Ir al contenido principal

Globalización navideña

O como ponerse como un globo en cuatro días.



Vamos a entrar de lleno en la vorágine navideña (y que conste que me apunto a un bombardeo...), pero nuestras celebraciones pasan siempre por comer, cenar, desayunar y ponerse las botas, algo que resulta un despropósito, y no sólo por los tiempos que corren.

Llegan estas fechas y pasamos de cenar una ensaladita, o una fruta y un yogur a lo siguiente:

Unos canapés, que quedan muy chic. Y te pones a probar uno de cada, para ver qué tal están...

Imagen
Los ibéricos, que son de la tierra.



Los mariscos, que, como no hay presupuesto, terminan siendo unos langostinos que no apetecen a nadie, pero que hay que comer porque es Navidad.



La sopa, o la crema, de almendras, que añade ligereza al asunto, o de pescado, fuerte, fuerte, que te pasas, para que vean los suegros que le has echado de todo.

imagen

Y empezamos la comida, o cena, que a esas alturas sólo estábamos en un ensayo. Luego viene el pescado, pero ya te has trincado media botella de vino porque a ver si no cómo pasas todo lo anterior...

imagen


El pescado viene con su guarnición, gambas, almejas, y una ensaladita, para desgrasar, pero la ensalada es de fiesta, y le has echado de todo, queso azul, nueces, avellanas,... que si encuentras una hoja de lechuga tienes premio.

imagen


La carne, pero antes, un sorbete de champán, que lo tomas en bodas y celebraciones y siempre está muy rico.

imagen

En mi tierra, por estas fechas, en casi ninguna casa falta el lechazo asado, con su guarnición, patatas asadas, o algo de similar calaña.

Y luego viene los postres.

¡Ay, los postres!

Como lo hemos importado todo, primero viene el tronco de Navidad, llegado de la mismísima Francia.

imagen


Después los turrones, muchos, variados, y hay que probarlos todos.



Y luego, por si alguien se queda con hambre, sacamos el panetone, que para eso lo hemos comprado.



¿A alguien, como a mí, se le han quitado las ganas de comer?

Por cierto, me he reído muchísimo de buena mañana con este artículo de mi adorado Comidista.

Comentarios

  1. Jjajajjajajajajajajaj

    Me pillas sin desayunar y...tengo hambre!
    Me llevo el tronco de navidad...
    :P

    Kissssss

    ResponderEliminar
  2. Pero, ¿y lo que mola? Que sólo pasa una vez al año!! A mí no se me han quitado las ganas de comer jajaja aunque por suerte/desgracia no me gustan demasiado esos platos, a mí me va el picoteo de entrantes y los postres, acabo que no puedo moverme jajaja (vaya que, dentro de lo sano, es de lo que menos como). Hay que disfrutar :) al fin y al cabo tampoco nadie nos obliga a ponernos pinflas, podemos seleccionar!
    Yo tengo muchas ganas ya de que sea mañanaaa! Y el alcohol, que no falte!

    ResponderEliminar
  3. Yo los postres navideños me los salto pero todo lo demás, ¡¡¡pal buche!!
    ¿Que le vamos a hacer?

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja... yo tengo una teoría. Llevo con turrones ydulces en casa desde hace un mes. Bueno, dulces todo el año. Y no he engordado. Al contrario. Pero en Navidad siempre engordo. ¿Y que hay en navidad aparte de los dulces? villancicos. A mí me engordan los villancicos. Lo tengo claro xD

    ResponderEliminar
  5. Me he propuesto controlar ..ya te diré como acaba el tema!!!!;)
    Besosss!!!

    ResponderEliminar
  6. Luego vienen los remordimientos y los gimnasios

    ResponderEliminar
  7. pufff, despues de leerte si que se me han quitado las ganas de comer. Pero anoche, despues de cenar, llegue a recoger a una amiga y la pedi que me bajase un trocito de turrón de chocolate. Soy un caso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

En el 2018

Me gustaría que el próximo año cambiaran algunas cosas por aquí. No van a ser demasiadas, porque este blog es parte de cómo soy y no puedo cambiar eso. Pero igual que yo he ido cambiando, el blog debería hacerlo. Llevo tiempo queriendo cambiar el diseño y ha llegado el momento de hacerlo. Todavía está en pruebas, pero ya me diréis, porque yo me encuentro perdida, como cuando cambias la decoración y no reconoces tu casa.

Pero además, me gustaría llenar el año que empieza de muchas cosas.
Libros.




Está claro que la lectura es uno de los temas centrales del blog. Me encanta leer, compartir por aquí mis impresiones y aconsejar libros a los que pasáis por aquí. Pero es que además me encanta tener a mano una lista de los libros que leo, de los que quiero leer, de los que leí el año pasado o el anterior, y el blog me sirve mucho para ser más organizada en ese sentido.
Películas y series.
Está claro que en segundo lugar, por detrás de los libros, soy una apasionada de la ficción, tanto en televi…