Ir al contenido principal

Altas capacidades

Hace unos meses, en la puerta del colegio de mi hijo, se me acercó una persona conocida del barrio, madre de dos niños de edades parecidas a los míos, y con la que coincido en muchos lugares desde que llegué a vivir a esta ciudad.

- Ya está - me dijo, orgullosa - ya me lo han diagnosticado.

Estaba bastante perdida y no sabía a qué ser refería. Me explicó que a uno de sus hijos le habían diagnosticado como de Altas Capacidades Intelectuales, y que estaba barajando la posibilidad de llevarle a un colegio especial.

- Vaya, pues cuánto lo siento - le contesté.

No le pareció muy bien mi respuesta, pero me salió del alma, porque me puse inmediatamente en su lugar. Y no, no me gustaría que ninguno de mis hijos fuera considerado "superdotado".

http://es.pinterest.com/pin/562175965959266457/


 No me entendáis mal. Está claro que me gustaría menos que mis hijos tuvieran una inteligencia inferior a la media, pero creo que las personas de Altas Capacidades se enfrentan a muchas dificultades que desde fuera no vemos.

Y lo digo con conocimiento de causa. Tengo un caso en mi familia, una persona muy cercana a la que no diagnosticaron porque entonces no tenían tan en cuenta estas cosas, y porque sus padres no quisieron, pero con una inteligencia bastante superior a la media, que ha ido por la vida dando tumbos y que hasta ahora no creo que nunca haya sido feliz.

http://es.pinterest.com/pin/328762841523330603/


Entonces, ¿estoy diciendo que los niños de altas capacidades no pueden ser felices? No, no estoy diciendo eso, pero sí creo que tienen más dificultades para serlo.


http://es.pinterest.com/pin/353603008217394196/


Tengo un compañero que tiene uno de sus hijos diagnosticado. Coincide conmigo en que su hijo, que ahora tiene casi veinte años, no ha sido nunca feliz. Su otro hijo, de inteligencia media, disfruta más de las cosas y lleva una vida más plena. Y... ¿qué es lo que queremos los padres más que nuestros hijos sean felices?

Os pongo un ejemplo. El hijo de mi compañero, cuando hizo la Primera Comunión, pidió a sus padres, no ir a Disney como piden muchos niños, sino ir a Egipto. Por entonces no era tan peligroso como ahora. Sus padres lo llevaron. Su hermano pequeño lo pasó bomba en el viaje, mientras él, gran aficionado a la cultura egipcia, estuvo todo el viaje renegando de lo mal conservado que estaba eso, de que el cartel aquel no explicaba nada, que ese dato era incierto,... no lo disfrutó, y, según asegura su padre, es así siempre.

http://es.pinterest.com/pin/471259548483092085/


Son niños que se sienten diferentes. Y, cuando uno es un niño, lo último que quiere es ser distinto a los demás. Son niños que además maduran intelectualmente muy rápido pero no dejan de ser niños, y a veces se les trata como adultos, con lo cual les resulta difícil vivir una infancia plena...

En fin... Es un tema complicado, como todos los que afectan a nuestros hijos y del que podríamos hablar largo y tendido.

¿Qué opináis? ¿Tenéis algún caso cercano?

Comentarios

  1. Bueno...si yo te contara...pero tb depende mucho del niño y de la educación que haya recibido. En qué ámbitos se haya desarrollado como persona y sb todo en qúé sea exactamente más inteligente, porque tb hay áreas. No sé si me explico. Tendríamos que hablarlo en privado o en persona, me da cosilla contar más por aquí ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que cuando son temas cercanos, es mejor no hablarlos públicamente. Todo depende de muchas cosas y, como estamos hablando de niños,t ambién depende mucho de lo que hagamos los padres con el tema.

      Besos.

      Eliminar
  2. Me ha chocado lo de que las altas capacidades se diagnostiquen, como si fuera una enfermedad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Bueno, hay que hacer unas pruebas, y sí, se diagnostican y pasan a formar parte del expediente del niño, para el colegio y para todo. Si a un cole o instituto llega un niño con Altas Capacidades, los profesores somos informados, siempre que le hayan hecho las pruebas y haya un diagnóstico de ello.

      Besos.

      Eliminar
  3. Ya lo creo que es un tema complicado!
    Y respecto alas familias... uf, uf y uf!
    Porque,tú como yo, trabajamos con los chavales y las familias, y sabemos lo que hay.
    Tengo unas cuantas experiencias al respecto, y, sinceramente, nada satisfactorias para ninguna de las partes.
    A mí también me dan pena por lo que concierne a la parte humana.
    Sí tuve un alumno, hace muchos años, y que sí, aquel chaval creo que fue y es la excepción dela regla... Hoyy en día es un periodista freelance que trabaja desde China y toda la zona de Asia colindante, para diversos medios, fotógrafo,escritor... Sigo teniendo un contacto con él ahora más bien por sus trabajos, pero sí lo ohe mantenido. Zigor Aldama. De él podría contar mil anécdotas. Yo le quiero un montón. En la actualidad tiene 35 años y una experiencia de vida de lo más intensa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que me cuentes tu experiencia. Es un tema difícil y que los profes tampoco sabemos muy bien cómo afrontar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Es un tema tan complicado, yo desde luego he entendido lo que has querido decir al principio del post.

    ResponderEliminar
  5. yo tengo una buena amiga de la infancia, ella es profe también, el mayor tiene 11 años y lo diagnosticaron hace poco aunque todos lo intuiamos desde que era muy pequeñito. No fue la mejor noticia que le dieron, te lo puedo asegurar. Ahora está justo en esa fase que dices, es como si estuviera en plena adolescencia pero no deja de tener 11 años. Tuvo el año pasado un porblema de acoso, que afortunadamente se resolvió, pero sí, es muy complicado.
    El pequeño de 6 creo que va por el mismo camino, aunque mi amiga no quiere ni plantearselo ahora mismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se plantean muchos problemas, como siempre que alguien es especial en algún terreno.

      Besos.

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo con la opinión de arriba , y también comparto la tuya en parte.
    Creo que como pasa casi siempre no hay dos casos iguales y todo es tan relativo y depende de tantos factores y variables no sólo de las A.C.. Lo que sucede es que estos niños que tienen estas capacidades no encuentran en muchos colegios el espacio para ellos, ni encuentran el incentivo ,ni la materia que necesitan , ni los profesores que les comprendan y animen ,y por supuesto , muchas veces les cuesta relacionarse por su madurez e intereses no se corresponden con la mayoría de chavales que andan en la tontería y el insulto constante como forma natural de relacionarse.
    Yo tengo dos , el mayor de altas capacidades y el pequeño que es inteligente sin AC..El mayor no tiene amigos en el colegio porque además él me lo explica (no es callado y ni retraído para sí mismo), que la mayoría están en la tontería ,tirando tizas, riéndose en clase,insulto a uno burlándose del otro,la cogieron con una niña poco agraciada y le decían de todo,la niña se fue del cole ,claro, en fin, que no tienen ningún interés intelectual ni de aprender ,por tanto el mío no tiene de qué hablar con ellos,porque a él le gusta la lectura ,escribir , su ajedrez,no le interesa el fútbol . Sin embargo ,en su club deportivo tiene amigos, chicos de su perfil, va los sábados a la universidad a unas clases especiales y allí también tiene amigos,chicos de su edad y perfil , y es un niño muy conforme,no pide nada,no le interesa la moda ni las redes sociales,es cariñoso ,trabajador,respetuoso . En cambio,tenemos al pequeño NO es A.C y sin embargo lo pide todo,por él y por su hermano,protesta por todo , que si la comida, que sí vamos de viaje no le gusta la habitación y así, estoy encima de él para que disfrute lo que tiene y trabajo su inconformismo permanente . Por eso creo que depende de tantas cosas ,y no sólo de las A.C. , que el hijo de tu amigo no disfrutara su viaje a Egipto no es sólo por sus capacidades ,sino por su carácter . Todos venimos con una partitura.
    Es difícil, pero lo que yo he hecho es enseñarles que la diferencia es valiosa y que no todo el mundo lo puede conseguir porque la mayoría quiere pertenece a una manada,hacer,ir y pensar lo que hace la manada y eso demuestra poca personalidad y que en el futuro verán la valía de ser diferentes,que no es lo mismo que ser raros. No tienen porque ocultar sus gustos para caer bien a los demás (esto me lo aconsejó el mismísimo director del colegio) que mi hijo mayor no debería decir que lee y escribe ni que gana premios literarios¿Que te parece?.
    Para mí marcar la diferencia(en sus edades)es desde ir más allá cuando un profesor te pide un trabajo,tomar iniciativa y defender una opinión y no asumir o acatar la de los demás. La pena es que muchos profesores no valoran esto,ni motivan a los alumnos a ello. En 1ro de la ESO ,la profesora le habló de la Tabla periódica ,y mi hijo levantó su mano y le dijo: Sī,la tabla periódica de Mendeliev ,la profesora le dijo que no lo sabía ,que muchas gracias y que buscara toda la información al respecto y se lo comentara ,estupenda profesora que admite que no lo sabe,que incentiva al niño y que lo premia por interesarse y saber más.( El mío lo sabía porque soy Ing.Química y hablo con ellos ,sí visitas mi blog , es evidente). Sin embargo ,con muchos otros no sucede esto. Tengo miles de ejemplos,pero ya me he extendido mucho,jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado tu comentario. Y me quedo con eso de que todos venimos con partitura. Es verdad que dependemos no sólo de nuestras capacidades, sino también de nuestro carácter, que hace que seamos más o menos conformistas o protestones, o lo que sea. Y en cuanto a lo de seguir a la manada, tienes toda la razón. Me parece genial tener un hijo que no es como los demás, que se distingue por su originalidad de alguna manera, pero hay ciertas etapas en que ellos lo pasan mal por no sentirse aceptados, es inevitable y para ellos y sus padres, doloroso.

      Besos.

      Eliminar
    2. Sí ,tienes razón.La cuestión es que no guarda proporción la inteligencia académica con la emocional ,de ahí, la tan de moda ,y por otro lado ,bastante antigua:"educar en las emociones" . De todas maneras ,yo que nací en otro país y he estudiado en varios ,me pregunto ¿Por qué en España no es motivo de admiración que las personas sean inteligentes o de A.C.? Y más bien es motivo de envidia .¿Por qué va a ser malo que le detecten a un niño que es súper inteligente? Y si se canaliza bien como sucede en otros sistemas educativos y en la sociedad ,no debe de haber problemas . Pero sabes que te digo ,pues como yo lo pienso : El problema lo tienen los otros ,no el de A.C. Sí enseñas a un niño que es muy valioso y que tiene un sinfín de posibilidades por su inteligencia , tendrá la suficiente autoestima para no prestar atención a nimiedades ,de verdad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues yo estoy a favor de que se reconozcan, pero sin tanta tontería claro. como dice el comentario de arriba de Seone en el colegio se aburren porque no encuentran motivación, hacen preguntas que los profesores muchas veces desconocen a primeras y les dejan sin respuesta y esa motivación, desemboca en aburrimiento y apatía.
    No creo que las personas más inteligentes sean menos felices, eso va dentro de cada persona y de su nivel de exigencia, y no por ser más inteligente se es más exigente. Va en el carácter. Las circunstancias que rodean a las personas y que les afectan son las que forman los caracteres.
    Buff me pasa como a Dina, te podría contar mil aventuras.
    Un besico, me ha encantado este post.
    En fin, rollazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta, las experiencias de cada uno al respecto son diferentes, y lo entiendo, porque muchas cosas van con la personalidad de cada uno. Y es verdad que en los colegios no sabemos muy bien cómo motivarlos ni cómo tratarlos.

      Besos.

      Eliminar
  8. Totalmente de acuerdo. Lo único que queremos o deberíamos querer es que nuestros hijos sean felices y cuando se sienten diferentes al resto tienen un problema interno.
    Como dijo Brian Jackson en Cada niño una excepción, " El único dato que miden los test de inteligencia es la habilidad que se tiene para realizarlos"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. A mi hijo pequeño le han hecho los test dos veces, de diferente manera las dos veces, con resultados muy diferetnes, lo cual quiere decir que no es algo en lo que tengamos que fijarnos como si fuera algo infalible.

      Besos.

      Eliminar
  9. En principio estoy de acuerdo contigo. Es decir, no quiero tener un hijo de altas capacidades. Pero también es cierto que sí que me gustaría que fuesen muy inteligentes. Tengo un primo qu eno está diagnosticado como de altas capacidades, pero sacó la nota más alta de selectividad de la región, acabó ingeniero en telecomunicaciones con matrícula, y todo eso jugando al baloncesto, esquiando y saliendo de marcha con sus amigos.
    De pequeños estudiábamos juntos y me daba una envidia enorme. Mientras yo memorizaba una cara de un folio, él estudiaba un tema entero.
    No sé si será una persona de altas capacidades o no, pero desde luego es la persona más inteligente que conozco, y eso no le ha impedido ser feliz y saber disfrutar de la vida. Y así me gustaría que fuesen mis hijos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser inteligente te da, a priori, una serie de ventajas. No sé si tu primo será simplemente inteligente o tendrá lo que se consideran Altas CApacidades. No lo sé porque no soy experta en estas cosas. A veces sí que da envidia ver cómo alguien tiene una capacidad para estudiar o para entender cualquier cosa mucho mayor que la nuestra, es cierto.

      Besos.

      Eliminar
  10. No conozco a nadie en este caso, pero coincido contigo: más conocimiento y más raciocinio no te hace más feliz. Al contrario, sí que conozco gente con capacidad intelectual más limitada, y te aseguro que son más felices que tú y que yo... aunque tampoco es lo que desearía para mis hijos. Pero es que eso lo comprobamos muchas veces en nuestra vida diaria, que ojos que no ven... y para qué queremos saber tanto??
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Sí, es verdad que muchas veces enc onocimiento no da la felicidad.

      Besos.

      Eliminar
  11. Pues como tú dices, gracias a Dios en mi familia no, pero si varios casos conocidos. Lo que si es verdad es que todos los casos que conozco (al menos ahora mismo no caigo en otra cosa), son niños súper sociables, y que están encantados. Tienen su vida escolar más fácil, pero viven una vida plena, algunos con más actividades que otros aprovechando su facilidad. La madre de una de esas niñas, reaccionó como tú cuando se lo dijeron, ¿cómo que qué suerte? ¡será qué problemón! Ya te digo, luego la niña ha evolucionado muy bien, y no tiene problemas, pero en un primer momento su madre se preocupó, no se alegró.
    Por cierto, no sé si has oído hablar de la coincidencia que suele haber, no siempre, entre niños con altas capacidades y niños émpatas. Eso si es pasarlo mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que lo lleven bien o mal creo que también depende de cómo lo lleven los padres, como tú bien dices.

      Besos.

      Eliminar
  12. Realmente, es un tema complicado... Yo no conozco ningún caso (al menos que yo sepa) que lo hayan diagnosticado, pero me viene a la mente un niño que mi madre cuidaba cuando yo iba al instituto. Por aquel entonces era un niño de apenas un año, pero ya se notaba que era muy listo. Con apenas año y medio distinguía las marcas de todos los coches, incluso desde lejos (a veces, ni yo sabía qué marca era...). Pude verle crecer los primeros años de su vida y me tenía alucinada con su inteligencia, a todas luces superior a la de los niños de su edad. No sé si era un niño superdotado, pero sí sé que a medida que se fue haciendo mayor, se fue haciendo más infeliz. Cuando mi madre dejó de cuidarlo, sólo iba teniendo noticias de él por lo que ella iba sabiendo y porque seguía siendo vecino y me lo encontraba a veces. Era tímido y retraído, nunca le veía sonriendo y jamás lo vi con amigos de su edad... Sólo se escapaba una pequeña sonrisa cuando nos encontrábamos y nos saludábamos, le preguntaba qué tal y él me respondía que "bien", pero aquel "bien" sonaba tan triste, que me dejaba un poco triste a mí también. Sé que era muy buen estudiante y a día de hoy no sé a qué se dedica; sólo me cruzo con él muy de vez en cuando y sigo viendo tristeza en sus ojos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es el mismo tipo de niño con altas capacidades que yo conozco en algunos casos, niños que no son felices y se les ve de lejos, pero probablemetne, y afortunadamente, no es el cien por cien de los casos.

      Besos.

      Eliminar
  13. Yo no conozco casos diagnosticados, pero es que no todos se diagnostican. Un conocido sí tenían sospechas de que tuviese altas capacidades, y sus padres no lo mandaron a un colegio especial, sino a un colegio de estos de élite y el chaval aguantó un curso a duras penas. Se sentía fuera de lugar en todas partes.

    Mi caso... Bueno, no es que yo tenga altas capacidades, pero de pequeña, especialmente en infantil y primaria sí que estaba muy por encima del nivel de clase. Y me aburría como una ostra. Me reñían un montón porque estaba escribiendo mientras explicaban o haciendo otras cosas. Entonces fue cuando le recomendaron a mis padres que me valorasen, pero en el colegio les quitaron la idea, y casi que me alegro. No creo que me hubiesen clasificado como persona de altas capacidades intelectuales, pero por si acaso... xD

    En cualquier caso, sin etiqueta, sí que es difícil ser un niño distinto, con otros intereses, retraído, un cerebrito... No sé, supongo que los padres creen que por ser "más listo" le va a ir mejor en la vida, va a ser más feliz. Y a veces la inteligencia "académica", llámala como quieras, no está proporcionada a la inteligencia emocional, social, etc.

    Yo he tenido últimamente un shock pedagógico que estoy pensándome si lo cuento o no xD

    ResponderEliminar
  14. Yo opté por llevarla a un colegio donde a los niños de altas capacidades se les denomina maduros y donde se les intenta relentizar sin desmotivar , a la par que se les mezcla con niños con otros desordenes.Hay muchos días que tengo dudas de si estaré desaprovechando su gran intelecto pero es muy feliz, y de momento, es lo que debe primar.

    ResponderEliminar
  15. No puedo más que confirmar tus palabras. Tal como dices, no por ser más inteligente de la media se ha de ser menos feliz, pero a menudo coincide.

    ResponderEliminar
  16. creo que el diagnóstico es bueno si es que sirve para ayudar a fortalecer las otras áreas de la persona con AC, no para separarla como un fenómeno.

    pero bueno, así con todo!

    ResponderEliminar
  17. Dudo seriamente que la sociedad esté preparada para satisfacer las necesidades de un niño normal... así que imagínate uno "especial"

    ResponderEliminar
  18. He leído todos los comentarios, y con conocimiento de causa he de deciros que estáis siendo vosotros quienes diferenciáis a los niños. Decir "lo siento" cuando otra madre comparte contigo esta información, exactamente ¿qué sientes?, ¿no se te ocurrió decir "¿cómo podemos ayudar?, ¿necesitas firmas, reuniones?", es curioso.Dais por hecho que ser de altas capacidades o superdotados lleva implícito ser un infeliz para toda su vida, y que aquellos niños que no lo son van a tener la felicidad en sus manos. Lo verdaderamente triste, lo que hay que sentir, es tanto la ignorancia de quienes establecen las normas educativas y de aquellos que tienen en sus aulas diariamente a los hijos de todos, y que solo buscan la media, no a quienes están por debajo o por encima de ella, no integrando a toda la sociedad.La vida no es cómoda, las personas no son trazados simples, aunque es cierto que algunos dibujos son muchos más bellos que otros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…