Ir al contenido principal

Algún día tu dolor te será útil

No suelo escribir reseñas negativas de los libros que leo. Como dice Anita, intento encontrar siempre algo positivo que decir de ellos. Así que no pensaba escribir ésta.



Hay veces  que no es el libro, eres tú, que en ese momento no estás por la labor con ese libro.

Este libro tenía todas las papeletas para gustarme: adolescente en apuros, joven rebelde contra la sociedad... Pero no me ha gustado.





No me ha gustado nada.

Hasta el punto de que lo he abandonado cuando había leído más de la mitad del libro.

Me estaba resultado un tostón.

Y lo siento, porque el título me encanta y tenía pinta de gustarme.

¿Qué me decís? ¿Lo habéis leído?

Comentarios

  1. No lo he leído, pero "Rebeldes" fue el libro de rebeldía de mi juventud, ¡cómo me gustó! Aún tengo aquella edición de Alfaguara y me encanta!

    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo también esa edición. Y luego me leí "la ley de la calle" y "domando al campeón". Pero como "rebeldes" ninguno.

      Eliminar
    2. Rebeldes es un gran libro, y pensé que, bueno, más o menos tenía un tema parecido, pero no.

      BEsos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues sí, no me gusta hablar mal de un libro, porque a cada uno nos emocionan unas cosas, pero este no me ha gustado nada.

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo lo he leido.
    No sabría que decir de él, quizás, aprovechando la clasificación que hace Espanice, diría que "solo si no tienes otra cosa que leer", y añadiría como cuando te vas de viaje 8 horas en autobus y no tienes otra cosa ;-)
    Yo me lo acabé, y no me costó especialmente pero tampoco me quedó claro que quería contarme el autor, estaba esperando que pasase algo, a ver a donde llegaba y no pasó nada. Desde luego no es el libro que recomendaría a nadie porque me parece que es muy particular.
    En fin, para mí es un libro de dificil clasificación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estaba esperando que pasara algo, hasta que me cansé...

      Besos.

      Eliminar
  4. El de Peter Cameron me dejó indiferente. Pensaba que sería un libro distinto, ya que la editorial suele ofrecer literatura de calidad. Me resultó insulso y después de unos meses apenas recuerdo nada de él.
    En cuanto a Rebeldes o El guardián entre el centeno, creo que ambos están muy por encima en calidad, sobre todo el de Salinger, que se ha convertido en un clásico con todas las de la ley.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te dejó indiferente, qué bien habláis los profes de lengua. Yo no fui capaz de acabarlo. Y Rebeldes y El guardián son dos buenísimos libros que a mí me encantan, y esperaba algo parecido, quizá por eso no me ha gustado nada.

      Besos.

      Eliminar
  5. NO, no lo he leído, pero suelo fiarme de ti... así que no sé si lo leeré. Y fíjate, que lo veía ahí, en tu barra lateral y decía "¡Qué curioso título!". Meh. Pero tienes razón, a veces, con un libro, no sos vos, soy yo... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que te fías de mí... ufff, no deberías, Bettie...

      BEsos.

      Eliminar
    2. Seda.
      Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea.
      Nubes de kétchup.
      Las ventajas de ser un marginado.

      Creo que sí. Que hago bien :P

      Eliminar
  6. ¡Acabo de empezarlo! Pero como es que me lías, pues también me he enganchado con Mi hermana vive...
    Rebeldes me lo leí, releí, lloré, lloré más, y luego lloré un poco más aún. Ainss, qué penita. Y menuda panda de jóvenes promesas en la peli. El Guardián entre el centeno también lo he leído, pero ya de adulta. Me gustó mucho, aunque no acabo de entender esa fama que tiene.

    ResponderEliminar
  7. El guardián y Rebeldes son joyitas, pero este no me ha gustado...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No, pero sólo me ha pasado una vez lo de no poder acabar un libro por ser tostón y gustarme poco o nada la trama, y me sienta fatal. Tengo uno a la mitad, y por mucho que intento obligarme a acabarlo, me cuesta la vida. Llevo casi un año con el libro rondando los cajones más usados, pero no hay manera de meterle mano. Algún día lo acabaré, porque quiero conocer el final, pero uf...

    ResponderEliminar
  9. Pues no lo he leído, pero los otros dos sí y me encantaron! Aún espero dar con otro libro de ese estilo que me guste tanto!
    Yo sí abandono libros cuando tras una o dos oportunidades veo que me engancha nada, pienso que mejor le dedico mi tiempo a otro libro!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…