Ir al contenido principal

Desánimo

En estos días, a pesar del subidón del curso del pan (ya os lo contaré), a pesar de la inminente llegada de la Navidad, que siempre me pone de buen humor, a pesar de la proximidad de las vacaciones, a pesar de que mis vértigos van, poco a poco remitiendo, a pesar de todo eso, estoy desanimada.

imagen

Tiene que ver, sobre todo, con mis alumnos.

La remesa del curso pasado no hacía nada, y no conseguí una gran mejora en su actitud a lo largo del curso.

La remesa de este curso parecía mejor, y quizá lo sea, pero no termino de engancharlos a un ritmo de trabajo, no digo diario, sino regular.

imagen

Por ejemplo, les mandé un trabajo de un libro de lectura hace cosa de mes y medio, les di mañana como fin del plazo, insistiendo en que lo hicieran cuanto antes.

Ayer sólo me lo habían entregado dos. Dos entre todos mis alumnos, que este año no llegan a cien pero andan cerca.

imagen

Solo dos personas han decidido adelantar el trabajo, hacer las cosas antes de que los exámenes les pillen y no puedan con ello. Muchos de ellos me consta que han empezado a leer el libro este fin de semana, pensando en tener el trabajo listo para mañana. Contando, además, con exámenes ayer, hoy y mañana.

Imaginad las castañas que voy a leer en los próximos días.

imagen

Me ocurre lo mismo con el concurso de microrrelatos navideños que hemos convocado. He insistido en que presenten algo, y dan ganas de hacer una fogata con las hojas, de cuadros, carcomidas, recortadas, sucias... que me han presentado. Del contenido ya no digo nada.

imagen
En fin, que estoy un poco plof, y sé que tengo que remontar porque si yo me desanimo, mis chicos caen en barrena...

Comentarios

  1. tranquiiiiiiiiiiiila, hay dias plofff pero pasan.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que se pase pronto ese plofffff

    Anímate!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. He empezado a escribirte un comentario dándote ánimos e instándote a olvidar a esos "pedazo alcornoques", cuando me he dado cuenta de que ha habido 2, dos alumnos, que tal vez se hayan dado cuenta de la suerte que tienen, dos alumnos que tal vez disfruten y además aprendan contigo. Así que solo por esos 2, y por esos tal vez, merece la pena animarse. De verdad, si es que nadie dijo que esto fuera fácil, eso lo sabes de antemano, así que como dice el proverbio o la cita: No dejes que las lágrimas te impidan ver las estrellas. Pues eso, que los pedazo de alcornoques no te impidan ver a esos dos bonsais que van creciendo.
    Ánimo y suerte!!!

    ResponderEliminar
  4. Me dijo un profesor que para enseñar hay que tener una capacidad de automotivación como la Sagrada Familia o más. Y me consta que la tienes. Lo que pasa es que todos flaqueamos, hasta los mejores :)

    Ánimo, profe. No sé cómo será con tus alumnos, pero cuando yo era estudiante, después de las calabazas de la primera evaluación la gente se ponía las pilas :P xD Aunque las castañas que vas a leer no te las quita nadie... jaja ¡Besos de ánimo! :D

    ResponderEliminar
  5. Es inevitable que por estas fechas (la Navidad a puntito) los chicos se dejen todo para última hora... en su cabeza ya casi hay vacaciones! Pero bueno, eso lo sabrás tú mejor que nadie.

    Besos Ro!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno... qué quieres? no puede ser de otra manera, te llegan a ti así, no los haces tu así. El problema es de base y de mil cosas más, cosa que tu ya sabes más que de sobra. Lo que sería ya de milagro de Lourdes sería que los engancharas y te respondieran. Bueno eso sería ciencia ficción. No te rindas, habrá que reinventarse, habrá que seguir haciendo algo. Y, estoy con Perri, no recoges, pero yo creo que sembrar es fundamental, si no se siembra no se recoge, a lo mejor tu nunca recogerás, pero a saber lo que florece en ellos en un futuro. Necesitan ilusión, inspiración, fantasía, confianza... vamos lo que viene siendo un buen libro. Cualquier día darán con el. Y tu creo que necesitas otro buen libro... y yo que coño.
    Besos pequeña pelirroja.

    ResponderEliminar
  7. ¡Arriba ese ánimo!, lo más importante es que los vértigos vayan remitiendo, eso es suficiente para que estés animosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Te comprendo muy bien...lo mismo me pasa a mi pero con el arte. Pero sobre todo...¡No te desanimes! en alguno habrás prendido la chispa y eso ya es un gran logro en nuestros días.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que sí, que se pondrán las pilas después de las calabazas del primer trimestre, sigue con la ilusión de siempre y no dejes que te minen la moral! Seguro seguro que están aprendiendo contigo y que lo que haces no cae en saco roto, solo que parten de una base más baja de lo que sería apropiado y por eso lo notas menos.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  10. Comparto contigo la idea de que si no se ponen las pilas cuando tienen tiempo, les pillará el toro y lo que te entregarán serán churros con forma de folio, una y otra vez, es la pescadilla que se muerde la cola. No es un problema de ahora, es decir, el estudiante que no se aplica ha existido siempre, pero creo que las nuevas generaciones son aún más dejadas y pasotas que la mía, y no soy tan mayor. Ains...miedo me da.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con Perri, a mí lo primero que se me ha venido a la cabeza es el 2% al que va dirigido el anuncio de un banco, porque están dispuestos a cambiar la domiciliación de su nómina (no me preguntéis cuál es, que eso ya es mucho).
    Ahora "ataco" por el otro lado. Estoy segura de que tú lo pones todo de tu parte. Pero, ¿qué haces cuando tienes un hijo que se conforma con "llegar"? Ley del mínimo esfuerzo, y hay cosas que sabes que le cuestan, pero en otras, cuando trae un 7,5 piensas, joder, y eso que no ha hecho nada, si le diera la gana... Pero es que es motivación 0, no le interesa absolutamente nada. Perdón, nada que no sea One Direction, quería decir. Uffffffffffff

    ResponderEliminar
  12. Jo Ro, yo creo que el problema es más de fondo.No hay cultura del esfuerzo y de la disciplina. Todo querenmos que sea fácil y rápido de conseguir. Y luchar contra eso es muy complicado. Pero yo creo que es importante mostrarles un modelo alternativo, solo con estar contigo en clase ya están a prendiendo que existe otra forma de hacer las cosas y eso es importante.

    ResponderEliminar
  13. Como le dije una vez a un jefe mío: tú eres el capitán del barco y yo tu segunda de a bordo, si te veo dudar, no tengo sostén yo tampoco y el barco se hunde. Huelga decir la cara que se le quedó, je,je
    Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo delante de ellos, pero me notan cansada. Dicen que si estoy enfadada, y no es enfado... es... pues eso, desánimo.

      Besos.

      Eliminar
  14. En gran medida te comprendo, debe resultar muy frustrante ver la falta de motivación de las personas a quien estás contribuyendo a formar. Pero (y no me malinterpretes), realmente el método que se utiliza actualmente en la enseñanza es el adecuado para que estas personas con las que trabajas sientan la emoción del conocimiento y del buen hacer.Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en que deberían dejarse de arreglos y reformas que no cambian nada y cambiar la forma de enseñar, la forma de acercarse al conocimiento. Es difícil, pero tiene que hacerse...

      Besos.

      Eliminar
  15. vaya papelón...y no es un juego de palabras...o si ???
    que lastima que no disfruten leyendo..escribiendo....miedo me da...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…