Ir al contenido principal

Libros

La falta de espacio en casa es uno de mis principales problemas a la hora de comprar libros nuevos. Me lo tengo que pensar mucho, y ahora ya solo compro libros que me apetece mucho tener, o ediciones un poco especiales, libros con fotografías, novelas gráficas...

Desde hace un par de años, que en casa me regalaron un lector de libros electrónico, he dejado de aumentar cada mes en cifras bastante escandalosas el número de posesiones de la familia. Leer en uno de estos aparatos es cómodo, me gusta, no pesan, son muy manejables, no cansan la vista...Pero no son un libro de papel, no los puedes acariciar mientras miras la portada y la contraportada amorosamente cuando te han emocionado. En fin, que no se puede tener todo. Pero si se pudiera...












Source: blog.hgtv.com via jill on Pinterest


Comentarios

  1. Me pasa igual pero todavía no me he pasado al libro electrónico, parece que me quiero resistir. Estos días hay en Pinterest un boom de estas hermosas librerías, me quedo ensimismada mirándolas. Yo compro menos libros porque mi poder adquisitivo bajó bastante y no me puedo permitir las excursiones a las librerías que me hacía antes, ahora solo un capricho de vez en cuándo. Por cierto estoy leyendo el último libro de Siri Hustvedt y me está encantando. Siempre que puedo leo a mujeres. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. yo tengo el mismo problema!!! En el salón tengo una estantería para los libros, pero ya está llena y he rellenado los zapateros de ikea (esos que son cajoneras de plásticos a 30 euros) y ahora no sé donde poner los zapatos!!!! Salu2!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues fijate me cae gordo, muy gordo el libro digital... Me falta un algo.... Tira un tabique y meteté en la casa de la vecina... Manda a los niños de campamentos... Deja una mesa coja y cálzala con un libro... No se, haz algo niña.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Buff!!yo no soy nada partidaria del libro electrónico. De momento nos entran los libros en casa, pero entre los de TASCHEN gigantes de cine, fotografía, Nueva York... y los otros me parece que se nos va a quedar pequeño el estudio, el salón, y creo que hasta el baño!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo contigo, el libro electrónico es comodísimo, pero se pierde "sentir" el libro

    Madre mía, me moriría por tener un rinconcito como estos!!

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy encantada con el ipad, no me imagino leyendo los tochos de Canción de hielo y fuego, siempre se me terminan desmontando los libros .... por cierto me queda nada para acabar Choque de Reyes y este R.R.Martin, no para de cargarse personajes.......

    B*

    ResponderEliminar
  7. La razón básica por la que me encantaría tener una casa un poco más grande sería por dedicar una habitación única y exclusivamente para guardar libros y leer, una biblioteca llena de estanterías y libros. Mientras tanto, abuso de la casa de mis padres y me dedico al ebook XD.

    ResponderEliminar
  8. No sabes cuanto te entiendo. Yo soy amante de todo lo que se de papel, agendas, libros o servilletas si hace falta, pero yo me rindo al ebook y su ligereza, su comodidad y el ahorro de dinero que me hago..
    Besos y que pases buen finde!

    ResponderEliminar
  9. La tercera es una preciosidad. Ese rincón de lectura junto a una gran ventana...
    Yo me resisto al libro electrónico, nada como pasar las hojas.

    ¡Besitos!
    milowcost

    ResponderEliminar
  10. Mendruga, de verdad que el libro electrónico no es el fin del libro de papel, creo que será como todo, un periodo de adaptación y ya. Mis compañeros más acérrimos detractores del libro electrónico han terminado por ceder a él en este curso. Es muuuuy cómodo.

    erre-ele, tengo estanterías bastante considerables en las habitaciones de los niños rebosando libros suyos, y eso que el mayor ya se ha llevado para allá algunos de los míos, una pared del salón entera dedicada a los libros, una pared de mi habitación dedicada a libros, una estantería en la cocina donde tengo los libros de cocina que en mi caso son también un vicio. No me quedan más que los baños, Ah! no! en el baño tengo una cesta con libros para los ratillos que los niños o mayores pasamos allí.

    Ursulinska, yo también daría cualquier cosa por un rincón así. Me gusta mi casa y mi barrio, y la única razón por la que muchas veces pienso en cambiarme de casa es por tener un lugar donde meter los libros...

    Srta. Moneypenny, abandona tus prejuicios, el libro electrónico no está tan mal. Puedo mandar a campamentos a los niños, pero siempre vuelven, o al menos eso espero, y mis estanterías tienen, donde se puede, dos filas de libros, pero el espacio es el espacio, y no se multiplica. Y el dinero tampoco. Compro menos, lo cual significa probablemente cuatro cinco libros al mes, pero el ritmo anterior era imposible según, ya sabes, la ley de la economía sostenible.

    Marlén, un buen libro siempre será un buen libro, una edición cuidada... pero para libros que te comprarías en edición bolsillo, el libro electrónico es muy práctico.

    Sister B* verás en la piscina la comodidad del iPad, aunque yo tengo también lector electrónico y no he leído nada aún en el iPad. Y los nervios que vas a pasar con esta saga...

    Doctora Anchoa, yo no puedo abusar de casa de mis padres, porque no viven cerca, y no puedo, repito, no puedo desprenderme de ningún libro ni llevarlo lejos. ¿Y si me dan ganas de releerlo y no lo tengo?

    Loquevenmisojos. Fan absoluta del papel y las papelerías. Libretas, cuadernos, bolígrafos, gomas de borrar. Cuando empieza el curso me pongo las botas, como si me hicieran falta. Pero luego termino usándolo todo.

    Carmen, el placer de pasar hojas es lo mejor, es cierto, pero si lo pruebas ya me dirás. Yo también era contraria, y pensé que no triunfaría, pero me he convencido hace bastante tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…