos les gustan y a otros no...

      Besos.

      Eliminar
  8. Me encanta el roscón pero sólo para desayunar la mañana de reyes antes de abrir los regalos así que para mí no sería un problema lo de ponerse duro jejeje a ver si un año me animo y lo intento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta pero solo en esa fecha señalada. Por eso, aunque a veces alguien me dice que lo haga, no lo hago más que la noche de reyes y al día siguiente.

      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Me encanta! Pero nunca lo he hecho. Vergüenza me da, que una amiga chilena recién emigrada ya ha probado, y seguro que le salió genial.
    Eso se pone en la lista de propósitos del 2016, ¿No? ;pp

    ResponderEliminar
  10. A mí me gusta.
    Solo o relleno...
    Mi madre lo encarga a una pastelería artesana muy buena.
    Con chocolate...perfecto al día siguiente.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay pastelerías que aún hacen buenísimos roscones, pero son las menos.

      Besos.

      Eliminar
  11. ¡Os admiro a aquellas que sois capaces de cocinar un roscón! Pero es que claro, justita ando de conocimientos culinarios y tampoco creo que avance mucho en este tema. Así que me alucina que podáis hacer algo tan aparentemente complejo para mi. Además, a mi con el roscón me gusta más hacer trampas con mis sobris buscando el figurita o la faba que otra cosa. Algún año me castigarán al rincón de pensar, como si lo viera...

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que el roscón no es de mis dulces favoritos, lo como porque es tradición, y ya está, y por supuesto, relleno, para que pase mejor.
    Además, me parece que la receta es muy complicada. Os admiro a las que sois capaces de hacerlo y además os queda tan bonito.

    ResponderEliminar
  13. Qué pintorra!! Es uno de mis dulces preferidos, aunque aún no nos hemos animado ninguno en cada a hacerlo, siempre es comprado... la lástima es que sea propio de unos días muy concretos!
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…