Ir al contenido principal

Berlín VII. Postdam

Nuestro tercer día en la ciudad, aprovechamos el buen tiempo para ir a Postdam a pasar el día.

Pero primero, nuestro jefe supremo tenía decidido pasar por Vannsee, la casa donde los nazis decidieron "la solución final del problema judío".



Desde la parada del metro hasta allí había autobús, pero éramos muchos, y tendríamos que montar en varias tandas, cada veinte minutos, por lo que perderíamos mucho tiempo, así que el soviético decidió que iríamos andando.

Una niña se acercó a preguntarle a qué distancia estaba la casa.

- Dos kilómetros y doscientos metros. Ni uno más ni uno menos.

Nadie más se atrevió a preguntar. Sólo diré que tardamos más de media hora en ir y otra media en volver, más otro tanto de metro, y que aquello no mereció la pena en absoluto, porque no había nada de la época, sólo fotos y documentos, todo ello en alemán y en inglés. Si querías enterarte de algo había que ponerse a leer un montón.

Uno de mis chicos dio en el clavo.

- Pues vaya caca. Si en vez de la foto, tuvieran los muebles, la mesa y las sillas donde se sentaron los alemanes, sería guay, pero así, para imaginártelo, no hace falta venir hasta aquí.

Después fuimos a Postdam, a visitar el palacio de Sanssouci, lugar de vacaciones de Federico II el Grande, rey de Prusia. Por el camino cogimos unos bocadillos y comimos allí. Pasamos unas horas muy agradables recorriendo los jardines y visitando los palacios.






Después recorrimos un poco la ciudad, tomamos algo por allí y pasamos la tarde.

Me alegró poder recorrer a mi aire varias librerías, donde, entre otras cosas, encontré este libro. 




Muchos de mis alumnos también lo vieron y les hizo mucha ilusión verse las caras con Marina en alemán.

Estábamos todos tan cansados que no podíamos dar un paso más.  Pero aún era pronto así que nos fuimos al centro a dar una vuelta y a buscar un lugar para cenar. 

Una vez en el centro,  una de las niñas nos llama para decirnos que se ha vuelto al hotel con unas pocas compañeras, que le duele un tobillo. Cree que tiene un esguince. 

- ¿Cómo lo sabes? ¿Lo has tenido antes?

- Lo he mirado en google y tengo todos los síntomas.

Pasamos el resto de la tarde-noche buscando una farmacia de guardia, no os imagináis lo difícil que nos resultó, y los kilómetros en metro y a pie que recorrimos, pero finalmente compramos una tobillera y también crema para las picaduras, porque a quien más y a quien menos a todos nos habían picado bichos. Bromeamos con las posibles chinches del hotel...

La noche se acercaba y nos fuimos a buscar un lugar para cenar y reponer fuerzas. Allí recibimos una tercera o cuarta llamada de alumnos.

- Parece mentira...

- ¿Quéeee?

- Que está P. mala y no le habéis hecho ni caso. No habéis aparecido por el hotel.

- Pero si acabamos de hablar con ella, nos hemos recorrido medio Berlín, no nos sentimos los pies, ya sabe que le llevamos una tobillera y un antiinflamatorio.

- Es que... está llorando...

- Pues ahora vamos a cenar y después ya vamos a verla.

El soviético no tuvo reparos, pero a mí la cena se me atragantó. Entiendo lo que es estar lejos de casa, y que cualquier cosa que te pase sea para ti un mundo.

Aunque cuando llegamos, la chica estaba en la calle bebiendo una cerveza...

Continuará...

Comentarios

  1. Ay los "muchachos" como se dice por aquí,...
    Desde luego no te aburriste en el viaje eso seguro
    bsss
    cosicasdenuestravida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…