Ir al contenido principal

¡Por Narniaaaaaa!

No os lo había contado aún. Esta semana hemos descubierto que en una de nuestras clases está el armario de Narnia.

Por si alguien está perdido, le comento que Las crónicas de Narnia son una serie de libros sobre un mundo imaginario, al que se accede a través de un armario.



Llegué a clase el lunes y todo el mundo estaba muy revolucionado. Esto tiene mucho que ver con el profe que les da clase antes que yo. Es un caos, y cada día llego a última hora a intentar solucionar todo lo que ha sucedido en la anterior.

A. lloraba, porque le habían desaparecido todos los bolis. No uno, ni dos, ni el estuche, sino los bolis al completo, cuatro bolis y tres subrayadores de esos de colores fosforitos.

Estaban ¡en un examen! y, según cuentan ellos, todo el mundo se levantaba e iba donde quería, y había mucho ruido en clase. Así que algunos se dedicaron a tirar por ahí las cosas que había encima de las mesas.

- Venga, chicos, esos bolis tienen que aparecer. Si es una broma, ya ha sido suficiente...

Nadie decía nada.

- Mirad bien por ahí, por el suelo, en la papelera, a ver si aparecen. No quiero culpables, quiero los bolis.



Unos segundos después, uno de ellos dice:

- Profe, aquí, dentro del armario, en esta esquina, hay uno.

- Bien, nos faltan los demás. Mirad bien a ver si aparecen...

No aparecen, con lo cual el Jefe de estudios, que pasaba por allí, les dice que a la salida se quedan todos en clase hasta que los bolis estén en el estuche de su compañero.

Me pongo a dar clase y al rato, otro alumno dice que allí, en el armario, parece que hay algo.

El armario es una estantería con puertas, pero una de ellas está abierta casi siempre.

 Dos bolis más.

- Muy bien, chicos. Esto mejora.



A los pocos minutos les comento, mientras hacen un ejercicio, que vuelvan a mirar en el armario de Narnia, que probablemente un boli se haya transportado hasta allí desde otra dimensión.

Efectivamente. Dos subrayadores están allí.

Todas las miradas se centran en los tres chavales que se sientan muy muy cerca del armario de Narnia.



- Yo no he sido, profe.

- Yo tampoco.

- Nadie os ha acusado. No quiero sospechosos ni culpables, quiero los bolis.

Nos faltaba un boli y un subrayador.

Diez minutos después, el armario de Narnia escupió el boli unos metros a la derecha, en un lugar ya revisado y vuelto a revisar por todos un rato antes.

Nos faltaba un subrayador.

Y estaba llegando la hora de salida.

No les iba a castigar por un único boli, ahora que todo lo demás había aparecido, pero eso ellos no lo sabían. Dos minutos para el toque de timbre y M. levanta la mano.

- Profe, si ése es el armario de Narnia, nos podremos meter en él para salir de aquí aunque nos castigues.






Comentarios

  1. Chica, qué situaciones! Leyéndolo te lo debes pasar muy bien! Aunque no sé yo el momento vivirlo, ejjejeje... Grande ese armario, para la posteridad!

    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo paso bien y nos reímos mucho. Aprender...bueno, no sé si aprenden algo...

      Besos.

      Eliminar
  2. Jjajjajajajaajj
    Qué salaos!

    Lo q va a dar de sí ese armario...

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy les he dicho que sí sale un unicornio o cualquier criatura del armario, que me avisen.

      Besos.

      Eliminar
  3. qué guayyyyyyyyyyyyyyyyyy. Hala, todos pa Narnia a ver al león esi monisimu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me decía uno, a ver al León, el León...

      Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Tengo un grupillo este año que son la pera.

      Besos.

      Eliminar
  5. jajaja, pero esto es magia o de verdad tienes ese armario?

    La próxima vez pide que aparezca nuestro bolso de Versace, ya tu sabes, ese que nos olvidamos en el yate del tío Pepe ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez me traigo de Narnia un par de cosas...

      Besos.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Qué paciencia tienes, profe, me dicen algunos. Y es verdad...

      Besos.

      Eliminar
  7. Jajajaj son geniales, tocada y hundida jajjaja
    Todos ellos llevan dentro un libro de lleno de fantasía que van llenando tu fantástica biblioteca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. No sabes los y si... Que se les ocurren con tal de entretenerme. Y si... SY si... Y si...

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué arte, si es que son niñ@s aún. Es de las cosas que cuando pasan, no, pero después, te entran ganas de reír xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces en clase no puedo evitar reírme. Es que son muy ricos...

      Besos.

      Eliminar
  9. Qué buena manera de solucionarlo, tiene poca gracia cuando pasa algo así, y no quieres castigar a todos.
    Otra saga de libros probada, por cierto. A mi hija no le gustaron porque ya había visto las pelis, y por lo visto siguen otro orden o yo que sé, y a ella le sentó muy mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gustaron, pero por la forma de narrar, uff, se me hicieron pesados.

      Besos.

      Eliminar
  10. jajajajajajajaaja, qué bueno. Como dije el otro día: santa paciencia que tenéis los buenos profes.
    Pero también os echáis unas risas...
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Pues ro, mira lo siento pero salaos serán contigo, pero se las hacen pasar canutas al profesor anterior, y la razón?? no tiene derecho el pobre a pasar cuando menos las clases un poco agradables?. En fin sigo pensando lo de siempre pero qué crueles son los niños...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…